Posts Tagged ‘indocumentados’

Siete Grupos o Tipos de Inmigrantes Indocumentados en Estados Unidos

Jueves, marzo 23rd, 2017
Siete Grupos o Tipos de Inmigrantes Indocumentados en Estados Unidos

Compartimos el video del canal de Youtube JessicaDominguezTV, quien expone los siete grupos de Inmigrantes Indocumentados de acuerdo a las directrices emitidas por secretario de seguridad nacional de los Estados Unidos, brinda también algunas recomendaciones importantes de como actuar ante los agentes de inmigración.

Última Actualización: Marzo 23 de 2017
Fuente: YouTube JessicaDominguezTV

Niña Graba Cómo Agentes de Migración Arrestan a su Padre

Miércoles, marzo 15th, 2017
Niña Graba Cómo Agentes de Migración Arrestan a su Padre

En California, el estado con mayor población hispana en Estados Unidos, la comunidad está dando pelea en favor de los inmigrantes indocumentados. Casos como el video viral grabado por una adolescente durante el arresto de su padre, han dado pie a protestas diarias y cursos sobre los derechos en caso de enfrentarse a las autoridades migratorias.

Romulo Avelica Gonzales es el padre de Fatima Avelica una niña de 13 años que vivió en carne propia las consecuencias de las políticas migratorias del presiente Donald Trump.

Fátima se dirigía con su padre a la escuela cuando fueron requeridos por agentes migratorios, el padre de la menor fue detenido pues según informes tenía una condena por conducir borracho con una deportación pendiente desde 2014.

La pequeña hija grabo el arresto y lo subió a la red, lo que ha tenido el apoyo de toda california con protestas y cursos sobre derechos. La familia logro conseguir un abogado quien logró detener la deportación inmediata, pero aún permanece en un centro de detención.

 

Última Actualización: Marzo 15 de 2017
Autor: YouTube afpes

Mujer Que Busca Asilo fue Retirada Esposada de un Hospital de Texas

Sábado, marzo 11th, 2017
Mujer Que Busca Asilo fue Retirada Esposada de un Hospital de Texas

Mientras el presidente Trump promete deportar los “bad hombres”, analizamos el impactante caso de una mujer proveniente de El Salvador que busca asilo y está detenida mientras lucha contra un tumor cerebral. Sara Beltrán Hernández fue esposada de pies y manos, retirada del hospital y trasladada de nuevo al Centro de Detención Prairieland cerca de Dallas. Hoy tiene una audiencia de solicitud de finanza y podría ser liberada para que viva con su familia.

Hablamos con Fatma Marouf, Bryn Esplin y Justin Mazzola. Marouf es directora de la Clínica de Derechos de los Inmigrantes de la Universidad A&M de Texas. Esplin es experta en bioética y profesora asistente en el Departamento de Humanidades en Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad A&M de Texas. Mazzola es director interino de investigación de Amnesty International EE.UU., que tiene una campaña para conseguir la liberación de Sara Beltrán Hernández.

La buena noticia fue que Horas después de la emisión de esta entrevista Sara Beltrán Hernández fue liberada del centro de detención para poder reunirse con su familia y recibir tratamiento médico para su tumor cerebral.

________________________________________
TRANSCRIPCIÓN DEL VIDEO

Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.
AMY GOODMAN: Mientras el presidente Trump continúa con su ofensiva contra los inmigrantes, pasamos a hablar del caso impactante de una solicitante de asilo de El Salvador que se encuentra detenida al tiempo que lucha contra un tumor cerebral. Sara Beltrán Hernández llegó a EE.UU. por primera vez cruzando la frontera entre Estados Unidos y México en noviembre de 2015. Inmediatamente realizó una declaración jurada ante los agentes de la Patrulla Fronteriza alegando que estaba tratando de escapar de las amenazas de muerte que había recibido de parte de miembros de una pandilla criminal en su ciudad natal porque su pareja es un oficial de policía. Desde entonces, ha estado encerrada en varias cárceles y centros de detención, mientras se resuelve su solicitud de asilo. El 10 de febrero, Sara Beltrán se derrumbó mientras se encontraba en el Centro de Detención Prairieland, cerca de Dallas, Texas. Beltrán, 27 años de edad y madre de dos hijos, fue llevada al Hospital [Huguley] de Texas. Estaba sangrando de la nariz y, según se informó, sufría convulsiones y pérdida de memoria. Los médicos le diagnosticaron un tumor cerebral de más de un centímetro y medio de diámetro, y le dijeron que necesitaba cirugía. Pasaron ocho días antes de que se le diera permiso para que llamara a sus familiares y les dijera dónde estaba y cuál era su estado de salud. Su abogado pidió que fuera trasladada a un hospital de la Ciudad de Nueva York, cerca de donde vive su familia, pero la petición fue rechazada. Según los informes, la semana pasada, el personal del Hospital Huguley le dijo a Beltrán que iba a ser transferida a otro hospital para ser sometida a una operación. Sin embargo, ella fue sacada del hospital esposada de pies y manos y llevada de vuelta a la cárcel. Esta semana, los médicos le comunicaron a Sara Beltrán que tiene un gran tumor macroadenoma hipofisario, que no pone en riesgo su vida, pero “podría seguir creciendo”, y necesita una estrecha vigilancia y resonancias magnéticas regulares. Beltrán todavía padece un severo dolor de cabeza, entumecimiento en la cara, y tiene dificultad para caminar. En el día de hoy tiene una audiencia ante un juez de inmigración para decidir si se le otorga la libertad bajo fianza. Para más, vamos hasta Dallas, Texas, para hablar con la abogada de Sara Beltrán, Fatma Marouf. Marouf es también la directora del Consultorio de Derechos de los Inmigrantes de la Universidad A&M de Texas, donde ella ejerce de profesora de derecho. También se nos unirá desde Dallas Bryn Esplin, profesora asistente en el Departamento de Humanidades Médicas de la Facultad de Medicina de la Universidad A&M de Texas, donde enseña bioética. El lunes, Esplin acompañó a Sara a su cita médica y ha hablado con ella durante su detención acerca de la atención que recibió. Aquí en Nueva York, nos acompaña Justin Mazzola, subdirector de investigación de Amnistía Internacional EE.UU., quien ha lanzado una campaña en demanda de que el Servicio de Inmigración libere a Sara inmediatamente. Bienvenidos sean todos ustedes. Vamos a comenzar con Fatma Marouf. Usted es su abogada. ¿Puede decirnos cómo es posible que esta mujer que sufre de un tumor cerebral sea sacada del hospital esposada y devuelta al centro de detención?

FATMA MAROUF: Esto nos impactó mucho a todos nosotros. Sucedió un día después de que hubiera intentado visitarla en el hospital y me fuera denegada la entrada en su habitación, que era vigilada por dos guardias del centro de detención en todo momento.

AMY GOODMAN: Había dos guardias.

FATMA MAROUF: Sí.

AMY GOODMAN: ¿Había cometido algún horrible crimen?

FATMA MAROUF: No tiene antecedentes penales de ningún tipo. Lo único que hizo fue huir para salvar su vida. Por lo tanto, las autoridades del centro de detención, cuando la llevaron al hospital, dejaron a dos guardias, que nunca se apartaron de su lado. Y, como usted ha mencionado, ella pasó varios días allí, casi una semana, y se le negó el contacto a sus abogados, así como con su familia. Así que ella se encontraba sola, aterrada, sin hablar inglés, y justo después de haber sido informada de que tiene un tumor cerebral.

AMY GOODMAN: ¿Cómo la encontró?

FATMA MAROUF: Bueno, después de ir al hospital para tratar de entender lo que estaba ocurriendo y, posteriormente, haber hablado con la gente del Departamento de Seguridad Nacional, así como con personal del hospital, nos dijeron que iba a ser trasladada a un hospital de Dallas. Y entonces, de repente, al día siguiente, fue llevada de nuevo al centro de detención. Por lo tanto, no sabemos exactamente lo que sucedió. Hay dos informes de alta diferentes en sus registros médicos, y parece que los médicos decidieron de repente que su condición era estable y la transfirieron de nuevo su custodia a Inmigración. Pero habían programado una cita para ella el lunes siguiente. Y estábamos muy preocupados por la interrupción de su tratamiento médico, y su consiguiente retorno y devuelta al centro de detención? donde el cuidado médico es extremadamente limitado. En el centro de detención, ha sido visitada sólo una vez al día por una enfermera. Está recibiendo Tylenol para un tumor cerebral. Y en ese momento, nosotros no sabíamos con qué urgencia necesitaba la cirugía.

AMY GOODMAN: Así que ella estuvo en el hospital durante ocho días. ¿Nadie sabía donde estaba cuando recibió la información de que tenía un tumor cerebral?

FATMA MAROUF: Correcto. Por lo tanto, creo que la primera vez que llegó allí, se las arregló de algún modo para llamar a su madre por teléfono y decirle dónde estaba. Pero entonces lo que ocurrió fue que Inmigración la puso en lo que llamaron una lista de no contacto, algo de lo que nunca había oído hablar antes. Básicamente significa que mantienen la ubicación de la paciente en secreto, así que ni siquiera fue registrada en el hospital. Por lo tanto, cuando su familia intentó llamar al hospital para preguntar por ella, lo único que les dijeron fue: “Aquí no hay nadie con ese nombre”. Por lo tanto, al encontrarme yo en el área, se me pidió ir a ver si ella estaba allí, y allí la encontré. Pero los guardias me negaron el acceso a la habitación, llegando incluso a gritarme que en teoría nadie debía saber que ella se encontraba allí.

AMY GOODMAN: Bryn Esplin, ¿puede hablarnos de sus preocupaciones, como un especialista en bioética, acerca de lo que ha ocurrido con Sara Beltrán, una mujer que huye de la violencia, para salvar su vida, de El Salvador a Estados Unidos?

BRYN ESPLIN: Claro. Desde el punto de vista de la bioética y la ética médica existen numerosas preocupaciones, algunas de las cuales ya hemos citado. Cuando se me informó del caso lo que me generó más preocupación fue que ella estaba en una lista de no contacto. Y pensé que podría convencer a alguien de los otros servicios hospitalarios, como capellanía o trabajo social, para involucrarme y ofrecerle un poco de apoyo, porque, como usted ha dicho, se le había comunicado que tenía un tumor cerebral. Y la naturaleza de una condición neurológica como esa, obviamente, influye en la capacidad de comprender, en la memoria. Ella tenía síntomas que se correspondían con esta afección. Que no fuera capaz de hablar con los servicios sociales, ni participar en la toma de decisiones, ni hablar de su condición médica, era extremadamente problemático. Por lo tanto, yo pensaba que eso funcionaría. La capellanía parecía muy receptiva a intervenir y proporcionar el cuidado espiritual. Por lo tanto, en ese momento, en cierto modo me recusé y pensé que todo iba a ir bien. Y entonces, como hemos mencionado, fue dada de alta de forma repentina y devuelta al centro de detención, y se le notificó que tendría una cita de seguimiento con un neurocirujano el lunes siguiente. Así que, en ese momento, sentí la obligación moral de ir y ver a Sara en persona en el centro de detención para tener una idea de cómo se encontraba, desde un punto de vista humano, pero también para saber qué era lo que ella había entendido acerca de la naturaleza y el alcance de su estado, y qué oportunidades había tenido de realizar preguntas significativas, y qué era lo que yo podía hacer para apoyarla. Debido a que su inglés es limitado, fue muy difícil para ella comprender todos los matices de una lesión neurológica como un tumor hipofisario. Y así que le pregunté si se sentiría cómoda si yo le acompañara a su cita el lunes y ella aceptó con entusiasmo. Me firmó una declaración escrita en este sentido, así como un documento para que yo pudiera acceder a su historial médico. Así que me presenté temprano para su cita y me reuní con personal clínico, y les expliqué quién era yo, en calidad de defensora del paciente, y esperé a que ella llegara. Y puedo confirmar de forma inequívoca que llegó no sólo con las manos esposadas, sino con grilletes en las manos, la cintura y los pies, y de esa forma fue traída a la clínica, y toda la gente que estaba en la sala de visitas se dieron cuenta de esto, ya que pudieron verla y oírla, y fue escoltada de nuevo a la sala de reconocimiento. Y no fue hasta que un miembro del personal clínico le pidió que se sentara en la mesa de examen para los pacientes, y ella trato de hacerlo estando esposada, que el guardia se decidió a retirarle los grilletes. Así que me senté allí con ella, le agarré la mano, y traté de hacer las funciones de intérprete telefónico, para, en colaboración con los agentes, tratar de ayudarla a rellenar su historial médico pasado y otros formularios. Pero eso no estaba funcionando. La conexión era terrible y la jerga técnica médica era muy difícil de traducir, por lo que el personal del hospital insistió en que viniese un traductor. Así que esperamos entre 45 minutos y una hora hasta que esa persona llegó. Sara continuaba sufriendo síntomas graves, estaba acostada, se sujetaba la cabeza, y tuvo que ser despertada cuando la enfermera volvió a entrar en la habitación. Fue entonces cuando logré hablar con el médico. Y lo que me pareció más preocupante fue que todas estas personas, no sólo el personal clínico y el médico, tuvieron acceso a información médica muy personal. Y en esa situación es difícil hablar de forma honesta sobre el historial médico de alguien, especialmente respecto a cosas como el VIH, u otro tipo de información médica altamente protegida, como los antecedentes psiquiátricos. Así que de repente todos estos extraños estaban en su habitación escuchando su historial médico, su pronóstico y diagnóstico actual. Y creo que eso, desde un punto de vista ético, realmente obstaculiza la capacidad de dar información precisa y generar confianza y consiguientemente, poder hacer preguntas relevantes. poder hacer preguntas relevantes. Todo eso fue preocupante.

AMY GOODMAN: Quiero invitar a participar en esta conversación a Justin Mazzola, subdirector de investigación de Amnistía Internacional EE.UU., quien ha lanzado una campaña con el objetivo de lograr la liberación de Sara Beltrán. Recientemente hemos visto… no exactamente el discurso del Estado de la Unión, pero si el discurso del presidente de Trump ante la sesión conjunta del Congreso, y él continúa repitiendo eso de que va tras los “bad hombres”, tras los criminales que amenazan nuestra seguridad nacional. ¿Puede hablar de cómo encaja Sara Beltrán en esto, de quién es ella, esta mujer de El Salvador?

JUSTIN MAZZOLA: Bien. Bueno, creo que en primer lugar hay que recordar que fue detenida bajo el gobierno de Obama, durante su respuesta a la llegada masiva de familias, incluso de niños no acompañados, que llegaron a través del Triángulo Norte de Centroamérica, huyendo de la inestabilidad y la violencia que reina en esos países, incluyendo El Salvador, de donde es Sara. Y en ese entonces, la política del gobierno era la “detención como disuasión”. Y querían enviar el mensaje de que si usted viene, esto es lo que va a enfrentar. Y el secretario [de Seguridad Nacional], Jeh Johnson, fue muy claro al respecto, y fue criticada por ello, pero esa política continuó. Así que tenemos a estos solicitantes de asilo, personas que huyen de la violencia de las pandillas, como en el caso de Sara, y de la violencia doméstica también, y que llegan aquí, y cuando cruzan la frontera y dicen que tienen miedo de volver a su país de origen, son inmediatamente detenidos a la espera de que se tome una decisión sobre su caso.

AMY GOODMAN: Nos quedan 15 segundos. Explique que está pidiendo en este momento.

JUSTIN MAZZOLA: Lo que hemos estado pidiendo desde hace tiempo es que Inmigración debe utilizar su discreción en lo que respecta al proceso de concesión de libertad condicional para liberarla, para que pueda recibir la atención médica adecuada y estar con su familia, que ya vive aquí.

AMY GOODMAN: En Nueva York.

JUSTIN MAZZOLA: En Nueva York, hasta que su solicitud de asilo se resuelva.

AMY GOODMAN: Y, Fatma Marouf, ¿Qué espera que ocurra en la audiencia sobre su fianza que tendrá lugar hoy?

FATMA MAROUF: Esta es una audiencia de fianza ante el Tribunal de Inmigración de Dallas, y esperamos que el juez le conceda la libertas bajo fianza.

AMY GOODMAN: ¿Y sabe cuánto tendrá que pagar, y si tiene la posibilidad de hacerlo?

FATMA MAROUF: No lo sabremos hasta que el juez emita la orden. Su familia, evidentemente, ha estado trabajando duro para reunir todo el dinero posible con el fin de depositar una fianza. Y cuando sepamos la cantidad, será entregada de inmediato, si tienen esa cantidad.

AMY GOODMAN: Bueno, sin duda seguiremos cubrir esta noticia. Pueden ir a nuestro sitio Web en democracynow.org, donde actualizaremos la información respecto a la audiencia de hoy. Fatma Marouf, abogada de Sara Beltrán Hernández; Bryn Esplin, experta en bioética; y Justin Mazzola, de Amnistía Internacional, Muchas gracias.

 

Última Actualización: Marzo 11 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

El Muro Invisible

Jueves, marzo 9th, 2017
El Muro Invisible

Queremos compartir con nuestros lectores el artículo “El Muro Invisible” escrito y enviado por la señora Rosmelis Contreras de Venezuela:

Pensar que un muro pueda dividir nuestras fronteras llena de angustia a mucha gente. Pero en lo particular, creo que, el problema no es Trump ni el muro. Cada quien tiene derecho dentro de sus fronteras a hacer lo que considere necesario para garantizar seguridad a sus ciudadanos. Total, ¡siempre ha habido un muro! todas las fronteras tienen un muro, solo que es invisible, pero tiene nombre, son ¡Las Leyes! Se supone que están allí y deben respetarse, pero cometemos el abuso de transgredirlas, tal cual muro invisible. Todo lo que se haga de manera ilegal, debe tener consecuencias negativas, pero en nuestros países latinos estamos acostumbrados a transgredir, justificados por “buenas causas”: me como la luz roja, porque del otro lado no viene carro, soborno a un funcionario para tener un documento más rápido, cruzo la frontera porque quiero una vida mejor, etc., y creemos que eso le da legalidad.

Estos días escuchaba a una señora decir en una entrevista en la televisión: “los latinos somos necesarios en Estados Unidos porque ¿quién trabajará en los restaurantes, quién limpiará sus baños, quién cortará su grama, quién cuidará a sus hijo?…” Todo trabajo es digno, pero ¿este es el concepto que tenemos de nosotros? Si es así, no nos ofende el Sr. Trump, nos ofendemos nosotros mismos.

Nadie deja las puertas de su casa abiertas, porque entrara gente con buenas intenciones, pero probablemente también entraran aquellos que buscan un fin sin importar los medios. Y la realidad es que, a Estados Unidos ha entrado gente que ha hecho mucho daño. La situación de nosotros los venezolanos ha sido muy difícil, nos convertimos en migrantes a fuerza, y muchos países latinos nos han cerrado puertas y tratado como delincuentes en los aeropuertos, con solo la sospecha de tener la intención de ser más que un turista, entre ellos, México, por eso me parece algo hipócrita su posición de víctima. Pero están en su derecho, a ningún país le gusta que lo invadan extranjeros, bueno solo a nosotros que como venezolanos convivimos con españoles, portugueses, italianos, chinos, árabes y colombianos que llegaron a nuestras tierras en épocas de bonanza y a quienes recibimos de brazos abiertos y orgullosamente hoy día son parte de nuestras raíces, hicieron fuerte nuestra economía y con sus genes aportaron a la belleza de nuestras mujeres.

Nos enorgullecemos de ser latinos, pero aún en circunstancias más o menos favorables en nuestros países, pensamos que Estados Unidos es el mejor lugar para vivir, lo que parece algo incongruente. Más aún, si lo miro como venezolana, cualquier país latinoamericano, salvo Cuba, es un ¡paraíso! tener la libertad de expresarse, de comprar alimentos y medicinas, adquirir con esfuerzo y trabajo un carro, una casa y de seguro, mayor seguridad que la tenemos hoy día en Venezuela, ¡son afortunados y no lo saben!. Por eso nos ven como locos emigrando hacia Argentina, Costa Rica, Uruguay, Ecuador, Perú, Chile, Panamá, México, Colombia, Brasil, etc.

Valoremos lo que tenemos en ¡Latinoamérica!, si Estados Unidos le coloca cemento y hierros al muro, para hacerlo tangible, asumamos nuestra cuota de culpa, no lo juzguemos, aceptemos que es su derecho, y si no estamos dispuestos a cumplir los trámites legales para permanecer allí, pues no merecemos estar, pero ¡no es el fin del mundo!, aquellos que mal que bien aún tienen el privilegio de un país con libertades, deben con toda dignidad volver sus miradas a casa, donde siempre serán hijos, y con ese mismo ímpetu con el que querían trabajar en el norte, de seguro podrán trabajar en la tierra que los vio nacer. Cuanto anhelan esto mis compatriotas, ¡volver a casa! nunca fuimos migrantes, amamos nuestro país.

Por: Rosmelis Contreras/ Venezuela

Última Actualización: Marzo 10 de 2017
Autor: Rosmelis Contreras – Venezuela

En los Premios Oscar: Actor Mexicano Gael García Bernal Denuncia Muro Fronterizo De Trump

Lunes, marzo 6th, 2017
En los Premios Oscar: Actor Mexicano Gael García Bernal Denuncia Muro Fronterizo De Trump

El actor mexicano Gael García Bernal denunció el muro fronterizo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al anunciar el Oscar al mejor largometraje animado. “The White Helmets” (Cascos blancos) ganó el Oscar al mejor corto documental.

En su discurso de aceptación, los directores leyeron una declaración de Raed Saleh, el jefe de la organización, que instaba a “trabajar del lado de la vida para detener la masacre en Siria y en todo el mundo”.

En su presentación el actor expreso “Estoy en contra de cualquier muro que nos quiera separar”

 

 

Última Actualización: Marzo 04 de 2017
Fuente: www.democracynow.org
YouTube Lo Que Calla La TV

Arrestan a Daniela Vargas Indocumentada del Programa DACA ¿Será Deportada?

Viernes, marzo 3rd, 2017
Arrestan a Daniela Vargas Indocumentada del Programa DACA ¿Será Deportada?

Funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas arrestaron a la inmigrante indocumentada Daniela Vargas, de 22 años, en Jackson, Mississippi, el miércoles, luego de que hablara públicamente sobre la detención de su familia.

El arresto agudizó los temores de que el gobierno del presidente Donald Trump esté tomando medidas severas contra los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños y que recibieron permiso para vivir y trabajar en Estados Unidos en el marco del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido como DACA, que fue aprobado durante el gobierno del expresidente Barack Obama.

Al momento de su arresto, Vargas tenía una solicitud pendiente para renovar su estado migratorio en el marco del programa DACA.

Última Actualización: Marzo 03 de 2017
Fuente: www.democracynow.org
YouTube Univision Noticias

 

¡Conozca sus Derechos! Ante los Agentes de Inmigración

Miércoles, marzo 1st, 2017
¡Conozca sus Derechos! Ante los Agentes de Inmigración

Ya sea que usted sea ciudadano estadounidense, provenga de una familia con estatus mixto, o tenga amigos, vecinos o compañeros de trabajo que sean inmigrantes, ahora es el momento de que nos protejamos los unos a los otros.

Hay pequeñas cosas que usted puede hacer para ayudar a mantener a las familias unidas— ¡Conozca sus derechos! Y asegúrese que todos en su comunidad conozcan sus derechos también.

¡Sepa que hacer si ICE o la policía se acercan a usted en diferentes situaciones:

 

Ayude a mantener a nuestras comunidades seguras y a nuestras familias unidas. Comparta esto ampliamente en sus redes sociales.

El material de Conozca Sus Derechos está disponible en 10 idiomas: inglés, español, polaco, criollo haitiano, coreano, tagalo, chino simplificado, vietnamita, khmer e hindi.

Gracias,
iAmerica

Última Actualización: Marzo 01 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

 

Aprueban Deportación Masiva de Inmigrantes Indocumentados en Estados Unidos

Martes, febrero 21st, 2017
Aprueban Deportación Masiva de Inmigrantes Indocumentados en Estados Unidos

John Kelly, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, redactó nuevas directrices de gran alcance con el objetivo de acelerar la deportación masiva de inmigrantes indocumentados que viven actualmente en Estados Unidos.

Los memorandos dan instrucciones a las agencias federales para que comiencen la contratación de 10.000 agentes de Inmigración y Control de Aduanas y de 5.000 agentes fronterizos adicionales. También incluyen planes detallados para acelerar las audiencias de deportación y aumentar la cantidad de personas con prioridad para ser expulsadas de Estados Unidos.

El medio de comunicación McClatchy informa que cientos de miles de inmigrantes indocumentados adicionales que viven en Estados Unidos estarían sujetos a lo que se conoce como un proceso acelerado de deportación con el objetivo de sacarlos rápidamente del país.

Según McClatchy, los niños que llegaron a Estados Unidos como “menores sin acompañamiento” también podrían ser deportados y sus padres podrían enfrentar cargos penales en caso de haber pagado a traficantes de personas para que hagan pasar a sus hijos por la frontera.

El presidente Donald Trump también afirmó que se está preparando para firmar una nueva orden ejecutiva que prohíbe el ingreso a Estados Unidos de los ciudadanos de siete países con mayoría musulmana, aunque los funcionarios de la Casa Blanca afirman que la nueva prohibición migratoria no incluirá a los titulares de visas o tarjetas verdes.

Última Actualización: Febrero 21 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

Mujer Inmigrante se Refugia en Iglesia para Evitar Deportación

Sábado, febrero 18th, 2017

En Denver, Colorado, una mujer indocumentada madre de cuatro hijos buscó refugio en una iglesia el miércoles, después de que funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por si sigla en inglés) le negaran su solicitud para permanecer en Estados Unidos. Jeanette Vizguerra no se presentó a un control de rutina con funcionarios del ICE y, en su lugar, llevó a su familia a la Primera Iglesia Unitaria, donde se dirigió a quienes la apoyan. Vizguerra llegó a Estados Unidos desde México en 1997, hace 20 años. Previamente había obtenido cinco aplazamientos de deportación, pero dijo el miércoles que dudaba de poder ganar aplazamientos similares bajo el gobierno de Donald Trump. Jeanette se comunica con nosotros desde su santuario, dentro de la Primera Iglesia Unitaria en Denver.

AMY GOODMAN: Bienvenida Jeanette a Democracy Now! ¿Por qué se ha refugiado en la primera iglesia unitaria de Denver?

JEANETTE VIZGUERRA: En 2013, cuando regresé de México, y sabía que mi caso solo estaba bajo la discreción de ICE, que no estaba en cortes, empecé a buscar opciones para poder seguir resistiendo, poder quedar aquí. Y empecé el proceso para crear la Coalición Santuario, aquí en Denver, pensando en que en algún momento lo iba a necesitar. No lo había necesitado, no lo había tenido que necesitar hasta ese momento, la primera persona en usarlo fue Arturo Hernández, que afortunadamente sigue aquí con su familia, su caso no ha terminado, pero sigue luchando, y viendo que mi extensión de tiempo terminó y no tenía respuestas, y el silencio que tenía el Departamento de Seguridad Interior, que decían que estaban evaluando mi caso, que estaban evaluando mi caso, me hizo sentir por las acciones que pasaron la semana pasada, con el arresto y deportación de Guadalupe. Y el arresto también de un joven soñador, Daniel, me hizo sentir que yo iba a correr el mismo riesgo y decidí venir y estar en la Iglesia.

AMY GOODMAN: Usted ha vivido en Estados Unidos durante 20 años. ¿Por qué decidió venir a este país en 1997?

JEANETTE VIZGUERRA: Sí, tengo 20 años viviendo aquí, yo vine en el año 97 con mi esposo y mi hija. Mi esposo vino primero, tres meses después, nosotros. Fue por seguridad, ya que mi esposo había sufrido tres secuestros express en México.

AMY GOODMAN: Usted tiene cuatro hijos. ¿Nos puede decir cuáles son sus nombres y sus edades?

JEANETTE VIZGUERRA: Sí, tengo cuatro niños. La mayor tiene cerca de 27 años. Ella está protegida bajo el programa de DACA, ella nació en México. Los otros tres son nacidos aquí. Luna, de 12 años; Roberto, 10; y la pequeña, Suri, de 6 años.

AMY GOODMAN: ¿Cómo les está afectado a sus hijos la situación por la que usted está pasando? Ellos vinieron con usted a la iglesia.

JEANETTE VIZGUERRA: Ellos ya tenían un poco de experiencia en esto, ya que siempre están a mi lado trabajando. Todos estos años, yo siempre les expliqué a ellos, cuando se fundó la Coalición Santuario, que en algún momento yo lo iba a necesitar. No estaban felices por la decisión, ayer lloramos, nos abrazamos. Pero también, ellos me dieron la confianza que necesitaba, porque dijeron que estaba en un lugar seguro, a diferencia de si me hubieran deportado y estuviera en México. Que todavía estábamos juntos como familia.

AMY GOODMAN: ¿Qué quiere decirle a las otras iglesias que están considerando proporcionar refugio a inmigrantes, como lo ha hecho la iglesia donde usted se encuentra, la Primera Iglesia Unitaria en Denver?

JEANETTE VIZGUERRA: Bueno, en este momento son nueve iglesias, nueve iglesias de las cuales solo dos son de santuario físico. En la otra iglesia está Ingrid, que es otra compañera que lleva más de tres meses. Tenemos las otras siete de santuario de apoyo, pero sí necesitamos más iglesias, porque vemos que la amenaza, Trump, es real. Y necesitamos proteger a nuestras familias.

AMY GOODMAN: ¿Cuál es su mensaje para el presidente Trump, Jeanette?

JEANETTE VIZGUERRA: Mi mensaje para el presidente Trump es que no está haciendo lo correcto, no solo con la comunidad inmigrante de diferentes países, incluyendo la musulmana. Está manejando mal la situación del país, él está actuando más como una persona individual que quiere poder, quiere atención, y no está fijando el daño que le está haciendo al país. La tercera parte del país no lo quiere, está manejando la situación mal. ¿Qué pasaría si este país realmente se quedara sin la mano de obra de los inmigrantes? Las industrias de hostelería, restaurantes, construcción, el campo… No tendrían gente para trabajar. Por lo tanto, el país estaría perdiendo dinero. La otra cosa que quisiera decirle es que yo soy solo una madre que ha venido a trabajar muy duro para que mis hijos tengan una mejor vida. A él no le ha tocado porque él tiene dinero, tiene poder, a sus hijos no les ha tocado sufrir. Pero, aun con todo ese dinero que él tiene y ese supuesto poder, si un día les pasa algo a sus hijos, ese dinero no les va a ayudar si tienen alguna enfermedad terminal. Y, ¿qué significa ser un criminal para él? En mi caso, por haber manejado sin permiso, con licencias vencidas, y tratar de utilizar unos documentos falsos para poder trabajar y llevar comida a la mesa, soy un criminal. ¿Y cómo le vamos a llamar a él, que por tantos años no ha hecho lo correcto al pagar sus impuestos? Eso es evasión de impuestos y también es un crimen.

AMY GOODMAN: Eso es algo que se malinterpreta a menudo en este país. Jeanette, usted ha pagado impuestos durante todos estos años.

JEANETTE VIZGUERRA: Sí, durante 20 años. Desde el año 98, en el que yo comencé a trabajar y mi esposo también, hemos pagado nuestros impuestos. Año con año. Y muchas veces, el dinero que pagamos los inmigrantes, unos no reclaman ese dinero, es dinero que se queda aquí en el país. Yo le diría: Si me vas a deportar, si me vas a regresar, ¿[qué hay] del dinero de 20 años de trabajo que yo he dejado en este país?

AMY GOODMAN: Jeanette, usted ha sido arrestada en dos ocasiones, una por estar en posesión de documentos falsos, nos gustaría que explicara qué ocurrió, y otra porque regresó a México para el funeral de su madre.

JEANETTE VIZGUERRA: Sí, la primera vez fue por esa razón. La segunda vez fue, al cruzar la frontera, lo que ellos llaman ‘reentry’, pero que al final es una falta administrativa, ese es el segundo cargo. Entonces, por esa razón, quedé con orden final de deportación, y he seguido luchando, y ellos mismos estuvieron dando las extensiones de tiempo. No entiendo por qué razón ahora, tal vez por la nueva administración, está sucediendo todo esto, que me negaran la extensión de tiempo.

AMY GOODMAN: En este momento los líderes electos en Denver están apoyándola, desde el congresista Jared Polis, quien emitió un extenso comunicado y ha tratado de realizar una propuesta de ley en el Congreso para asegurar que usted pueda permanecer en este país, hasta el alcalde Hancock y la congresista Diana DeGette. ¿Qué significa para usted este apoyo?

JEANETTE VIZGUERRA: Bueno, sí, hay diferentes personas elegidas que han estado apoyando mi caso. El congresista Polis, que ha soportado poniendo un ‘bill’ privado por más de tres años, que es un respaldo político para mí. El senador Bennet, que también desde el año 2009 ha estado apoyando mi caso. Si yo necesito cartas, en su oficina me las dan. Y ahora está saliendo la congresista Diana DeGette; me ha apoyado también el concejal Paul López; ahora, Michael Hancock, también quiere aportar. Entonces, ellos están viendo la necesidad de parar con estas cosas que está haciendo el presidente Trump. No es justo que se esté atacando de esta manera a las personas.

AMY GOODMAN: Finalmente, ¿cuál es el mensaje que quiere enviar a la personas inmigrantes como usted que estén viendo o escuchando esta entrevista?

JEANETTE VIZGUERRA: Lo que yo les puedo decir es que desde que llegamos a este país nuestra vida es una lucha, una lucha constante y que, aunque estos cuatro años van a ser muy difíciles, no nos tenemos que rendir. En el pasado tuvimos leyes similares, que nos estaban afectando; trabajamos muy duro organizándonos, uniéndonos, y pudimos quitar todas esas leyes. Ahora no va a ser la excepción. Van a ser cuatro años difíciles, pero no imposibles. Al igual que yo, necesitan resistir. No sé cuántos días, meses o incluso hasta años voy a estar aquí, en esta iglesia, pero sé que en algún momento voy a salir, y voy a salir victoriosa, porque aunque esté aquí adentro, todavía puedo hacer mucho para mi comunidad. La tecnología es una parte importante.

AMY GOODMAN: ¿Cuánto tiempo está dispuesta a permanecer en la iglesia, refugiada en la Iglesia Unitaria?

JEANETTE VIZGUERRA: No sé cuánto tiempo, todo va a depender de la discreción de ICE. Si niegan mi aplicación en Washington también, voy a continuar luchando hasta que haya algún cambio.

Última Actualización: Febrero 18 de 2017
Fuente: Fuente: democracynow.org

Así se Vivió el día Sin Inmigrantes en Estados Unidos

Viernes, febrero 17th, 2017
Así se Vivió el día Sin Inmigrantes en Estados Unidos

“No ir a trabajar, no abrir nuestros negocios, no comprar en tiendas o por internet, no comer en restaurantes, no comprar gasolina, no ir a clases, no mandar a nuestros hijos a la escuela” era la consigna para el día de los inmigrantes.

Varias escuelas, restaurantes y tiendas de comestibles cerraron a lo largo y ancho del país, desde Los Ángeles a Chicago y Nueva York.

Se estima que en Nueva Jersey, donde el 80% de la población es extranjera, el cierre de los negocios generó contratiempos. Metro Tech High School de Arizona reportó que unos 350 estudiantes faltaron. Y en Austin se llevaron a cabo protestas frente al Edificio Federal.

Adicional al cierre de negocios, muchos inmigrantes salieron a marchar y demostrar el impacto que tienen los inmigrantes en Estados Unidos.

El impacto económico de este día aún no se conoce pero igual los inmigrantes no les importa perder un día con tal de dejar constancia de que ellos son una fuerza que mueve a Estados Unidos

Recopilamos algunos videos que dejan ver lo que vivió Estados Unidos sin Inmigrantes en este día:

 

 

 

 

 

Última Actualización: Febrero 17 de 2017
Fuente: YouTube Primer Impacto
YouTube Univision Noticias
YouTube RT en Español
YouTube RT Al Rojo Vivo
YouTube TV1