payday loans

Posts Tagged ‘Espana’

Video de Perjuicios Sobre la Inmigración

Lunes, julio 14th, 2014
Vídeo de animación stop-motion e imagen real producido por la Oficina de Derechos Sociales (ODS) de Sevilla.

En él se recogen los estereotipos más frecuentes sobre la inmigración y la explicación de vari@s expert@s desmontándolos. Año 2010. Duración:6 min 10 seg.

Este corto es parte del contenido del DVD-video realizado por la ODS-Sevilla, con el titulo “Nuevos vecinos en la plaza”. Barrios e inmigración en la ciudad de Sevilla.

Última Actualización: Julio 13 de 2014

Fuente: COficina de Derechos Sociales (ODS) de Sevilla.

Subsidio De Desempleo Para Emigrantes En España

Jueves, mayo 8th, 2014

Desempleo para retornados es un subsidio para emigrantes españoles que han trabajado en el extranjero al menos doce meses en los últimos seis años (desde su última salida de España) y retornan definitivamente y no tienen empleo ni ingresos, pero tienen la intención de trabajar.

En caso de que el Servicio Público de Empleo Estatal no les encuentre empleo, se les comenzará a abonar este subsidio. Además, se cubre la sanidad del retornado y sus dependientes.

Este subsidio dura seis meses, pero se puede prorrogar dos veces por otros seis meses cada uno, en total el subsidio puede durar máximo 18 meses y puede ascender a un máximo del 80% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), fijado actualmente:

2014 SMI IPREM
MENSUAL 645,3 € 532,51 €
ANUAL 9034,2 € (14 PAGAS) 6390,13 €

 

Se requiere:

  • Que el emigrante sea trabajador español y retorne de países que no pertenecen a la Unión Europea (UE) o Espacio Económico Europeo (EEE) o Australia o Suiza
  • Permanecer inscrito durante un mes como demandante de empleo. La inscripción deberá mantenerse durante todo el periodo de la duración del subsidio
  • Subscribir al Compromiso de actividad (buscar activamente empleo, aceptar una colocación adecuada y participar en acciones específicas de motivación, información, orientación, formación, reconversión o inserción profesional para incrementar su ocupabilidad, así como cumplir las restantes obligaciones previstas en la normativa que regula las prestaciones por desempleo).
  • Carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional.
  • No tener derecho a la prestación contributiva por desempleo por cotizaciones que tuviera acumuladas en los seis años anteriores a su salida de España.

Cuando el trabajador regresa a España dispone de un mes para inscribirse como demandante de empleo, y a partir de dicha inscripción es necesario figurar un mes inscrito, el llamado “mes de espera”, sin rechazar oferta de empleo adecuada ni negarse a participar, salvo causa justificada, en acciones de promoción, formación o reconversión profesionales. Una vez transcurrido el mes, se abre un plazo de 15 días para solicitar la ayuda.

La solicitud se podrá presentar a través de la página https://sede.sepe.gob.es , en la oficina de prestaciones (tras la obtención de cita previa en la sede electrónica del SEPE), en cualquier oficina de registro público o dirigiéndola por correo administrativo. Las solicitudes se reconocen en el momento de su presentación.

Personas que tienen derecho a asistencia sanitaria en España:

  • Los trabajadores, por cuenta ajena o por cuenta propia, dados de alta en la Seguridad Social española.
  • Quienes perciben cualquier otra prestación periódica de la Seguridad Social, como la prestación y el subsidio por desempleo u otras de similar naturaleza.
  • Quienes han agotado la prestación o el subsidio por desempleo u otras prestaciones de similar naturaleza y están en situación de desempleo.
  • Quienes no tengan ingresos superiores a cien mil euros anuales ni tengan cobertura sanitaria por ninguna otra vía que sean de nacionalidad española y residentes en territorio español, nacionales de países UE, del Espacio Económico Europeo o de Suiza y estén inscritos en el Registro Central de Extranjeros, o quienes sean nacionales de otros países o apátridas con autorización a residir en territorio español.
  • Los familiares (cónyuge, ascendientes y descendientes) de quienes se encuentren en cualquiera de las situaciones anteriores, al margen de su nacionalidad, siempre que residan en España y cumplan los requisitos.

CONVENIO DE SEGURIDAD SOCIAL ENTRE ESPAÑA Y ESTADOS UNIDOS
Este convenio aplica a personas que trabajen o hayan trabajado en uno o ambos países así como a sus derecho-habientes. Este Convenio suma los períodos cotizados a la Seguridad Social de España y de Estados Unidos, pero no se suman las cotizaciones concurrentes, es decir, no cabe cotizar a la vez a la Seguridad Social española y a la Administración de la Seguridad Social norteamericana.
Por consiguiente, la Administración de la Seguridad Social norteamericana tendrá en cuenta todos los períodos en que el interesado ha cotizado y sólo computará aquellos períodos cotizados a la Seguridad Social española que no se superpongan con los periodos cotizados a Estados unidos. De la misma manera, la Seguridad Social española tomará todos sus períodos cotizados, con independencia de que sean obligatorios o voluntarios, y sólo los períodos americanos que no se superpongan.

Por tanto, mientras se trabaja se cotiza sólo a un sistema de Seguridad Social.

Bajo este convenio, las pensiones por jubilación se deben solicitar al terminar la vida laboral en Estados Unidos si se reside en Estados Unidos, o en España si se residiera en España en ese momento.

Las prestaciones por incapacidad permanente, muerte y supervivencia por enfermedad común o accidente no laboral se deben solicitar cuando se tengan esas circunstancias.

Las pensiones por jubilación, invalidez y supervivencia se podrán percibir con independencia de que el interesado resida o se encuentre en España o en Estados Unidos.

Cada país abonará sus propias prestaciones directamente al beneficiario.

Las personas que reúnan los requisitos exigidos por las legislaciones de ambos países para tener derecho a pensión contributiva podrán percibir ésta de cada uno de ellos.

La solicitud se dirigirá a la institución competente del país donde resida el interesado:

En España:
A los centros de atención e información de Instituto Nacional de la Seguridad Social o Direcciones Provinciales del Instituto Social de la Marina cuando se trate de trabajadores incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar, mediante el impreso de solicitud de jubilación (se pueden bajar todas las versiones del impreso en http://www.segsocial.es/Internet_1/Pensionistas/Servicios

En Estados Unidos:
A la Administración de la Seguridad Social (Social Security Administration, OIO/ Totalization, P.O. Box 17769, Baltimore, Maryland 21235-7741) presentando el impreso E/USA de solicitud de prestaciones a través de Convenio. Dicho impreso lo proporciona la Seguridad Social norteamericana.

 

Última Actualización: Mayo 05 de 2014

Centros de Internamiento de inmigrantes en España, Pasaje a la Desesperación

Domingo, octubre 6th, 2013

Visa laser Visa Express

Los centros de internamiento de extranjeros (CIE) son el paso previo a la expulsión de inmigrantes indocumentados en España. Pese a su teórico carácter “no penitenciario”, en ellos se llevan a cabo internamientos polémicos, recoge el portal Gonzoo.Los CIE son centros provisionales para internar durante un máximo de 60 días a determinados inmigrantes con expedientes de expulsión hasta el momento de su deportación.

Son establecimientos públicos de carácter no penitenciario y no tienen más limitaciones que las establecidas a la libertad ambulatoria”, asegura el Ministerio de Interior español. Aun así, según Juan Kevin Miranda, antiguo interno de uno de los centros, “la gente que conocí allí y que ha pasado también por la cárcel me ha dicho que el CIE es mucho peor”.

Al entrar allí cada inmigrante se convierte en un número. “Vives esperando cada minuto con la angustia de escuchar tu número para ver qué van a hacer contigo”.

Violencia física y riesgo de muerte

Las denuncias y quejas de los internos y distintos colectivos por el abuso por parte de algunos de los agentes son numerosas. Insultos, gritos, castigos, abusos o deportaciones sin previo aviso. “Hay mucho racismo ahí dentro”, comenta Juan. “Tenías que rogar hasta para pedir un trozo de papel higiénico para ir al baño. Si te pasabas te acusaban de robar y te castigaban”, recuerda.

De las 24 quejas y denuncias interpuestas por la ONG Pueblos Unidos en 2012 en distintos juzgados y otros organismos, seis responden a agresiones físicas. La organización destaca los obstáculos para materializar estas denuncias debido a la imposibilidad del interno de identificar al agente agresor, la ausencia de grabaciones de vídeo en los centros que puedan confirmar o desmentir los hechos, las contradenuncias por parte de los agentes o la falta de competencias del juzgado de control, por lo que muchas veces el caso acaba siendo archivado.

La asistencia sanitaria la ofrece una empresa privada y también es objeto de serias quejas. La interna Samba Martine acudió 10 veces al médico con fuertes dolores, no sabía castellano y solo en una ocasión contó con un traductor. Murió el 11 de diciembre de 2011 sin ser diagnosticada. Su muerte no ha sido la única, pues desde 2008 otros tres internos han perdido la vida en este centro, los tres presuntamente por suicidio.

Opacidad de los centros

La Policía Nacional gestiona los ocho centros de internamiento de extranjeros de España. Aun así afirman desde su departamento de comunicación: “Nosotros no damos ningún tipo de información sobre los CIE”.

La Policía no da información y el Ministerio de Interior no publica ningún dato sobre los ocho centros de internamiento de extranjeros que existen en España. Solo los propios CIE saben quién entra y quién sale. Quién es expulsado y quién queda en libertad. Todo lo que se conoce es gracias a diferentes ONG. La opacidad y la falta de regulación favorecen los presuntos abusos y la supuesta falta de derechos de los internos.

Última Actualización: Septiembre de 2013

Fuente: RT

Inmigración y Delincuencia ¿Tienen Relación?

Viernes, octubre 26th, 2012


Fuente: Gato Cenizoso

Última Actualización: Octubre de 2012

Falsas Migraciones

Martes, enero 10th, 2012

Por: José Carlos García Fajardo

La salida de españoles se dispara casi un 40 por ciento este año por la crisis. 50.000 españoles han emigrado este año. Uno de cada tres recala en la UE”.

Son titulares en nuestros medios de comunicación.  Algunos inconscientes hablan de “sangría”, cuando recibir mano de obra formada era el sueño del Reino Unido, Francia y Alemania cuando se firmó el tratado de Schengen, que apostaba por la movilidad intraeuropea. ¿Hubieran preferido que se incrementaran las cifras del paro, pero que permanecieran en su pequeña patria? Porque la movilidad de profesionales no ha cesado desde hace décadas.

Algunos medios inducen a confusión porque los españoles no “emigran” de Barcelona a Madrid, o de cualquier ciudad o comunidad a otra.  Los términos sobre migraciones han quedado obsoletos por la revolución de las comunicaciones, tanto en la utilización de medios de transporte como en el de las relaciones interpersonales a través de Internet.  Alumbran otra civilización mutuamente enriquecida.

A las migraciones de pueblos sucedieron migraciones de grupos en busca de mejores condiciones de vida o de trabajo atraídos por la fascinación de los “modos” de vida que les llegaban en canciones, películas y teleseries infumables. En tiempos no lejanos, europeos de distintos países emigraron a América.  Por eso, cuando llegaron a España el turismo y la burbuja económica, les fue fácil repetir el camino que nosotros habíamos utilizado durante 500 años.  Se daba un cierto desarraigo porque “emigraban” en busca de fortuna y sólo regresaban de visita los “indianos” a quienes les había ido bien.

Cuando tocó el turno a sudamericanos y africanos ya no vivieron tan desarraigados porque mantuvieron el contacto telefónico o por Internet. Y pensar que algunos “nacionalistas” europeos se sirvieron de esa mano de obra y luego los acusaron de “robarles” puestos de trabajo.  Qué hipocresía y cortedad de miras. Ignorancia.

Lo mismo sucede entre los ciudadanos de la Unión Europea (UE). Nuestros pasaportes son iguales y no los precisamos para ir de un país a otro.  Basta con nuestros documentos de identidad.

Un ciudadano nacido en Venecia o en Sevilla puede trabajar en cualquier lugar de los 27 países, con la misma naturalidad que en Roma o Paris.

Así está establecido en los Tratados y hemos conformado nuestros sistemas educativos para una homologación perfecta entre los demás estados.  Al fin y al cabo, una vaca holandesa tiene la misma anatomía que una portuguesa o una griega.

Es necesario dominar una segunda “lengua franca”, en general el inglés, aparte de la propia y de la del país adonde pretendamos ir a desarrollar nuestra actividad profesional.  Hoy ya es obligatorio ese estudio desde la escuela infantil pública y privada.

Hace décadas que lo hacemos estudiantes en universidades de otros países.  Muchos encontraron trabajo en otros países pero permanecen en contacto con sus familias.

Ningún ciudadano del espacio de la UE es extranjero en cualquiera de los demás países.  Así está reflejado en la composición de instituciones de la UE:  En el Parlamento Europeo los diputados no se sientan por “nacionalidades” sino por afinidades políticas.

Es imperiosa la necesidad de construir los “Estados Unidos de Europa”, para que esa unidad política sea coherente con el euro, la fiscalidad, la libre circulación de ciudadanos y de productos, la seguridad y el desarrollo.

Pero esas libertades exigen la adaptación a los lugares en los que trabajemos.  No se pueden convertir en guetos los barrios en los que viven.  Como tampoco costumbres contrarias a nuestro ordenamiento legal que produjo ese bienestar que los inmigrantes desean disfrutar.

Porque eso de la nacionalidad como determinante de la patria, es un concepto obsoleto.  Ya Cicerón declaraba que mi patria está allí en donde puedo vivir con dignidad.

Existen atavismos que están siendo superados por la revolución de las comunicaciones.  Pero algunos pretenden explotar ideologías fundamentalistas, religiones, orgullos de nación como si pudieran ser determinantes de nuestra personalidad.  Son admirables tradiciones, costumbres, hábitos, arte, folklore, gastronomías muy respetables pero que no se pueden alzar con afirmaciones excluyentes.

Por eso, que 50.000 españoles “hayan hecho las maletas con rumbo al extranjero” no es correcto, al menos para los que han marchado a países miembros de la UE y que deben considerarse como los cambios de trabajo dentro de las antiguas y artificiales fronteras.

Las causas de esos traslados no pueden determinarse sólo por la actual crisis, sino también por opciones personales de vivir en otros lugares que están a unas horas de avión o a un golpe de teléfono o de tecla en un ordenador.

No podemos conducir vehículos de gran cilindrada con la mirada puesta en el retrovisor.  Mucho menos, con los medios de comunicación social que superan las distancias y han acercado a los pueblos.

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias
Última Actualización:
Enero2012

 

Inmigrante o Expatriado Ante el Estado de Derecho

Martes, junio 23rd, 2009

frontera

< Escuche este artículo

Por: Abdeslam Baraka
Ex Ministro y ex embajador de Marruecos en España

Acosados en tierras ajenas, vilipendiados a veces por mentes ignorantes de su propia realidad, acusados de todos los males por políticos poco escrupulosos con una supuesta ética de la tradición democrática, los inmigrantes representan el soporte indispensable del sistema socio-económico occidental.

Son gente culta que no alcanza a ser profeta en su tierra; son personas “nacidas demócratas” que no soportan vivir en sistemas regidos por otros principios o que carecen de ellos; son seres humanos que buscan mejorar su vida y la de sus seres queridos; son los desplazados de nuestro siglo, los nuevos desterrados y las víctimas del desorden mundial. Son una u otra cosa o todas a la vez. Lo cierto es que constituyen el fenómeno del siglo más temido y paradójicamente deseado en ciertos casos.

Suman más del 9% de la población en Europa, cerca del 15% en América del Norte y el 16% en Oceanía.
Aportan a Occidente su sabiduría, su fuerza de trabajo, su juventud, su diversidad, su consumo y su contribución fiscal. Su contribución a las economías de los países receptores ampliamente estudiada y comprobada. En gran parte son captados por Estados o empresas en busca de mano de obra, de médicos, ingenieros, técnicos informáticos y otros cuadros formados gracias al esfuerzo de sus compatriotas, en sus países de origen. Es la llamada caza de cerebros, y de personas que si no cumplen las previsiones establecidas por sus seductores… son devueltos a sus lugares de origen con el consiguiente descalabro para ellos y para su comunidad de origen.

Se olvida con demasiada facilidad que la persona que arriesga su vida más allá de sus fronteras en busca de una situación laboral mejor no sólo se expone a sí misma sino a la comunidad que contribuyó a su formación y que ha puesto en él sus esperanzas. De ahí tantas personas de la emigración que, antes de regresar con un fracaso a sus lugares de origen, se dejan la vida de una u otra forma, como llevados por el viento.

Empezaron por ser carne de cañón en las guerras europeas del siglo XX. Luego pasaron a ser la mano de obra indispensable para la reconstrucción. Hoy son el sostén imprescindible del bienestar occidental. Pero seguirán siendo objeto de controversias, manipulaciones y explotación mientras el sentimiento de debilidad les persiga.

Salieron débiles de sus tierras y llegaron desamparados a su destino. El miedo al fracaso es su principal enemigo y un gran vacío de incomprensión les rodea. De nada les sirve atenerse a los convenios internacionales de “protección de los trabajadores migratorios” ni a la propia declaración universal de Derechos Humanos puesto que emocionalmente no se sienten en condición de reclamar ni de defenderse. Son auténticos desarraigados que soñaron con repetir a la inversa los caminos de los pueblos que los invadieron, sometieron y explotaron. Cuando haya desaparecido ese sentimiento de debilidad, entonces se habrán integrado aportando sus saberes y su riqueza. O, por lo contrario, habrán conformado ghettos en tierra extraña.

Los mismos europeos han padecido las mismas dificultades en su larga historia como emigrantes antes de caer en la cuenta de que están ante semejantes a quienes deben acoger con arreglo a las leyes de la hospitalidad y de los derechos fundamentales.

En la actualidad, aparece de nuevo la figura del “expatriado” por la que algunos parecen inclinarse para indicar la condición de emigrante occidental. El matiz no es ni casual ni despreciable. Corresponde a un espíritu diferente y se deduce de un sentimiento de libertad y de seguridad. Sea por razones económicas o por el placer de buscar otros cielos, el “expatriado occidental” es consciente del respaldo que supone para él su propia nacionalidad. No tanto por pertenecer a un mundo poderoso sino porque simplemente, su persona cuenta en democracia.

Sin duda, la condición de ciudadano forja en el individuo una personalidad con características peculiares que le confieren dignidad, serenidad y confianza. El sentirse arropado por un Estado de Derecho es lo que a fin de cuentas distingue al expatriado del inmigrante. Y me inclino a creer que el fenómeno migratorio actual se mueve justamente por la incesante búsqueda de ese mismo sentimiento.

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias

Última Actualización: Junio de 2009

Rompiendo Estereotipos

Miércoles, octubre 15th, 2008

Rompiendo estereotiopos

Por: Ana Muñoz, periodista

Más de cinco millones de personas inmigrantes viven en España. De ellos, tan sólo un millón están en situación irregular. Los otros cuatro millones son ciudadanos de pleno de derecho: trabajan, estudian y realizan actividades de la vida cotidiana. Un estudio realizado por David Reher, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, rompe con este y otros estereotipos sobre inmigración.

“España está siendo invadida, nuestras calles, nuestros barrios”. Esta es la sensación que muchos tienen de lo que está ocurriendo. Las imágenes que recogen los medios de comunicación de la llegada de cientos de personas en pateras o cayucos ayudan a crear esta sensación de alarma. Sin embargo, tan sólo el 1% de los inmigrantes que llegan a España lo hacen en estas embarcaciones. La mayoría lo hace en avión o por carretera.

“Los inmigrantes son unos desarrapados que quitan el trabajo a los españoles”. La realidad es bien distinta. Así, lo explican desde el Colectivo Ioé (científicos sociales que estudian la sociedad española). Los inmigrantes viven de su trabajo y en nada se diferencian del resto de la población. Casi el 60% de los inmigrantes han acabado estudios secundarios y un 20% tiene titulaciones superiores. El profesor Reher explica que incluso entre el grupo con más bajas cualificaciones, como el de los africanos, tiene completada la primaria en al menos el 75% de los casos.

La mayoría de lo inmigrantes realiza trabajos por debajo de su cualificación. Más del 40% de los inmigrantes consigue su primer empleo como trabajadores no manuales en el sector de servicios, como camareros, mensajeros…, y más del 20% comienza en trabajos para los que no se requiere ninguna formación. Después, el 37% se mantiene en trabajos poco cualificados, casi el 30% consiguen tener gente a su cargo y un 11% llega a tener su propia empresa o negocio.

Además, gracias a esta nueva mano de obra joven, España y los países industrializados pueden mantener su sistema de productividad. Naciones Unidas señala que España, por ejemplo, necesitará siete millones de inmigrantes en los próximos siete años para poder mantener su estado de Bienestar.

Y hay que tener en cuenta que el 75% de las personas que emigraron tenían un trabajo en sus países de origen.

“La regularización de inmigrantes y las leyes permisivas de España son un efecto llamada”. El auténtico efecto llamada, explica el Reher, es la existencia de familiares o amigos instalados en el país. Lo que anima a una persona emigrar no son las imágenes de un “mundo ideal” que ve en la televisión o la desesperada que sea su situación, sino el contacto con alguien que ha emigrado y que cuenta que le va bien, que tiene un trabajo, una casa, que ha conseguido que sus hijos estudien… Más del 80% de las personas que participaron en el estudio, tiene previsto traer a su familia y la reagrupación familiar es una prioridad.

Además, la mayoría de los inmigrantes que llegan a España no están de paso. Ocho de cada diez sólo han vivido en su país de origen y en España. Emigran para buscar un futuro mejor y no se plantean regresar.

“Los inmigrantes son unos delincuentes y vienen a robar”. Las personas que emigran vienen a trabajar, a buscar un futuro mejor para ellos y sus familias. Asociamos delincuencia e inmigración de manera errónea.

El sentimiento de miedo y de rechazo al diferente pierde sentido en un mundo mestizo. La sociedad civil comprometida tiene que esforzarse para no caer en estereotipos que dificultan la convivencia. La integración de distintas culturas no es sólo una riqueza, sino el motor de desarrollo y de avance desde hace siglos. Las culturas primitivas que no se “mezclaron”, que intentaron mantenerse “puras”, tuvieron un mismo destino: la desaparición. Sin embargo, los pueblos que supieron acoger e integrar son motivo de ejemplo por su riqueza humana.

Por: Ana Muñoz, periodista

Última actualización: Octubre, 2008.

Torpe Planteamiento de la Inmigración

Domingo, julio 13th, 2008

tope planteamiento inmigracion

* Por: José Carlos García Fajardo

Madrid (España), Junio de 2008

En la Unión Europea existe un pánico irracional ante la falsa invasión de inmigrantes, cuando no se trata más que de un reajuste de la economía ante la crisis imperante. Ningún emigrante va a un país en donde no existen posibilidades de trabajo que le permitan vivir en mejores condiciones que en sus países de origen, y ayudar a sus familias. Con todas sus limitaciones y agravios comparativos con los europeos, la posibilidad de un trabajo remunerado, así como el acceso a asistencia médica, higiene, mejoras sociales, y a la posibilidad para sus hijos de asistir a la escuela y de integrarse como ciudadanos, es demasiado atractiva como para merecer las penalidades que sean necesarias. No olvidemos que más del 90% de los inmigrantes entran por los aeropuertos o por las carreteras. Es falso que su situación corresponda a las imágenes de las pateras en el Mediterráneo. Y entraban por aeropuertos y carreteras porque a los Estados europeos les convenía su entrada, porque los necesitábamos.

Ante esa trapacería de los poderes económicos y políticos, que podría derivar en una xenofobia fascista como en Italia, es preciso afirmar que en la Unión Europea necesitamos cada año tres millones de inmigrantes porque nuestras curvas demográficas se hunden por falta de nacimientos suficientes para compensar fallecimientos y jubilaciones, y por el envejecimiento de la población que supone un enorme gasto de farmacia, de atención médica, hospitalaria y de residencias adecuadas. Para paliar esta situación vino en nuestra ayuda la inmigración a la que debemos las altas en la Seguridad Social, el pago de las pensiones, de impuestos, y atender a millones de puestos de trabajo que quedan sin cubrir como los agrícolas, de la construcción, hostelería, servicios municipales, domésticos y esa impagable ayuda a las personas mayores y a los niños que alegran nuestras plazas y jardines.

¿De qué hablamos cuando nos referimos al racismo y a la xenofobia? Ninguno pondríamos objeciones a ser vecinos del argelino Zidane, de los negros Denzel Washington, Thierry Henry, Michael Jordan, Whitney Houston, la escritora norteamericana Toni Morrison, del candidato Obama, Kofi Annan, Nelson Mandela, Desmond Tutu, Julius Nyerere y el escritor nigeriano Ben Okri, de los judíos Barenboim, Einstein, Philip Roth, Noah Gordon, Norman Mailer, Paul Auster, Jaiffer, Barbara Streisand, Cuba Gooding Jr, Woody Allen, Steven Spielberg, Eric Hobsbawm, los musulmanes Salman Rushdie, Omar Sharif, Naguib Mahfuz, Sami Naïr, los hindúes Tagore, Gandhi, Nheru, y un enorme etcétera sin el que el mundo habría resultado empobrecido.

Luego, no se trata del color de la piel, ni de los hábitos alimenticios o de prácticas religiosas sino estricta y llanamente de una cuestión económica y de educación. Por eso, ante el miedo que nos producen, dictamos una serie de reglas como la OMC ha hecho con sus productos agrícolas para favorecer nuestras exportaciones. No así con el petróleo, el gas y las materias primas que hemos convertido en imprescindibles para nuestro modo de vida y de despilfarro. ¿Cómo podría sobrevivir la Unión Europea sin los hidrocarburos, los minerales, la pesca, las maderas, el coltan, la bauxita, el café, té, cacao, soja, y tantas riquezas que hemos mantenido bajo control o mediante testaferros que nos han permitido conservar las riquezas y desprendernos de las obligaciones que teníamos durante el colonialismo?

El borrador francés para endurecer la política europea de inmigración tiene cinco puntos fundamentales. La UE será más estricta en el control de las fronteras. A partir de 2011, se expedirán sólo visados biométricos (con datos fisonómicos del solicitante). También proponen crear un Estado Mayor de Frontex (la policía europea de fronteras). Se desplegarían instrumentos de tecnología moderna en las fronteras, como un registro automático y un sistema de vigilancia interconectado. Se equiparía a las policías de los países limítrofes con la UE para que contengan los flujos migratorios. ¿Quién teme a quién en estos guetos en los que pretendemos encerrarnos?

Los Estados de la Unión Europea renunciarán a las regularizaciones masivas. Los papeles se darán en condiciones excepcionales y caso por caso. Ningún país tomará medidas administrativas o legislativas sin informar al resto. Los Gobiernos favorecerán una inmigración escogida, de carácter profesional: trabajadores mejor formados para los empleos que Europa necesite cubrir. Como hicimos con la selección de esclavos. Para el que pretenda reunirse con su familia se tendrá en cuenta la capacidad de integración (recursos, alojamiento, dominio de la lengua). No recuerdo que a los emigrantes europeos a América, África, Asia y Australia les exigieran esto. Y habrá un muy discutible contrato de integración: para obtener la residencia, los extranjeros además de aprender el idioma, conocerán las identidades nacionales y valores como la igualdad entre sexos, la tolerancia o el respeto a nuestras costumbres.

Los Estados agilizarán las expulsiones, utilizando vuelos de regreso conjuntos. ¿Los esposarán y administrarán fármacos para que no molesten, como se ha hecho en muchas ocasiones? En cinco años, la Unión Europea debe haber aprobado acuerdos de readmisión con los principales países de origen. Las sanciones contra el tráfico de personas serán al menos tan duras como las que combaten el narcotráfico.

Pero nada se dice para que los Estados europeos acaben con el expolio de las riquezas humanas y materiales a las que denominamos ‘recursos’, buenos para ser explotados. Ni de invertir en los países de origen parte de los beneficios obtenidos con sus aportaciones.

* Sobre el Autor:
José Carlos García Fajardo
Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Director del CCS
fajardoccs@solidarios.org.es

Última Actualización: Junio de 2008

Formularios y Modelos de Solicitud para España

Viernes, mayo 9th, 2008

Visas para Espana

 

Por favor presione el formulario que desee para poder verlo en formato de pdf y poder imprimirlo.
(Para ver los Formularios para Estados Unidos, por favor oprima aquí).

Para poder ver los formularios necesita tener el programa Adobe Acrobat Reader 8, el cual puede ser adquirido gratuítamente.

Formatos y Modelos de Solicitud

Contingente 2008

Exposición Internacional Zaragoza 2008

Modalidades de Contratos de Trabajo

Fuente: Ministerio de Trabajo e Inmigración de España

Última actualización: Mayo 2008.

Envíanos Tu Experiencia y Recibe $25 Dólares

Martes, abril 15th, 2008

¿Tuviste un viaje recientemente? Entonces envíanos un relato de lo que viste, tu experiencia, lo que te sorprendió, o del proceso de solicitud de visa, y si publicamos tu experiencia te enviaremos $25 dólares.

Gana 25 dolares

Los escritos enviados deben ser idealmente de 1 página  de largo y no mayor a 2 paginas de largo.

Por favor envíanos tu escrito al correo electrónico info@inmigracionyvisas.com. Asegúrate de incluir toda la información de contacto como nombre completo y número de teléfono.

Si escogemos tu artículo para publicarlo, te llamaremos para informarte y para hacerte llegar los $25 dólares ya sea a tu casa o lugar de trabajo (sin importar el país en el que viva).

Atentamente,
Equipo de InmigracionyVisas.com

Última Actualización: Agosto 14 de 2014



Copyright © 2000-2013 InmigracionyVisas.com - Todos los derechos reservados
Importante Nota Legal
Si desea hacer una pregunta, debe dirigirse al foro de inmigración Haciendo Click Aquí