Posts Tagged ‘palestinos’

¿Qué es la “Ley de la Embajada en Jerusalén” de Estados Unidos?

Viernes, diciembre 15th, 2017
¿Qué es la “Ley de la Embajada en Jerusalén” de Estados Unidos?

En su discurso desde la Casa Blanca, el presidente Donald Trump destacó que hace 70 años el presidente Truman reconoció el estado de Israel y dijo que Jerusalén es la sede del gobierno moderno de Israel, la sede del Knesset y de la Corte Suprema israelí.

“Israel es un país soberano con el derecho, como cualquier otro país soberano, a determinar su propia capital”, dijo Trump, y agregó que el reconocimiento por parte de Estados Unidos de este hecho “es una condición necesaria para lograr la paz”.

Coherente con la Ley de la Embajada de Jerusalén, que fue “aprobada por una abrumadora mayoría bipartidista en el Congreso y fue reafirmada por un voto unánime del Senado hace tan sólo seis meses “, el presidente dijo que el Departamento de Estado de Estados Unidos está preparando el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

“Esto iniciará inmediatamente el proceso de contratación de arquitectos, ingenieros y planificadores, de manera que una nueva embajada, una vez terminada, será un magnífico tributo a la paz”, expresó Trump.

En particular, el presidente citó una ley estadounidense llamada la Ley de la Embajada en Jerusalén. A continuación alguna información sobre esta ley de 1995 … y los próximos pasos para el traslado.

¿Qué es la “Ley de la Embajada en Jerusalén”?

En 1995, el Congreso adoptó la Ley de la Embajada en Jerusalén, instando al gobierno federal a reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y a trasladar allí la embajada estadounidense. La ley reafirma el derecho de cada país soberano a designar su propia capital.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo el 7 de diciembre que la realidad es que el gobierno de Israel, sus tribunales, la oficina de su primer ministro están hoy en Jerusalén, así que es sólo un reconocimiento de lo que es la realidad sobre el terreno. “El presidente está llevando a cabo la voluntad del pueblo estadounidense”, agregó.

¿Por qué ha tomado tanto tiempo que Estados Unidos reconozca a Jerusalén como ciudad capital de Israel y traslade allí la embajada estadounidense?

Durante más de 20 años, presidentes estadounidenses anteriores han utilizado una “dispensa” de la ley que permite a Estados Unidos retrasar el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

“Los presidentes emitieron estas exenciones bajo la creencia de que retrasar el reconocimiento de Jerusalén promovería la causa de la paz”, explicó el presidente Trump. Estos presidentes “hicieron sus mejores juicios según los hechos tal como los entendieron en ese momento”.

Pero tras más de dos décadas de dispensas, dijo Trump, “no nos acercamos a un acuerdo de paz duradero entre Israel y los palestinos. Sería una locura asumir que repetir exactamente la misma fórmula produciría ahora un resultado diferente o mejor”.

¿Existe amplio apoyo para la Ley de la Embajada en Jerusalén?

El Congreso adoptó esta ley con mayoría bipartidista abrumadora, y fue reafirmado con voto unánime del Senado tan solo hace seis meses.

¿Cómo afectará el anuncio de Trump a los esfuerzos por la paz en Oriente Medio?

Como el presidente dijo el 6 de diciembre: “Esta decisión no pretende, en modo alguno, reflejar una desviación de nuestro firme compromiso de facilitar un acuerdo de paz duradero. Queremos un acuerdo que signifique mucho para los israelíes y mucho para los palestinos”.

Estados Unidos no está tomando una postura respecto a los límites específicos de la soberanía de Israel en Jerusalén o la resolución de fronteras en disputa. Esos temas dependen de las partes involucradas en las negociaciones.

“Insto a todas las partes a que mantengan el statu quo en los lugares sagrados de Jerusalén, incluido el Monte del Templo, también conocido como Haram al-Sharif”, dijo Trump.

¿Cuál es el próximo paso?

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha comenzado el proceso de contratación de arquitectos, ingenieros y planificadores para la nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

¿Cuándo abrirá la nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén?

La construcción de una nueva embajada estadounidense suele llevar al menos tres o cuatro años. “Tenemos que adquirir un terreno. Tenemos que desarrollar planes de construcción. Tenemos que construir el edificio. Así que es algo que no va a ocurrir de la noche a la mañana”, dijo Tillerson.

Última Actualización: Diciembre 15 de 2017
Fuente: www.share.america.gov

Somos Refugiados, Pero Podría Decirse Rechazados

Miércoles, julio 26th, 2017
Somos Refugiados, Pero Podría Decirse Rechazados

Cada minuto se producen 20 desplazamientos forzosos en el mundo. La guerra, la violencia, la persecución o la violación sistemática de los derechos humanos han obligado a 65,6 millones de personas a huir de sus hogares en 2016. Esta cifra representa 10,3 millones más que en 2015, período en el que el mundo pareció abrir los ojos ante el conflicto civil sirio, que para entonces ya sumaba cuatro años de escalada.

Irak, Afganistán, Yemen, República Democrática del Congo, República Centroafricana o Sudán del Sur también se suman a la lista de países en conflicto.

Mientras millones de personas arriesgan su vida en peligrosas travesías por tierra y mar, pagan desorbitadas cantidades económicas en busca de refugio o mueren en el intento, la comunidad internacional paree impasible ante la puesta en marcha de leyes, tratados y acuerdos internacionales sobre protección de refugiados.

(Así lo demuestra la historia de Marah Rayan, una joven refugiada palestina apátrida que fue criada en Siria hasta que tuvo que salir del país a causa de la contienda.)
Según Naciones Unidas, una persona apátrida es “aquella que no es reconocida por ningún país como ciudadano acorde a su legislación”, y cuyo marco legal se encuadra en la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y en la Convención de 1961, ambas aprobadas por la Asamblea General de Naciones Unidas. Se trata de un limbo legal que afecta a unos diez millones de personas en el mundo.

La historia de Marah se remonta a 1948, cuando sus abuelos maternos y paternos salieron de Palestina para establecerse en Jordania y Siria respectivamente tras el primer conflicto árabe-israelí. Su madre adoptó la nacionalidad jordana, mientras que su padre permaneció como refugiado palestino apátrida en Siria sin ninguna posibilidad de reconocimiento debido a las leyes del país, condición legal que también adoptó Marah desde su nacimiento, y que comparten más de 5 millones de personas.

Tras haber vivido 13 años en Siria, tuvo que trasladarse a Jordania durante tres años por problemas familiares. “Después de este tiempo volví a Siria y solo seis meses después estalló la guerra en marzo de 2011”, cuenta Marah. “Todos sabíamos que algo iba a pasar en Siria. El presidente reprimió las manifestaciones”, explica refiriéndose a la ola de protestas en Oriente Medio y Norte de África en la Primavera Árabe, que se expandieron a suelo sirio.

“Entonces, nos mudamos a una zona residencial de Damasco donde se ubicaba una fábrica de alimentación. Eso era lo que todo el mundo creía antes de la guerra. Cuando estalló el conflicto, nos dimos cuenta de que realmente producía armamento biológico y que pertenecía al gobierno de Bashar al Assad”, continúa. Aquel enclave se encontraba a medio camino entre el frente del Ejército sirio y el de los rebeldes. “Estuvimos viviendo en la frontera de la guerra. Una vez el ejército sirio entró a mi casa y nos cogió como rehenes porque éramos civiles y pensaban que los rebeldes no iban a disparar. Lo que la gente no sabe es que a los rebeldes tampoco le importan los civiles, así que dispararon”, recuerda.
Marah cursaba estudios de Filología Inglesa e intentaba llevar una vida normal pese al conflicto. “Lo peor de la guerra es el silencio. No saber qué va a pasar. Se presentan cuestiones como volver de la universidad y no encontrar a tu familia o a tus amigos. Hay bombardeos, escasez de alimentos, cortes de electricidad…”.

En 2013, Marah solicitó una beca Erasmus para poder salir del país. “Llegué a España en septiembre y empecé a estudiar Comunicación Audiovisual en la Universidad de Salamanca”, cuenta. “Hablé con varios abogados para hacer reagrupación familiar, porque mi familia se encontraba en Suiza, pero esto no era posible”. Si la situación jurídica de los refugiados ya es complicada, la condición de apátrida de Marah dificulta el proceso legal para buscar su protección en España.

“Somos refugiados, pero podrían llamarnos rechazados”, dice Marah. “Desde las administraciones acorralan a los refugiados. Europa no quiere acoger, no quiere hacer nada, aún sabiendo lo que está pasando”, se queja. “Los refugiados sirios, palestinos, africanos, asiáticos o de cualquier lugar también son seres humanos y con cada uno hay una historia”.

Marah ha conseguido graduarse y elabora una plataforma para desmontar los prejuicios en torno a millones de niños y jóvenes refugiados, para que ellos mismos expliquen sus diferentes realidades, no sólo los medios de comunicación. Además, esta joven trabaja como intérprete voluntaria de español, árabe e inglés con Cruz Roja y ACCEM ONG. Sueña con convertirse en corresponsal y documentalista para poder contar las historias de aquellos que más lo necesitan y así acercar las realidades que conforman el mundo.

Sinay Sánchez
Periodista

Última Actualización: Julio 26 de 2017
Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias