Archive for the ‘Desempleo’ Category

Canadá Sigue Siendo Una Opción Para Refugiados Latinoamericanos, Pero Cuidado Con Los Riesgos!

Miércoles, mayo 24th, 2017
Canadá Sigue Siendo Una Opción Para Refugiados Latinoamericanos, Pero Cuidado Con Los Riesgos!

Las estadísticas muestran que el número de refugiados en Canadá ha crecido exponencialmente, al grado de que el gobierno ha tomado medidas para evitar que este proceso se salga de las manos.

Sin embargo este recurso sigue siendo una valiosa opción para los indocumentados latinos en Estados Unidos, pero cuidado ya que no es tan fácil como parece, pues se estima que tan solo del 5% al 10% lo obtienen, el Consejero acreditado en Inmigración Canadá y Quebec Jesus Hernandez Limones le cuenta los riesgos, peligros y requisitos para obtenerlo.

Última Actualización: Mayo 24 de 2017
Fuente: YouTube CI Canadá

The Perils of Expedited Removal How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part II

Lunes, mayo 22nd, 2017
The Perils of Expedited Removal How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part II

By Kathryn Shepherd and Royce Bernstein Murray
“I was interviewed by a male asylum officer. He asked me if I wanted to be interviewed by a female officer and I said that I had no preference. At that moment I felt uncomfortable telling the officer that I didn’t want to be interviewed by him. I had been raped in Guatemala and I could not share that entire story with a male officer. But I didn’t feel like I could tell him that I wanted to change officials. If I had a female officer I might have been able to tell her my full story. I felt fear and shame at the interview. I also feared that my husband could find out that I had been raped if I had said it. I can’t tell my husband because he would reject me and blame me. In my culture, if a man does improper things to a woman, most of the time the woman is blamed. My people think that if a man “crossed the line” it is because the woman allowed him to. In the Mam culture, men are the ones who rule and women have to obey their fathers and husbands.”

These are the words of Valeria, a Guatemalan asylum seeker, who described the difficulty she had sharing critical aspects of her claim to the asylum officer during her screening interview. Valeria fled Guatemala with Idalia, her then 7-year-old daughter, after years of extreme physical violence at the hands of Valeria’s father, rape by her ex-partner, and, more recently, a brutal gang rape by members of a transnational criminal organization (TCO).

Valeria and Idalia sought asylum in the United States, but were detained and placed in the expedited removal process. They were required to undergo the credible fear interview process—the first step for asylum seekers in fast-track removal processes—before being released from detention and permitted to continue fighting their case in immigration court. During those weeks in custody, the U.S. government expected Valeria to quickly navigate a complex asylum system in an atmosphere that frequently impedes a fair hearing. Valeria was required to overcome the challenges of speaking a rare language and articulating a traumatic story before she could pursue her claim for asylum in a full merits hearing with an immigration judge.

In years past, Valeria and Idalia might have been given the chance to make their case directly to an immigration judge, providing ample time to seek legal counsel and prepare to tell their stories fully. However, protection for asylum-seeking families like Valeria’s has been more difficult to access since 2014. In response to the dramatic rise in Central American families arriving at the southwest border to seek asylum, the government sought to stem the number of asylum claims by reducing the time and opportunity available to make a claim for asylum. This has been accomplished largely by placing many of these families in remote detention facilities while subjecting them to fast-track deportation processes. These processes involve remarkably complex procedures designed to prevent the unlawful deportation of asylum seekers, yet in practice they create additional barriers for many families.

Given that very few asylum-seeking families speak English, most have experienced significant trauma in their countries or during their journeys north, and they have no right to government-appointed legal counsel, the bureaucratic hurdles can be insurmountable. The added stress of detention, particularly detention of children, further complicates most mothers’ ability to remain focused on presenting a clear case for asylum. Nuanced legal standards applied by government officials asking difficult questions about a family’s worst fears and experiences threaten to transform what is meant to be merely a preliminary screening process into a full-blown, high-stakes asylum interview.

For many families, the physical presence of pro bono legal counsel at family detention facilities has made all the difference in their opportunity to seek asylum. But even for those who successfully navigate the process with the help of legal counsel, the challenges are extraordinary. Identifying and categorizing these challenges not only illustrates the high barriers to accessing the asylum system and immigration court, but also demonstrates why attorneys are an essential part of the process. To understand these interconnected issues, the authors drew from thousands of case files of families detained at the South Texas Family Residential Center in (STFRC) in Dilley, Texas—the country’s largest family detention center—to identify some of those who experienced challenges in their pursuit of protection. Although many of the families whose stories are highlighted in this report were ultimately able to forestall immediate deportation and will have their asylum cases heard by an immigration judge, in all of the cases the presence of legal counsel enabled the families to overcome the multiple challenges they faced. These accounts from women and children provide a window into how these challenges plague all asylum seekers subjected to fast-track deportations while held in detention facilities throughout the country.

U.S. “Expedited Removal” Policy and Asylum Seekers at the Border

Beginning in the spring of 2014, the United States saw a dramatic uptick in arrivals of Central American mothers with children, as well as unaccompanied children, at the southern border in the Rio Grande Valley of Texas. While there is always a confluence of factors that drive a wave of migration at any one time, epidemic levels of violence and impunity in the Northern Triangle of Central America (comprising El Salvador, Guatemala, and Honduras) unmistakably drove these vulnerable groups to flee their countries in search of protection. The murder rates in these countries are among the highest in the world. In 2016, El Salvador was the most violent nation in the Americas, while the murder rates in Honduras and Guatemala were among the five highest in the hemisphere.

Although most victims of murder in these countries are men, there is acute violence against women. In 2012, El Salvador and Guatemala were ranked first and third, respectively, as having the highest murder rates for women in the world. Gang activity is a major cause of the violence that plagues the region. Teenage boys are targeted for gang recruitment under threat of death, while women and girls are forced to become “gang girlfriends” and the “property” of gang members or face a similar fate. These threats are often compounded by rampant domestic violence and threats of political persecution that jeopardize the well-being and stability of many families fleeing the Northern Triangle and parts of the Caribbean.

The migration routes from many countries to the United States are well-trod; for decades asylum seekers and migrants have made the journey to flee civil wars, poverty, and environmental disasters. Many who are fleeing Central America turn to the United States as a strong option for safe haven, given family and community ties. Most who fled in recent years knew full well the risks and perils they would face on the journey—traffickers, cartels, and bandits prey on migrants along the way— but left anyway. The search for safety was a necessity and remaining at home was no longer an option.

When more asylum-seeking families arrived at the U.S.-Mexico border in 2014, the U.S. government quickly ramped up capacity to detain arriving families with the creation of large detention facilities in Artesia, New Mexico (closed in December 2014); Karnes City, Texas; and Dilley, Texas. Prior to this, only a small residential facility in Berks County, Pennsylvania, was in operation. By the spring of 2015, the Department of Homeland Security (DHS) had approximately 3,300 beds and cribs to detain mothers and their minor children, who ranged from newborns to near 18-year-olds.

Most families placed in detention are in a fast-track deportation process called “expedited removal.” A person subject to expedited removal (which, under current U.S. policy, may include those apprehended within 100 miles of a U.S. land border and within 14 days of entry) can be immediately ordered deported by an immigration officer without ever seeing an immigration judge. Those who tell a DHS official that they are afraid to return to their home countries are given screening interviews with an asylum officer to see if they have a credible fear of persecution. If so, they are entitled to a full asylum hearing before an immigration judge. If not, they face swift deportation unless they seek review of the negative determination by an immigration judge, which is generally cursory.

This process, while complex, is supposed to ensure asylum seekers are not unlawfully deported to a country where they could face grave harm or death. In practice, however, U.S. Customs and Border Protection (CBP) officers do not always adequately screen migrants or ask if they fear return to their home countries. At times agents ignore expressions of fear and summarily deport asylum seekers. Less than 20 percent of the people ordered removed ever see an in immigration judge due to CBP’s use of summary removal processes.

Última Actualización: Mayo 22 de 2017
Source: https://www.americanimmigrationcouncil.org

Visa H-2B Para Trabajadores Temporales No Agricultores en Estados Unidos

Viernes, mayo 19th, 2017
Visa H-2B Para Trabajadores Temporales No Agricultores en Estados Unidos

El programa H-2B permite que los empleadores o agentes de empleo estadounidenses que cumplen con ciertos requisitos reglamentarios específicos traigan extranjeros a los Estados Unidos para llenar temporalmente empleos no relacionados con la agricultura.

Un empleador estadounidense, o un agente según se describe en los reglamentos, deben llenar el Formulario I-129, Petición de Trabajador No Inmigrante, a nombre del trabajador prospecto.

¿Quiénes Podrán Cualificar para la Clasificación H-2B?

Para cualificar para la clasificación No Inmigrante H-2B, el peticionario debe demostrar que:

  • No hay suficientes trabajadores estadounidenses que estén capacitados, dispuestos, disponibles y cualificados para realizar el trabajo temporal.
  • Emplear trabajadores H-2B no afectará adversamente los sueldos y las condiciones de trabajo de los trabajadores estadounidenses empleados en tareas similares.
  • La necesidad de servicios o trabajo de los trabajadores prospectos es temporal, sin importar si las funciones del trabajo puedan ser descritas como permanentes. La necesidad del empleador es considerada como temporal si es:
    • Ocurre una sola vez – un peticionario que reclama que la necesidad ocurre una sola vez debe demostrar que:
    • No ha empleado trabajadores para realizar el servicio o trabajo anteriormente, y no necesitará trabajadores para realizar el servicio o trabajo en el futuro
    • Es una situación de empleo que es permanente de alguna otra forma, pero un evento temporal o de corta duración creó la necesidad de un trabajador temporal.
  • Es por temporada un peticionario que reclama una necesidad por temporada debe demostrar que el servicio o trabajo para el cual busca trabajadores es:
    • Tradicionalmente relacionado a la temporada del año por un evento o patrón de eventos
    • De naturaleza recurrente.

Nota: El empleo no es de temporada si el periodo en el que se necesita el servicio o trabajo es:

  • Impredecible
  • Sujeto a cambios
  • Considerado como un periodo de vacaciones de los empleados permanentes del empleador.

 

  • Necesidad por Carga Máxima

Un peticionario que reclame una necesidad por carga máxima debe demostrar que:

  • Emplea de forma regular a trabajadores permanentes para realizar los servicios o en el lugar de empleo
  • Necesita suplementar temporalmente su equipo de trabajo permanente en el lugar de empleo debido a una demanda por temporada o a corto plazo.
  • Los empleados temporales que se unirán al equipo de trabajo no formarán parte de la operación regular del empleador.

 

  • Necesidad Intermitente

Un peticionario que reclame una necesidad de carácter intermitente debe demostrar que:

  • No ha empleado trabajadores permanentes o a tiempo completo para realizar los servicios o trabajo
  • En ocasiones o en forma intermitente necesita trabajadores que realicen ciertos servicios o trabajos durante plazos cortos.

Los peticionarios H-2B también deben proveer una sola certificación laboral válida del Departamento del Trabajo (DOL), o de parte del Departamento del Trabajo de Guam (GUAM DOL, por sus siglas en inglés), si los trabajadores vayan a ser empleados en Guam.

Cantidad Máxima Reglamentaria H-2B

Hay una cantidad máxima reglamentaria, o “tope máximo” en el total de personas que pueden obtener una visa H-2B u obtener la clasificación de No Inmigrante H-2B durante un año fiscal. Actualmente, el Congreso ha establecido la cantidad máxima de visas H-2B en 66,000 por año fiscal, de las cuales 33,000 son para trabajadores que comienzan empleo durante la primera mitad del año fiscal (1 de octubre a 31 de marzo) y 33,000 para trabajadores que comienzan empleo durante la segunda mitad del año fiscal (1 de abril al 30 de septiembre).

Cualquier cantidad de visas de la primera mitad del año fiscal que no se haya utilizado durante ese periodo estará disponible para empleadores que interesen contratar trabajadores H-2B durante la segunda parte de dicho año fiscal. Sin embargo, la porción de visas H-2B que no sea utilizada durante un año fiscal no podrá ser transferida al próximo año.

Para información adicional acerca de la cantidad máxima reglamentaria vigente de Visas H-2B, y acerca de los trabajadores que están exentos de ella, vea la página Cantidad Máxima Reglamentaria para los No Inmigrantes H-2B”.

Proceso del Programa H-2B

  • Primer paso: El peticionario presenta una solicitud de Certificación de Empleo Temporal para Mano de Obra Extranjera del DOL (Certificación Laboral; Foreign Labor Certification). Antes de solicitar la clasificación de Visa H-2B por parte de USCIS, el peticionario debe solicitar y recibir la Certificación de Empleo Temporal de parte del Departamento del Trabajo de Estados Unidos (DOL, por sus siglas en inglés), o del Guam DOL si el empleo será en Guam.* Para información adicional acerca de los requisitos y procesos de la Certificación de Empleo Temporal para mano de obra extranjera, vea las páginas “Certificación de Empleo Extranjero, Departamento del Trabajo” y “Certificación de Empleo Extranjero del Departamento del Trabajo de Guam”.
  • Segundo paso: El peticionario presenta un Formulario I-129 ante USCIS. Luego de recibir la Certificación de Empleo Temporal para empleo de H-2B por parte del DOL o del Guam DOL (si corresponde), el peticionario debe presentar el Formulario I-129 con USCIS. Con limitadas excepciones, el empleador debe presentar la Certificación de Empleo Temporal junto con el Formulario I-129. (Vea las instrucciones del Formulario I-129 para requisitos adicionales de presentación).
  • Tercer paso: Los trabajadores prospecto que estén fuera de los Estados Unidos deben solicitar visa y/o admisión. Luego que USCIS aprueba el Formulario I-129, los trabajadores H-2B prospecto que están fuera de los Estados Unidos deben:
    • Solicitar una visa H-2B con el Departamento de Estado (DOS, por sus siglas en inglés) en una Embajada o Consulado estadounidense en el extranjero y luego solicitar admisión a los Estados Unidos con el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) en un puerto de entrada de Estados Unidos
    • Buscar la admisión a los Estados Unidos en la clasificación H-2B directamente con CBP en un puerto de entrada estadounidense.

Nota: Si usted es un peticionario que solicita uno o más músicos canadienses para ser empleados dentro de un radio de 50 millas de la frontera de Estados Unidos y Canadá durante 30 días o menos, usted puede omitir el paso 1 del proceso de solicitud de Visa H-2B.

Programa de Trabajadores H-2B que Regresan

El programa de “trabajadores H-2B que regresan” caducó el 30 de septiembre de 2016. Debido a que el Congreso no ha reautorizado este programa, USCIS urge a los empleadores a dejar de identificar los trabajadores que regresan en las peticiones para el año fiscal 2017.

Aunque usted haya presentado una petición para el año fiscal 2017 en la que identifica trabajadores que regresan, USCIS considerará dichas peticiones de empleados como sujetas a la cantidad máxima reglamentaria del año fiscal 2017.

Lista de Países Elegibles para Visas H-2B

Excepto como se indica a continuación, las peticiones H-2B sólo pueden ser aprobadas para los ciudadanos de los de los países designados por el Secretario dnel Departamento de Seguridad Nacional en acuerdo con el Secretario de Estado como elegibles para participar en el programa H-2B.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) publica la lista de los países elegibles para visas H-2A y H-2B en el Registro Federal. La designación de los países elegibles es válida por un año a partir de su publicación.

Efectivo el 18 de enero de 2017, los nacionales de los siguientes países son elegibles para participar en el programa H-2B:

Andorra, Argentina, Australia, Austria, Alemania, Barbados, Bélgica, Belice, Brasil, Brunéi, Bulgaria, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Croacia, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Etiopía, Filipinas, Finlandia, Fiyi, Francia, Grecia, Granada, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, Irlanda, Islandia, Islas Salomón, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Kiribati, Letonia, Lituania, Liechtenstein, Luxemburgo, Macedonia, Madagascar, Malta, Moldavia*, México, Mónaco, Montenegro, Nauru, Nicaragua, Noruega, Nueva Zelanda, Panamá, Países Bajos, Papúa Nueva Guinea, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumania, Samoa, San Marino, San Vicente y las Granadinas, Serbia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Taiwán**, Tailandia, Timor Oriental, Tonga, Turquía, Tuvalu, Ucrania, Uruguay, Vanuatu.

* Respecto a las referencias a “país” y “países” hechas en este documento, debe tener en cuenta que la Ley de Relaciones de Taiwán de 1979, Ley Pública 96-8, Sección 4(b)(1), establece que “cuando las leyes de los Estados Unidos se refieran o hagan referencia a países, naciones, estados, gobiernos extranjeros o entidades similares, dichos términos deben incluir y tales leyes deben aplicar a Taiwán”. 22 U.S.C.§ 3303(b)(1).

De acuerdo a esto, todas las referencias a “país” o “países” hechas en las reglamentaciones que rigen si los nacionales de un país son elegibles a participar en el programa H-2, se invocan la 8 CFR214.2(h)(5)(i)(F)(1)(i) y 8 CFR 214.2(h)(6)(i)(E)(1) para incluir a Taiwán. Esto es consistente con la política Estados Unidos-China, bajo la cual Estados Unidos mantiene relaciones no oficiales con Taiwán desde 1979.

Un nacional de un país que no está en la lista puede ser el beneficiario de una petición aprobada de Visa H-2B sólo si el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional determina que es en el interés de Estados Unidos que dicha persona sea beneficiario de tal petición. (Vea 8 CFR 214.2 (h)(2)(iii) y 8 CFR 214.2(h)(6)(i)(E)(2) para requisitos de evidencia adicionales.

El secretario de Seguridad Nacional puede considerar añadir un país a la lista de Países Elegibles después de recibir una recomendación del DOS o una carta de petición por escrito de un gobierno extranjero que no está en la lista, un empleador que desee contratar nacionales de un país que no está en la lista en estatus H-2B, u otro grupo o grupos de interés. Al designar un país para que sea incluido en la lista, el secretario de Seguridad Nacional, en acuerdo con el secretario de Estado, tomará en cuenta factores tales como, pero no limitados a:

  • La cooperación del país al expedir documentos de visa para ciudadanos, nacionales o residentes de dicho país que están sujetos a una orden final de remoción
  • La cantidad de órdenes finales y órdenes que no se han concretado (que significa que están completas pero aún no se han implementado) de remoción en contra de ciudadanos, sujetos, nacionales y residentes de dicho país
  • La cantidad de órdenes de remoción expedidas y concretadas en contra de ciudadanos, sujetos, nacionales y residentes de dicho país.
  • Otros factores que pudieran ser de interés para los Estados Unidos (Vea 8 CFT 214.2(h)(5)(i)(F)(1)(i) y 8 CFR 214.2(h)(6)(i)(E)(1)).

Si usted desea que DHS considere agregar un país a la Lista de Países Elegibles, envíe una carta por escrito a la Oficina de Políticas de DHS o a una embajada o consulado de DOS. Las listas de países son válidas por un año. DHS puede añadir un país a la Lista de Países Elegibles en cualquier momento si el secretario de Seguridad Nacional determina que ese país es elegible.

Nota: Si usted solicita trabajadores H-2B procedentes de países tanto elegibles como no elegibles, USCIS sugiere que usted presente dos peticiones por separado. Presentar una petición para trabajadores procedentes de países elegibles y una petición para trabajadores procedentes de países no elegibles podría ayudar a reducir retrasos en el trámite de sus peticiones de trabajadores H-2B.

Periodo de Estadía

A modo general, USCIS puede otorgar clasificaciones H-2B para el plazo autorizado en la Certificación de Empleo Temporal. La clasificación H-2B puede ser extendida para los empleos cualificados en plazos de hasta un año cada uno. Cada solicitud de extensión de plazo debe estar acompañada de una Certificación de Empleo Temporal válida y nueva. El periodo de estadía máximo en la clasificación H-2B es de 3 años.

Una persona que haya tenido el estatus de No Inmigrante H-2B durante un total de 3 años debe salir de los Estados Unidos por un periodo ininterrumpido de 3 meses antes de solicitar readmisión como No Inmigrante H-2B. En adición, el tiempo previo utilizado en una clasificación H o L cuenta hacia el periodo total de H-2B.

Excepción: Ciertos periodos que el trabajador H-2B pasa fuera de los Estados Unidos pueden ‘interrumpir’ la estadía autorizada y no cuentan hacia el límite de 3 años. Para información adicional, vea “Cómo Calcular una Interrupción de Estadía para las Clasificaciones H-2B”.

Familiares de los Trabajadores H-2B

Cualquier cónyuge o hijo(a) soltero(a) menor de 21 años de un trabajador H-2B puede solicitar admisión en la clasificación No Inmigrante H-34. Los familiares no son elegibles para empleo en los Estados Unidos mientras están en un estatus H-4B.

Notificaciones a USCIS Relacionadas con el Empleo

Los peticionarios de los trabajadores H-2B deben notificar a USCIS dentro del plazo de 2 días laborales si alguna de las siguientes situaciones ocurre:

  • Incomparecencia: El trabajador H-2B no se reporta a trabajar dentro de los 4 días siguientes a:
    • La fecha de comienzo de empleo que aparece en la petición H-2B;
    • La fecha de comienzo determinada por empleador.
  • Deserción: El trabajador H-2B abandona sin notificación y no se reporta al trabajo por un periodo de 5 días laborables consecutivos sin el consentimiento del empleador.
  • Despido: El trabajador H-2B es despedido previo a que complete el trabajo o los servicios los que fue contratado.
  • Terminación Temprana: El trabajador H-2B finaliza el trabajo o los servicios para los que fue contratado más de 30 días antes de la fecha indicada en la petición H-2B.

Los peticionarios deben incluir la siguiente información en la notificación relacionada con el empleo:

  • La razón para la notificación (por ejemplo, explique si trabajador no compareció, desertó, fue despedido o tuvo una terminación temprana)
  • La razón para la notificación tardía y evidencia de causa justa, si corresponde;
  • El número de recibo de USCIS de la petición H-2B aprobada
  • La información del peticionario, que incluya:
    • Nombre
    • Dirección
    • Número telefónico
    • Número de Identificación del Empleador (EIN, por sus siglas en inglés)
  • La información del empleador (si es diferente a la del peticionario):
    • Nombre
    • Dirección
    • Número telefónico
  • La información del trabajador H-2B:
  • Nombre completo
  • Fecha de nacimiento
  • Lugar de nacimiento
  • Última dirección física y teléfono conocido

Además, para ayudar a USCIS a identificar un trabajador H-2B, presente lo siguiente para cada trabajador H-2B, si está disponible:

  • Número de Seguro Social
  • Número de Visa

Nota: USCIS se remite a la definición del DOL para “días laborables”. De acuerdo a la Ley de Prácticas Justas en el Empleo (FLSA, por sus siglas en inglés), a modo general esto significa el periodo de cualquier día particular cuando el empleado comienza y termina sus “actividades principales”.

¿Cómo Notificar a USCIS?

Envíe su notificación a través de correo electrónico o correo postal al Centro de Servicio que aprobó su petición I-129. Se le recomienda, aunque no es requerido, que notifique a través de correo electrónico para asegurar una notificación oportuna.

Centro de Servicio de California

Por correo electrónico: CSC-X.H-2BAbs@dhs.gov
Por correo postal:
California Service Center
Attn: Div X/BCU ACD
P.O. Box 30050
Laguna Niguel, CA 92607–3004

Centro de Servicio de Vermont

Por correo electrónico: VSC.H2BABS@dhs.gov
Por correo postal:
Vermont Service Center
Attn: BCU ACD
63 Lower Welden St.
St. Albans, VT 05479

Notificaciones a USCIS Relacionadas con Honorarios

Está prohibido que un peticionario, agente, facilitador, reclutador o servicio de empleo similar cobre en cualquier momento a un trabajador H-2B extranjero un honorario por colocación de empleo u otra compensación (ya sea directa o indirecta) como condición para concederle el empleo.

Los peticionarios pueden evitar la denegación o revocación de sus peticiones H-2B si notifican a USCIS que obtuvieron información relacionada a un pago que realizara el beneficiario (o acuerdo de pago) de una tarifa prohibida o compensación a cualquier agente, facilitador, reclutador o servicio de colocación de empleo similar sólo luego de que presentaron su petición H-2B. No obstante, ésta excepción limitada no aplica cuando un peticionario conocía o debió haber conocido al momento de la presentación de su petición de visa H-2B que el posible trabajador había pagado (o acordado pagar) tales honorarios relacionados con la contratación a cualquiera de dichas personas o entidades.

Los peticionarios deben notificar a USCIS del pago o acuerdo de pago de un trabajador H-2B de honorarios prohibidos hecho a un agente, reclutador, facilitador, o servicio de colocación de empleo similar dentro de los 2 días laborables de advenir en conocimiento de tal pago o acuerdo de pago.

Los peticionarios deben incluir la siguiente información en la notificación relacionada con honorarios:

  • La razón para la notificación;
  • El número de recibo de USCIS de la petición H-2B aprobada
  • La información del peticionario:
    • Nombre
    • Dirección
    • Número telefónico
    • Número de Identificación del Empleador (EIN, por sus siglas en inglés)

     

  • La información del empleador (si es diferente a la del peticionario):
    • Nombre
    • Dirección
    • Número telefónico

     

  • Información acerca del agente, reclutador, facilitador o servicio de colocación de empleo al que el beneficiario pago o acordó pagar los honorarios prohibidos:
    • Nombre
    • Dirección
  • ¿Cómo Notifica a USCIS?
      Envíe la notificación a través de correo electrónico o correo postal al Centro de Servicio que aprobó su petición I-129. Se le recomienda, aunque no es requerido, que notifique a través de correo electrónico para asegurar una notificación oportuna.

Centro de Servicio de California

    Por correo electrónico:

CSC.H2BFee@dhs.gov

    Por correo postal:

California Service Center

    Attn: H-2B Fee
    P.O. Box 10695
    Laguna Niguel, CA 92607–1095

Centro de Servicio de Vermont

    Por correo electrónico:

VSC.H2BPROPLACEMENT@dhs.gov

    Por correo postal:

Vermont Service Center

    Attn: BCU ACD
    75 Lower Welden St.
    St. Albans, VT 05479

Última Actualización: Mayo 19 de 2017
Fuente: El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS)

ONU: 245 Refugiados Mueren Frente A La Costa De Libia

Lunes, mayo 15th, 2017
ONU: 245 Refugiados Mueren Frente A La Costa De Libia

La Organización de las Naciones Unidas informa que 245 refugiados murieron el fin de semana en dos naufragios frente a la costa de Libia. Hasta ahora, más de 1.300 personas han muerto este año al intentar cruzar el mar Mediterráneo desde Libia, en África, hasta Europa.

El miércoles, la guardia costera libia interceptó a casi 500 refugiados que iban amontonados en un barco de madera y los hizo regresar a Trípoli, la capital de Libia. Los refugiados intentaban llegar a un barco operado por la ONGeuropea SeaWatch. Una de las refugiadas había huido de la violencia en Siria.

Una refugiada siria expresó:

“He estado tratando de emigrar a Europa durante los últimos seis meses para reunirme con mis hijos. Dejé la guerra en Siria y me fui a Jordania, donde no obtuve ningún beneficio, ya que sigue siendo un país árabe.

Luego fui a Líbano, donde no fui aceptada. En Egipto me sucedió lo mismo, y en Sudán, lo mismo. Entonces fui a Libia, que también estaba en una guerra similar a la de Siria.

Ahora estoy tratando de ir a Europa, por mis hijos, porque [Europa] respeta los derechos humanos. Los árabes no tienen derechos humanos. No tienen más humanidad”.

Última Actualización: Mayo 15 de 2017
Fuente: www.democracynow.org/

Programa ‘Corazón de Plata’ de Zacatecas, Continúa Uniendo Familias

Viernes, mayo 12th, 2017
Programa ‘Corazón de Plata’ de Zacatecas, Continúa Uniendo Familias

El programa “Corazón de Plata” de Zacatecas continua uniendo familias este año entrega visas de 10 años a mayores de sesenta años para que visiten a familiares legalmente en Estados Unidos que hace muchos años no ven.

Ejemplo de ello es María de Jesús Gómez y José Saucedo Robledo que a sus 82 y 88 años, expresaron su gratitud, porque a través de este programa obtuvieron la visa y podrán volver a ver a sus hijos (2 hombres y 1 mujer) y conocerán a sus nietos y bisnietos, a quienes sólo han visto en fotografías.

 

Manuela García Vega nunca ha salido más allá del municipio de Nieves, su casa y ahora podrá ir a Estados Unidos con una visa para encontrarse con sus 2 de sus hijos a quienes tiene 18 años sin ver.

“Estoy muy emocionada porque voy a poder abrazar a mis hijos como mis bebés, no es lo mismo que escucharlos por teléfono o verlos por la computadora”, afirma.

Doña Manuela duró un año tratando de tramitar su visa y al fin ahora pudieron lograrlo gracias al programa “Corazón de Plata” que echó a andar el Gobierno del Estado desde el sexenio anterior y el cual tiene la finalidad de unir a las familias que tienen muchos años sin verse para que puedan convivir en Estados Unidos durante 30 días.

 

Última Actualización: Mayo 12 de 2017
Fuente: YouTube Noticieros Televisa. y YouTube Central Virtual de Noticias.

Cómo Obtener un Permiso de Trabajo en Canadá

Sábado, mayo 6th, 2017
 Cómo Obtener un Permiso de Trabajo en Canadá

Compartimos el vídeo del canal de Youtube CI Canadá donde el Consultor y consejero en inmigración, Jesús Hernández Limones, explica cómo funciona un permiso de trabajo en Canadá, cómo obtenerlo y cuáles son los derechos y garantías especiales que otorga un documento que autoriza trabajar en territorio canadiense..

Última Actualización: Mayo 06 de 2017
Fuente: CI Canadá

Marchas, Protestas y Detenidos en el Día Internacional del Trabajo

Miércoles, mayo 3rd, 2017
 Marchas, Protestas y Detenidos en el Día Internacional del Trabajo

Millones de trabajadores se manifestaron el lunes por las Fiestas de Mayo, fecha también conocida como el Día Internacional de los Trabajadores. Los lugares donde se celebraron protestas en torno a esa conmemoración incluyeron Francia, Kenia, Indonesia, Corea del Sur, Rusia y Turquía, donde más de 70 personas fueron arrestadas en la capital, Estambul.

En California, Estados Unidos, decenas de miles de personas marcharon en el Área de la Bahía de San Francisco, mientras los trabajadores inmigrantes se negaron a ir a trabajar y los estudiantes abandonaron sus salones de clase.

Las marchas de este año en EE.UU. fueron lideradas por trabajadores inmigrantes y sus simpatizantes, y para muchos fueron similares a las multitudinarias marchas del Día del Trabajador del año 2006, cuando millones de inmigrantes salieron a las calles a protestar en todo el país. Escuchamos algunas de las voces destacadas de quienes participaron en las protestas del Día del Trabajador de este año en Nueva York, entre quienes estaban los trabajadores en huelga de la empresa B&H Photo Video.

 

ARMANDO GIRÓN: Mi nombre es Armando Girón y he trabajado en B&H por nueve años. Y ahora estamos bien preocupados porque la compañía se quiere mudar para Nueva Jersey y la mayoría de todos los compañeros vivimos aquí en Nueva York, vivimos aquí en el Bronx, Queens y Brooklyn.

RAMÓN SERRANO: Nosotros estamos luchando aquí para ver si [la compañía] no se muda a Nueva Jersey porque somos trescientos y pico empleados que estamos trabajando ahí y nos vamos a quedar en la calle. Entonces, se mudaron a un sitio demasiado lejos que no hay transporte.

ANGELINA CÁCERES: Mi nombre es Angelina Cáceres, y trabajo para la cooperativa de Golden Steps, un grupo que está formado por mujeres inmigrantes, tratamos de sacar adelante este negocio y al mismo tiempo tratamos de ayudar a la economía de éste país. Somos actualmente catorce personas y proveemos servicios de cuidado a las personas mayores, pero al mismo tiempo somos cuidadoras y las dueñas del negocio. Nosotras somos un grupo de mujeres luchando para salir adelante, para sacar adelante a nuestras familias.

ALEJANDRO OLIVARES: Mi nombre es Alejandro Olivares, mi organización es Brandworkers. Yo quiero mandarle un mensaje al presidente Donald Trump: nosotros venimos a trabajar, somos personas de bien y no como él dice, que somos criminales. La verdad, yo pienso que esto no es cierto. Los inmigrantes han levantado este país con su trabajo y esfuerzo. Ojalá cambie su administración porque es injusto para nosotros, todos los inmigrantes.

NÉMESIS IRIZARRY: Mi nombre es Némesis Irizarry y vengo de Puerto Rico, estamos hoy aquí porque hay un paro nacional ocurriendo ahora en la isla, luchando para que haya una auditoría de la deuda ilegal que hay ahora en la isla. El gobierno básicamente quiere cobrar la deuda de los estudiantes, del hombre trabajador, de la clase media baja, quieren retirar planes de retiro, y todo tipo de cosas así. Quieren cobrar la deuda de los que no hicieron que la deuda pasara.

En Texas fueron arrestadas dos docenas de personas, entre ellas el concejal de la ciudad de Austin Gregorio Casar, luego de una sentada de ocho horas frente a la oficina del gobernador del estado, Greg Abbot, como protesta en contra del proyecto de ley antiinmigración conocido como SB 4. Estas son las palabras de Julie Ann Nitsch.

Julie Ann Nitsch afirmó: “Soy la quinta generación de texanos y mi familia sirvió a este país por mucho tiempo. No servimos a este país ni vinimos a él huyendo de la persecución para vivir en un país donde la gente es detenida, arrestada y agredida por el color de su piel.

El proyecto SB 4 es desagradable, es racista. Todos los oficiales de la policía están en contra. La única razón por la cual estos políticos presionan a favor del proyecto es para poder obtener dinero de un electorado racista y radical, y hay que detenerlos”.

En muchas ciudades y zonas rurales, algunos inmigrantes organizaron una huelga laboral de un día, como por ejemplo en Homestead, Florida, donde los trabajadores rurales se negaron a trabajar y marcharon al ayuntamiento.

Las protestas del lunes encabezadas por los inmigrantes se producen al tiempo que datos recientemente divulgados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) muestran que casi la mitad de los 675 inmigrantes arrestados en redadas del ICE en febrero habían cometido faltas mínimas de tránsito o bien no tenían ningún antecedente penal.

Última Actualización: Mayo 03 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

Venezolanos Deben Tramitar Tarjeta de Movilidad Fronteriza para Ingresar a Municipios Colombianos

Martes, mayo 2nd, 2017
 Venezolanos Deben Tramitar Tarjeta de Movilidad Fronteriza para Ingresar a Municipios Colombianos

Desde el 1 de mayo, los ciudadanos venezolanos, residentes en zonas de frontera, que deseen ingresar a los municipios colombianos limítrofes con éste país, obligatoriamente deberán presentar en los filtros migratorios la Constancia del Pre-Registro de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, expedida por Migración Colombia. Quienes no la tengan deberán presentar su pasaporte vigente o de lo contrario no podrán ingresar a territorio colombiano.

Asegura Christian Krüger Sarmiento, Director General de Migración Colombia, esta medida que se toma con el ánimo de facilitar la movilidad y de continuar garantizando una frontera segura y ordenada, permitirá tener un mayor control de quiénes pasan y cuántas veces lo hacen.

Cualquier venezolano podrá hacer el pre-registro en la página web de Migración Colombia de manera gratuita www.migracioncolombia.gov.co. A vuelta de correo recibirá un comprobante que tendrá una validez de 6 meses y el cual deberá imprimir y plastificar; con este comprobante se le permitirá ingresar a Colombia temporalmente para movilizarse por ciertos municipios limítrofes establecidos.

Entre tanto Migración Colombia revisará la información de los pre-registrados para garantizar que se trate de personas que viven en zona de frontera venezolana y que efectivamente necesitan movilizarse con frecuencia a nuestro país. La Tarjeta de Movilidad Fronteriza definitiva solo le será entregada a las personas que reúnan los requisitos establecidos para obtenerla.

Según la Subdirección de Control Migratorio, ya hay pre-registrados un poco más de 40 mil ciudadanos venezolanos han realizado el pre-registro. Se espera que en los próximos días las personas que así lo requieran, se registren.

REQUISITOS PARA TRAMITAR LA TARJETA

Los interesados en tramitar la Tarjeta de Movilidad Fronteriza deberán ingresar a la página www.migracioncolombia.gov.co y allí encontrarán un botón que los llevará al formulario de pre-registro.
Deberan diligenciar sus datos y adjuntar copia de su cédula de ciudadanía (o partida de nacimiento para los menores de edad), registro electoral y algún soporte, con vigencia no mayor a dos meses, que demuestre que reside en la zona fronteriza (una constancia de residencia expedida por una autoridad o entidad local, algún recibo de impuesto predial, o de servicios públicos), certificado de vinculación laboral o de escolaridad según sea el caso, entre otros.

El Pre-Registro no garantiza la expedición de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF), la cual costará cerca de 20 mil pesos y estará sujeta a la validación de la información entregada por el ciudadano extranjero al momento de realizar su inscripción.

POR DÓNDE PODRÁN MOLVILIZARSE

Es importante tener en cuenta que la Tarjeta de Movilidad Fronteriza sólo sirve para hacer el tránsito a través de los Puestos de Control Migratorio autorizados por Migración Colombia. Esta solo permite entrar hasta cierto punto del país; los venezolanos que quieran pasar al interior del país u otros departamentos deberán ingresar con pasaporte vigente debidamente sellado.

Esta tarjeta permite movilizarse por:

  • La Guajira: Riohacha, Maicao, Manaure, Uribia y Albania
  • Norte de Santander: Cúcuta, Villa del Rosario, San Cayetano, Los Patios, Puerto Santander y el Zulia
  • Arauca: Arauca, Arauquita, y Puerto Contreras
  • Vichada: Puerto Carreño
  • Guainía: Inírida

La tarjeta la podrán tramitar quienes demuestren que viven en:

  • Amazonas: Puerto Ayacucho y San Fernando de Atabapo
  • Apure: El Amparo, La Victoria y Puerto Páez
  • Bolívar: Puerto Nuevo (El Burro)
  • Táchira: Ayacucho, Bolívar, Cárdenas, Córdoba, García de Hevia, Independencia, Junín, Libertad, Lobatadera, Pedro María Ureña, San Cristobal, Rafael Urdaneta y Torbes
  • Zulia: Mara, Páez, Catatumbo y Jesús María Semprún

 

REEMPLAZA

Este documento reemplazará a la actual Tarjeta Migratoria de Tránsito Fronterizo. La idea es contar de ahora en adelante con un documento de lectura mecánica que permita leer la información encriptada del portador, y esto no podía hacerse con la anterior tarjeta.

En resumidas cuentas, a partir del 1 de mayo los ciudadanos venezolanos sólo podrán ingresar a Colombia con su Constancia de Pre-Registro, su Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) si ya le fue entregada, o bien con su pasaporte vigente debidamente sellado

Puede realizar el pre-registro Pre-Registro de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza Aqui

Última Actualización: Mayo 02 de 2017
Fuente: http://www.migracioncolombia.gov.co/

Los Niños Que Cruzan La Frontera Viven “Una Pesadilla Llena De Horrores Reales”

Lunes, mayo 1st, 2017
 Los Niños Que Cruzan La Frontera Viven

Mientras el presidente Trump sostiene su promesa de aplicar mano dura contra la inmigración y contra los inmigrantes, la escritora Valeria Luiselli nacida en México y una de las jóvenes escritoras mexicanas más aclamadas del momento

Su autora es la escritora Valeria Luiselli nacida en México y una de las jóvenes escritoras mexicanas más aclamadas del momento. Acaba de trabajar como intérprete voluntaria para decenas de menores centroamericanos migrantes que están en Estados Unidos, tras haber arriesgado sus vidas en el cruce de México en busca de refugio.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now!, democracynow.org, soy Amy Goodman. Pasamos ahora a comentar un libro que ha sido publicado recientemente, calificado por la revista ´The Texas Observer´ como la primera lectura imprescindible en la era Trump. El libro se titula Los niños perdidos: un ensayo en 40 preguntas, de la escritora mexicana Valeria Luiselli, una de las más reconocidas entre la generación de escritores jóvenes mexicanos.

Recientemente se desempeñó en Estados Unidos como intérprete voluntaria para docenas de niños migrantes procedentes de América Central que arriesgaron sus vidas cruzando México en busca de refugio en Estados Unidos. El libro comienza con la primera pregunta que Luiselli debe dirigir a cada niño al que ayuda en los tribunales de inmigración: ¿Por qué viniste a Estados Unidos? El libro ha sido publicado al mismo tiempo que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha prometido impulsar medidas severas contra los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Valeria Luiselli, estamos muy contentos de que esté con nosotros. Empecemos por el título del libro en su edición en inglés: “Dime cómo acaba”. ¿Por qué tituló así su libro?

VALERIA LUISELLI: Bueno, mi hija de ahora siete años, pero que tenía cinco cuando empezó la crisis, me pregunta a menudo: “Dime cómo acaba esta historia”. Entonces, su pregunta es de alguna manera el leitmotiv que regresa siempre en el libro para recordarme a mí y recordar también al lector que realmente no hay un final, que la historia no acaba, la historia sigue y sigue. Y todos esperamos que algún día acabe bien, pero ahora no se ve claro ese final.

AMY GOODMAN: Cuéntenos cómo comienza la historia de estos niños. Se encuentran en un tribunal de inmigración y usted les pregunta por qué vinieron a Estados Unidos.

VALERIA LUISELLI: Sí, bueno, ahí empieza la batalla legal que tiene que enfrentar los niños. Antes de esa batalla legal, por supuesto, está el proceso mismo del viaje, que es no solo difícil, sino realmente traumático: una pesadilla llena de horrores reales y de amenazas que se transforman en agresiones en la mayoría de los casos. Después está la llegada a la frontera, a través de la cual cruzan los niños para entregarse a las patrullas fronterizas, a migración, sabiendo que los niños rara vez pueden cruzar solos el desierto. Son las patrullas fronterizas quienes los reciben. Allí tienen una entrevista, los meten a lo que se conoce comúnmente como “la hielera”, que es un cuarto a temperaturas frígidas donde los niños reciben un trato francamente vergonzante. Después del tiempo que pasan ahí son llevados a un albergue donde pueden ya tener un contacto más constante con sus familiares –si es que tienen familiares en Estados Unidos–, hasta que por fin puedan llegar a casa de sus familiares. A esa casa llega el primer citatorio, los cita la corte de migración. En esa primera cita que tienen con un juez, llegan a la corte y en ella hay organizaciones civiles esperando a los niños que llegan a su cita para cacharlos de algún modo y decirles: “Nosotros podemos ayudarlos, podemos conseguirles abogados que trabajen pro bono, de modo gratuito para ustedes”. Para ello se hace una entrevista, una entrevista basada en una serie de preguntas. Yo usaba un cuestionario de 40 preguntas, pero el cuestionario va cambiando. En ese cuestionario básicamente recogemos la historia de los niños para armar un caso que después un abogado pueda decidir, tomar y representar para conseguirle al niño algún tipo de alivio migratorio.

AMY GOODMAN: ¿Qué edades tienen estos niños?

VALERIA LUISELLI: Los niños son de todas edades. Yo he entrevistado a niñas de cinco, seis, siete años, en la corte. Yo nunca he visto a ningún bebé en la corte, pero sé que algunas personas con las que he trabajado me han contado que han tenido que representar a niños de dos años, niños que todavía no están en edad de hablar siquiera. La gran mayoría son niños adolescentes, varones adolescentes. No sé si es porque son los que más sobreviven al viaje. Yo creo que es una mezcla de dos factores: que son, digamos, los más fuertes para sobrevivir a las atrocidades del viaje, pero también son los niños en la franja de edad más vulnerable a ser reclutados por las gangas o las pandillas, por lo que son los que más tienen que huir.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasa con la niñas y los adolescentes? ¿Qué pasa con ellas? Usted incluye algunas estadísticas horribles en su libro.

VALERIA LUISELLI: Pues sí, la gran mayoría de las mujeres, niñas o adolescentes, que hacen el viaje a Estados Unidos son violadas en algún momento del viaje. La estadística es efectivamente un horror: 8 de cada 10 mujeres y niñas son violadas a lo largo de su viaje a través de México, a través de las fronteras centroamericanas que tengan que cruzar: si vienen de Honduras o de El Salvador; si vienen de Guatemala, solo digamos la frontera de México, y luego a través de México y Estados Unidos. Y cuando no son violadas, muchas veces sufren otro tipo de abusos y horrores. La gran mayoría de los niños que llega a Estados Unidos llega en un estado de trauma.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasa con ellos después? ¿Qué ocurre en los tribunales? ¿Quién toma las decisiones?

VALERIA LUISELLI: Bueno, después de lo que yo relataba hace rato, –después de la estancia en la hielera, el paso al albergue, la llegada por fin a casa de algún familiar–, cuando empieza por fin el proceso legal contra ellos, básicamente tienen veintiún días para encontrar un abogado que los defienda de una orden de deportación. En esos veintiún días tienen que encontrar una escuela que los acepte. Para que sean candidatos a cualquier tipo de ayuda migratoria tienen que demostrar que están en una escuela, por ejemplo. Entonces, ahí hay otro nivel de dificultad porque muchas escuelas en zonas del país a las que han llegado un número mayor de estos niños, esas escuelas de esas zonas han tratado muchas veces de cerrar sus puertas a los niños. De hecho, hubo varios escándalos graves este año en escuelas de Long Island –donde yo trabajo, por cierto–, porque las escuelas no estaban admitiendo niños y estaban ilegalmente diciendo a los padres de esos niños que necesitaban papeles, lo cual no es cierto. Ningún niño necesita en ese estado demostrar papeles ni nacionalidad ni mucho menos, para tener el derecho básico a una educación. Entonces, los niños tienen que demostrar que están en la escuela, y tienen que básicamente armar un caso, en donde su historia y los horrores de los cuales huyen justifique la necesidad y la urgencia del asilo o de alguna otra forma de alivio migratorio. Es una paradoja extraña que el que entrevista a los niños de alguna manera necesita escuchar lo peor posible para saber que ese niño tiene el derecho a armar un caso.

AMY GOODMAN: ¿Con qué frecuencia son rechazados? ¿Con qué frecuencia son aceptados?

VALERIA LUISELLI: Mira, los números que se van recogiendo, o que se han recogido en estos años, indican que los niños que consiguen abogado tienen casi un 100% de probabilidad de poder quedarse. Es decir, lo más importante es poder conseguir un abogado. Por eso, el trabajo de las organizaciones civiles es tan importante, y el apoyo ciudadano a esas organizaciones es tan importante, porque mientras más apoyemos a las organizaciones, ya sea a través de donaciones, a través de voluntariados, más aumentamos la probabilidad de que haya abogados que decidan adoptar casos de niños y que esos niños entonces consigan quedarse. Pero si un niño no consigue un abogado, su probabilidad de poder quedarse aquí es muy, muy baja. No hay números claros sobre cuántos de los niños que han llegado se han podido quedar y cuántos no. Yo he leído reportes que dicen cosas muy distintas, pero lo que está claro es lo que estoy diciendo sobre los abogados. Los únicos niños que son deportados inmediatamente, en las primeras 24 o 48 horas, son los niños mexicanos. Los niños mexicanos no tienen derecho ni siquiera a defender su caso en una corte.

AMY GOODMAN: Usted comenta que a algunos niños se les niega el ingreso en la escuela, que se les dice que necesitan papeles para ello. ¿Ha intervenido usted alguna vez? ¿Quién interviene? Y, ¿con qué frecuencia se consigue que esos niños puedan ir a la escuela?

VALERIA LUISELLI: En el condado de Nassau, [estado de Nueva York] hubo un escándalo público hace unos años, porque las escuelas del condado de Nassau estaban haciendo eso. Pero personas –yo me imagino, del Departamento de Educación–, intervinieron en esas escuelas, hubo presencia de los medios denunciando la situación y ahora, supuestamente, las escuelas están abriendo sus puertas a todos los niños. Pero es relativamente incierto. Es decir, por ejemplo Manu, que fue el primer niño que yo entrevisté en la corte, y un niño con el que todavía tengo una relación cotidiana porque sigo traduciendo para él en su caso con sus abogados, y además es uno de los miembros jóvenes de la organización que tenemos en la Universidad Hofstra´The Teenage Immigrant Integration Association´, él por ejemplo, tuvo que salir de Hempstead High School, porque lo estaban acosando miembros de un gang. Y entonces, trató de meterse a una escuela en Long Beach, en donde no lo aceptaron, le dijeron que necesitaba tomar clases de inglés primero, y entonces se metió a clases de inglés. Luego, yo llamaba a la escuela Long Beach periódicamente, para decirles: “Os tienen que aceptar. Es decir, no pueden simplemente no aceptar, no es legal no aceptar a un niño”, y nunca nadie me hizo caso en el instituto de secundaria de Long Beach. Luego, lo intentamos su tía y yo en varias escuelas. Ella no habla inglés, entonces, digamos que ella conseguía datos de una escuela que los interesaba y yo hacía la llamada y llamamos a varias escuelas en Long Island, escuelas especializadas técnicas, escuelas de secundaria también, y nunca nos dieron cita, nunca nos dieron nada. Las escuelas mismas no están siendo nada receptivas. Manu, hasta la fecha, no va a la escuela. Creo que va a tratar de meterse a unas clases nocturnas. Mientras tanto, está viniendo a Hofstra a tomar clases de inglés.

AMY GOODMAN: Hablemos sobre el lenguaje. Usted afirma que, por primera vez en mucho tiempo, las élites culturales y liberales, así como la población en general en Estados Unidos, parecen estar bastante más preocupadas por este asunto. Ese es el tipo de alivio al que se refiere cuando habla de los activistas que defienden a los inmigrantes, lo cual a algunos les puede sonar algo extraño. ¿Podría explicar esto?

VALERIA LUISELLI: Claro, nadie está aliviado de que Trump esté ahora sentado en la silla presidencial; a nadie nos trae alivio, a nadie nos trae paz, sino lo contrario. Bueno, supongo que hay gente a quien sí le trae paz. A lo que me refiero con eso es que para quienes desde hace años nos preocupa el tema de la inmigración, el hecho de que Trump haya hablado y siga hablando con tanta demencia y violencia en contra de las poblaciones migrantes, ha puesto sobre la mesa y en primer plano el tema de las migraciones, el tema de los refugiados, sean niños, sean refugiados de Centroamérica, sean de otras partes del mundo. Eso es un avance, en el sentido de que, quienes trabajamos en inmigración directamente, tenemos muchísimo más apoyo de la sociedad civil. Pienso, por ejemplo, en la reacción de la sociedad civil ante las protestas de los aeropuertos después de la prohibición a los musulmanes y cómo la sociedad civil no solo se presentó y estuvo físicamente en los aeropuertos, pero además hubo millones de donaciones al ACLU, y cómo el ACLU recogió 25 millones de dólares en un fin de semana, gracias a los cuales pudo contratar a 200 abogados más durante la siguiente semana. Digamos, ese tipo de procesos donde la sociedad civil se involucra profundamente, o más profundamente, con lo que las instituciones o las organizaciones hacen básicamente solos siempre es importantísimo. Y yo creo que ese es un cambio fundamental que se ha visto en los últimos meses.

AMY GOODMAN: ¿Podría comentar la relevancia de que su libro esté siendo publicado justo a comienzos de la era Trump? La revista ´The Texas Observer´ lo ha calificado como la primera lectura imprescindible en la era Trump. ¿Qué impacto espera que cause su libro, especialmente cuando usted hace referencia a la estructuración del lenguaje y a desafiar el lenguaje utilizado para describir a los inmigrantes?

VALERIA LUISELLI: Cuando yo escribí ese libro, Trump todavía era un señor raro que había sido un celebrity de la televisión, todavía ni siquiera figuraba en nuestra conciencia como un posible presidente de este país, o al menos en la mayoría de nosotros. Entonces, cuando yo escribí este libro, lo escribí en contra de las políticas casi siempre ignoradas por los medios de comunicación masivos de la administración de Obama, políticas que afectaron profundamente y de forma muy negativa a comunidades migrantes. La reacción de la administración de Obama, la reacción de Washington ante la crisis migratoria de cientos de miles o decenas de miles, y luego, eventualmente, más de 100.000 niños centroamericanos que llegaban solos a la frontera, fue una reacción francamente avergonzante, poco humana. Básicamente crearon un grupo de casos, un docket, que se llama: los niños que antes tenían un año para conseguir un abogado y defenderse de la deportación ahora tenían solo veintiún días para conseguir un abogado. Además de que todos han hecho la vista gorda con el tema profundamente injusto de que la ley actual protege a todos los niños del mundo y los hace candidatos al asilo, y excluye a los niños mexicanos, porque Bush en 2007 hizo una enmienda a esa ley, tal que excluyan niños de países con fronteras colindantes a Estados Unidos. Osea, niños canadienses o niños mexicanos, pero realmente solo niños mexicanos, porque nunca hemos sabido de un niño canadiense que trate de emigrar a Estados Unidos. Entonces bueno, todo el mundo ignora eso; eso se sigue ignorando hoy en día por ejemplo, el por qué esa ley excluye a los niños mexicanos. Y, desafortunadamente, todo lo que yo escribí, pensando que era un problema, de algún modo digamos circunscrito a un momento y a unas decisiones mal tomadas de una administración, se volvió ahora mucho más relevante, todo lo que yo denunciaba se volvió ahora peor, digamos, peor y más ominoso. Entonces, sí, de alguna manera paradójica, rara y siniestra este libro es mucho más pertinente ahora de lo que era cuando yo lo escribí. Pertinente porque los tiempos cambiaron para peor. Pero también pertinente porque es un libro que de algún modo muestra mi profunda creencia y entusiasmo por las organizaciones civiles y su poder para cambiar poco a poco las cosas. Entonces, es un libro que no ofrece soluciones pero que sí habla del trabajo de las organizaciones civiles, y creo que hoy en día también es mucho más visible, importante, y hasta cierto grado ha sido más exitoso el papel de las organizaciones civiles en este país.

AMY GOODMAN: Quiero que hablemos sobre lo que está pasando en México, recientemente hemos informado del asesinato del periodista Maximino Rodríguez. Lo que lo convierte en el cuarto periodista asesinado en tan solo seis semanas. Rodríguez, que informaba sobre corrupción policial para el Colectivo Pericú, fue asesinado el 14 de abril en la ciudad de La Paz, en México, uno de los países con la mayor tasa de asesinatos de periodistas. ¿Conoce este caso? ¿Cuáles son las implicaciones de que México sea un país tan peligroso para los periodistas?

VALERIA LUISELLI: Sí, por supuesto que supimos de este caso como cada semana prácticamente sabemos de un caso más de un periodista asesinado. Hace un par de semanas fue en Chihuahua, esta semana en La Paz; Veracruz es uno de los estados digamos más infestados por el cáncer de los carteles y de un gobierno local profundamente corrupto. Por suerte, fue aprehendido por fin Duarte, el ex gobernador del Estado, un criminal absoluto. Pero lo que sucede en México es que en algún momento nos quedamos sin ley, o hay leyes pero las leyes no se aplican, y hay un grado de impunidad a todos los niveles, sobre todo los niveles más altos, que hace que el país simplemente no pueda salir de donde está, estamos como atorados en un ciclo infernal desde hace años, básicamente desde que entró Calderón y declaró la guerra del narco. No hemos podido salir de ahí. Y no se ve claro cuándo podremos salir de ahí, no se ve claro cómo rearmar un país en donde se perdió el ejercicio básico de la ley.

AMY GOODMAN: ¿Y cómo cree que las políticas de Estados Unidos afectan a México?

VALERIA LUISELLI: Siempre. No solo somos los vecinos de Estados Unidos, sino que tradicionalmente, el involucramiento de EE.UU. con los países en el mundo, pero, para hablar solo de América Latina, ha sido muchas veces un involucramiento muy nocivo. En cada golpe de Estado, en cada gobierno militar asesino, en cada, digamos, desastre y principio de derrumbe de procesos democráticos, ha estado detrás la CIA. Esto no me lo estoy sacando de la manga: si revisas, por ejemplo, la guerra civil en El Salvador, estaba la administración de Reagan detrás, básicamente, de financiar al gobierno militar que después masacró a su gente y que fue responsable de que tuviera que irse casi un quinto del país afuera de El Salvador huyendo de un gobierno militar que los estaba asesinando.

Las dictaduras en el Cono Sur, los golpes de Estado, la situación en Colombia… Yo cada vez que leo un periódico donde –últimamente, por ejemplo–, dicen que la CIA se quiere comprometer más a fondo con la guerra contra las drogas en México; espero realmente que no, que se mantengan lejos y fuera porque es el principio del final, si la CIA empieza a financiar. No es que no los estén financiando ya.

Entonces, bueno, el involucramiento de Estados Unidos es profundo, y parte de lo que argumento en “Tell me how it ends” (Los niños perdidos) es que tiene que haber una admisión de responsabilidad histórica compartida entre Estados Unidos, México, y los países del Triángulo del Norte. No tiene toda la culpa Estados Unidos, por supuesto: ahí está México con su incapacidad de gobernarse a sí mismo siquiera, y digamos, el desastre que permitió el gobierno mexicano con el poder que ahora tienen los carteles de droga, y por supuesto, los gobiernos del Triángulo del Norte, que son igualmente corresponsables de todo lo que está sucediendo. La cuestión es que haya una admisión de responsabilidad histórica y actual con lo que está sucediendo.

AMY GOODMAN: ¿Ha fortalecido Trump a Peña Nieto ante los ojos de los mexicanos, o lo ha debilitado? Peña Nieto ha dicho que no va a financiar el muro, pero recibió a Trump cuando este era candidato, lo que según muchos hizo que Trump fuera visto como alguien que tenía el potencial de ser presidente, porque tuvo esta oportunidad de reunirse con un jefe de Estado extranjero. Esa noche Trump fue a Phoenix (Arizona), y dio uno de los discursos más racistas en contra de los inmigrantes de su campaña.

VALERIA LUISELLI: Sí, Peña Nieto es insalvable, en el sentido de que yo creo que ningún presidente mexicano ha tenido tan poco apoyo ciudadano, y no lo merece. Yo creo, francamente, que Peña Nieto debería estar en la cárcel, no por lo que ha hecho y no ha hecho durante su presidencia, sino por las atrocidades de Atenco cuando él era gobernador en el Estado de México. Pero bueno, más allá de eso, sí puede que hasta cierto punto Peña Nieto haya recibido apoyo en algunas de sus posteriores reacciones a las declaraciones de Trump sobre el muro, porque en efecto, salió a defender la dignidad bastante rota de México y a decir que los mexicanos no pagarían por el muro. Pero como bien dices, ya había recibido antes a Trump por órdenes o por plan de [Luis] Videgaray, que era su ministro de economía en ese momento. Eso fue una gran derrota para los mexicanos, es decir, que nuestro presidente hiciera más presidenciable a un candidato que nos había humillado constantemente durante toda su campaña y que luego, esa noche, efectivamente, fue a Arizona y dio uno de los discursos más violentos y humillantes para los mexicanos. Por suerte, le queda muy poco tiempo a Peña Nieto. No es que tengamos muchas buenas opciones visibles enfrente.

AMY GOODMAN: Finalmente, su libro anterior era de ficción, ahora ha pasado a escribir no ficción. ¿Por qué?

VALERIA LUISELLI: Bueno, yo empecé como escritora de no ficción. Mi primer libro, que se llama Papeles falsos en español y “Sidewalks” en inglés, es un libro de ensayos sobre la extranjería, los exilios, los desplazamientos, la traducción precisamente… Solo que es un libro mucho más lírico, un ensayo mucho más lírico, una aproximación a escritores exiliados, a procesos lingüísticos en poemas de escritores bilingües o trilingües; es una cámara distinta a un problema de algún modo compartido. Luego, este libro también tiene algún precedente en mi carrera como escritora, como académica, como estudiante. Mi tesis de licenciatura –yo estudié en la UNAM en México, antes de venir a estudiar un doctorado aquí en Columbia–, y en la UNAM en México me licencié con una tesis de licenciatura sobre migración precisamente, era una crítica bastante mal escrita a John Rawls, desde el punto de vista de la inmigración ilegal. Entonces, bueno, desde entonces –tenía veinte o veintiún años cuando escribí esa tesis–, el tema de la inmigración me apasionaba y me ocupaba. Y este libro, de algún modo, es un desarrollo natural de muchos procesos distintos que he ido trabajando y desarrollando a lo largo de mi vida.

AMY GOODMAN: Quiero agradecerle por estar con nosotros. Valeria Luiselli, escritora galardonada. Su último libro se titula Los niños perdidos: un ensayo en 40 preguntas. Entre sus libros anteriores se encuentran: Papeles Falsos, Los ingrávidos y La historia de mis dientes.

 

Última Actualización: Mayo 01 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

El Primero de Mayo Resista y Levántese con Nosotros

Lunes, abril 24th, 2017
 El Primero de Mayo Resista y Levántese con Nosotros

Amigo/a,

Nuestras familias, amigos, compañeros de trabajo y vecinos inmigrantes han sido criminalizados y forzados a vivir con miedo. Trump y esta administración quieren expulsar a las mismas personas que contribuyen a Estados Unidos y lo hacen prosperar.

El 1 de mayo, en el Día Internacional de los Trabajadores, personas a través de Estados Unidos se Levantarán y Resistirán contra las fuerzas de deportación masiva de Trump y se opondrán a que la actual administración continúe poniendo como chivos expiatorios a las comunidades inmigrantes y de refugiados al participar en un Día de Acción Nacional.

¿Usted se #ResistRiseUp? Demuéstrele a su comunidad que usted planea tomar acción el 1 de mayo.
Descargue estas gráficas gratuitas y compártalas por todos lados en sus redes sociales usando el hashtag #ResistRiseUp:

El Primero de Mayo Resista y Levántese con Nosotros

¡La planeación y las manifestaciones en ciudades a través de Estados Unidos están en marcha!
Encuentre un evento del Día de Mayo cerca de usted y revise frecuentemente ya que se están añadiendo eventos diariamente.

Gracias,
iAmerica Action

 

Última Actualización: Abril 24 de 2017
Fuente: www.iamericaaction.org/