Archive for the ‘English’ Category

How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part I

Miércoles, mayo 17th, 2017
How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers

By Kathryn Shepherd and Royce Bernstein Murray

This report shows through the use of original testimony that the government’s reliance on “fast-track” deportation methods, such as expedited removal, in conjunction with detention often results in disadvantaging one of the most vulnerable groups of non-citizens currently in the U.S. immigration system: women and their children held in detention centers in rural, isolated locations in Texas and Pennsylvania.

Accounts from women and children detained at the South Texas Family Residential Center in Dilley, Texas, the country’s largest family detention center, illustrate the many obstacles a detained asylum seeker must overcome in order to obtain a meaningful day in court. The authors drew from a database of thousands of case files to identify families who experienced one or more of the challenges outlined in this paper.

Although many of the families whose stories are highlighted in this report were ultimately able to forestall immediate deportation with the assistance of legal counsel, all of them faced serious obstacles accessing the asylum process. Detained asylum seekers encounter numerous challenges, including the following problems detailed in this report.

  • High Incidence of Psychological Trauma among Detainees
    Many of the asylum-seeking women and children who are detained in Dilley experience psychological trauma as a result of their past persecution or fear of future persecution. This trauma is compounded by the experience of detention, the limited access to medical and psychological services in the detention center, and other policies outlined below.

 

  • Separation of Family Members after Arriving at the Border
    Current government policy mandates that women must be separated from their spouses, adult children, parents, siblings, and other family members before they are transferred to the detention center in Dilley, Texas. The emotional impact of family separation – and the possibility that a separated family member with the same claim for relief may be deported – may have a profound effect on the ability of a woman or child to testify during their fear interview with the asylum office or before the immigration court.

 

  • Medical Conditions Adversely Impact the Ability to Pursue Protection
    The women and children who are transferred to the detention center in Dilley suffer from a range of medical conditions. The prevalence of medical conditions may affect a worried mother’s ability to tell her story during her interview if her child is ill, or the sickness itself could affect a child or woman’s ability to articulate her story.

 

  • Limited Access to Language Services
    While the majority of families who are transferred to the detention center in Dilley speak Spanish, many do not. The languages spoken within the walls of the detention center in Dilley are diverse. Access to interpretation services is limited, which may present problems for women and children attempting to seek help at the medical clinic, ask questions about their legal cases, and, most importantly, undergo fear interviews with the asylum office or hearings with the immigration court.

 

  • Complexity of the Legal Standard Applicable to Credible Fear Screenings
    The immigration system is notoriously complicated, and the credible fear screening process is no exception. The legal standards to which asylum seekers are held are nuanced and complex, even for well-trained attorneys, let alone lay persons. Many of the factors outlined in this paper, including the prevalence of trauma and medical conditions, may further impede a person’s ability to understand the legal process and articulate a claim for protection.

 

  • Procedural Defects in the Credible Fear Interview Process
    The credible fear interview process is potentially rife with procedural errors. Asylum officers are required to conduct the interview in compliance with printed guidance and law, but occasionally fail to do so. For example, officers must ensure that an asylum seeker feels comfortable, ask sufficient follow up questions to reveal critical information in the person’s case, and evaluate a parent’s claim for protection separately from the child’s (and vice versa). However, an officer may not develop the rapport with the mother or child that is needed to fulfill these obligations. Such procedural pitfalls, and many others, may adversely affect the outcome of an asylum seeker’s claim.

 

While the voices in this report are predominantly of asylum-seeking mothers and their children from Central America and the surrounding region, the obstacles this population faces illustrate the high risk of error in asylum screenings for all noncitizens who are held in detention facilities around the country during their fast-track deportation proceedings.

Finally, the report looks at the critical role attorneys play in the cases of those who fail to pass their fear interview in the first instance due to one or several of the challenges highlighted above. The case stories illustrate how these pitfalls place families at risk of being returned to the very countries where they fear persecution.

Última Actualización: Mayo 17 de 2017
Source: https://www.americanimmigrationcouncil.org

Nuevos Muros

Martes, mayo 16th, 2017
Nuevos Muros

El presidente Donald Trump sigue con su proyecto de sellar la frontera de Estados Unidos con México. El proyecto choca por su envergadura y por su flagrante hostilidad, pero en el fondo no es nada original: solo intenta completar las partes del muro que se inició en 1994 para impedir la entrada de inmigrantes procedentes de la frontera sur hacia territorio estadounidense. Ya está levantado en la frontera Tijuana–San Diego y hay algunos tramos más en los estados de Arizona, Nuevo México y Texas. En ese muro ya han muerto más de 3.000 inmigrantes ilegales desde 1994.

A su vez, en la Unión Europea, se han alzado más de 235 kilómetros de vallas en sus fronteras externas. Y en la actualidad hay al menos 70 muros en el mundo, más que en ningún otro periodo de la historia moderna.

Las autoridades británicas han levantado desde hace décadas kilómetros de muros y alambradas que separan las comunidades protestantes de las católicas, históricamente irreconciliables, en Irlanda del Norte. Los muros todavía permanecen en pie.
Israel levanta un muro de hormigón y alambradas de más de 720 kilómetros en torno a Palestina, con enormes consecuencias para la población local, que sufre el bloqueo internacional de alimentos y otros recursos básicos.

Numerosos inmigrantes han intentado alcanzar el sueño europeo saltando las vallas que separan las ciudades de Ceuta y Melilla de Marruecos y que son vigiladas noche y día por patrullas policiales a ambos lados de la frontera. Alrededor de esas ciudades españolas se levantan campamentos repletos de subsaharianos a la espera de una oportunidad para poder sortear el último escollo antes de alcanzar su sueño.

La zona desmilitarizada que separa las dos Coreas a lo largo del paralelo 38 divide, desde hace más de medio siglo, ambos países mediante un muro natural de 250 kilómetros de largo por cuatro de ancho, que ha dado lugar a un pequeño ecosistema sin injerencia humana.

Desde finales de los 80, India y Pakistán han levantado un muro de más de 1.000 kilómetros de distancia de los 3.000 que tienen de frontera, con el objetivo de mantener a raya al enemigo y evitar posibles injerencias territoriales.

El muro marroquí, un conjunto de ocho construcciones fronterizas, separa a lo largo de más de 2.500 kilómetros el Sáhara occidental, territorio con esperanzas independentistas, del resto de Marruecos: alambradas, fosas, búnkeres y campos de minas impiden a los refugiados moverse con libertad.

Afganistán y Pakistán han levantado barreras a lo largo de su frontera para limitar el movimiento de combatientes islamistas radicales y talibanes entre ambos países. Arabia Saudí construye el interminable muro de más de 9.000 kilómetros de longitud a lo largo de todas sus fronteras, que limitan con hasta ocho países, para proteger la producción petrolífera y evitar la entrada y salida de terroristas, en especial en las fronteras con Yemen e Iraq.

También se están levantado barreras en las antiguas repúblicas soviéticas de Uzbekistán y Kirguizistán ante la amenaza del islamismo radical. La frontera entre Uzbekistán y Afganistán tiene una cerca electrificada con 380 voltios, que se unen a los 1.100 kilómetros de alambres de púas que separan a este país de Kirguistán. Con Tayikistán, a lo largo de 1.500 kilómetros de longitud, la barrera de alambre de púas está reforzada por campos de minas antipersonales.

Un muro de hormigón y acero levantado por Egipto a lo largo de su frontera con Gaza de entre 15 y 20 kilómetros, 25 metros sobre el suelo y tres bajo tierra, para luchar contra el contrabando y el tráfico de armas que abastecía a la guerrilla de Hamas, solo ha impedido el abastecimiento de alimentos y medicinas para el pueblo palestino.

En el sur de África el gobierno de Botsuana construyó con alambre de púas a partir del año 2003 una valla de separación con Zimbabue para impedir la propagación de la fiebre aftosa entre el ganado. La valla, que no se llegó a electrificar, tiene dos metros y medio de altura y se extiende a lo largo de unos 500 kilómetros, y sigue allí dividiendo a los dos pueblos.

Muros, vallas, cercas y alambras nos dividen y separan, haciendo más injustas las relaciones entre nuestras sociedades. En la actualidad se ha agravado la brecha entre ricos y pobres en la que los muros permiten taponar las exigencias, frenar los anhelos y detener los sueños de mejores perspectivas de vida.

Herminio Otero Martínez
Periodista. Revista A Vivir
Twitter: @Tel_Esperanza

Última Actualización: Mayo 16 de 2017
Fuente: www.ccs.org.es Herminio Otero Martínez

Los Traficantes No Son Humanos son Monstruos

Sábado, mayo 13th, 2017
Los Traficantes No Son Humanos son Monstruos

Compartimos el video del canal de YouTube UNICEF Comité Español quienes relatan como Sham y su familia huyeron de la guerra en Siria y pagaron a los traficantes en Libia para cruzar el mar. Pero ni en sus peores pesadillas imaginaron cómo terminaría su huida en busca de seguridad. Son 849 muertos, 150 niños en los últimos 4 meses al tratar de cruzar el mar de Italia.

Última Actualización: Mayo 13 de 2017
Fuente: YouTube UNICEF Comité Español

Visas H-2A para Trabajadores Agricultores Temporales en Estados Unidos

Jueves, mayo 4th, 2017
Visas H-2A para Trabajadores Agricultores Temporales en Estados Unidos

El Programa H-2A permite que empleadores o agentes estadounidenses que cumplen con requisitos reglamentarios específicos traigan ciudadanos extranjeros a los Estados Unidos con el propósito de llenar puestos de empleos temporales en la agricultura.

Un empleador, un agente estadounidense según descrito en la reglamentación, o una asociación estadounidense de productores agrícolas denominada como un empleador conjunto, deben presentar el Formulario I-129, Petición de Trabajador No Inmigrante a nombre del posible empleado.

¿Quiénes cualifican para la clasificación H-2A?

Para cualificar para la clasificación de No Inmigrante H-2A, el peticionario debe:

  • Ofrecer un empleo de naturaleza temporal o de estación.
  • Demostrar que no hay suficientes trabajadores estadounidenses capaces,
  • dispuestos, cualificados y disponibles para realizar el trabajo temporal.
  • Demostrar que la contratación de empleados H-2A no afectará los sueldos y las condiciones de trabajo de los empleados estadounidenses en tareas similares.
  • Generalmente, presentar una sola Certificación de Trabajo Temporal válida emitida por el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos (DOL, por sus siglas en inglés) junto con la petición H-2A. (Existe una excepción limitada para este requisito en ciertas “circunstancias emergentes”.

Proceso del Programa H-2A

  • Paso 1: El peticionario presenta la Solicitud de Certificación de Trabajo Temporal en el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos. Antes de solicitar que USCIS le conceda la clasificación H-2A a USCIS, el peticionario debe solicitar y recibir una Certificación de Trabajo Temporal de parte del DOL para sus empleados H-2A.
  • Paso 2: El peticionario presenta el Formulario I-129 con USCIS. Luego de recibir de parte del DOL una Certificación de Trabajo Temporal para empleo H-2A, el peticionario deberá presentar el Formulario I-129 ante USCIS. Con limitadas excepciones, también deberá enviar la Certificación de Trabajo Temporal original como evidencia inicial del Formulario I-129.
  • Paso 3: Los posibles empleados que están fuera de Estados Unidos solicitan una visa y/o admisión. Luego de que USCIS aprueba el Formulario I-129, los posibles empleados H-2A que están fuera de los Estados Unidos deberán:
    • Presentar su solicitud de visa H-2A en el Departamento de Estado (DOS, por sus siglas en inglés) localizado en la Embajada o Consulado estadounidense de su país. Luego, debe solicitar admisión a los Estados Unidos en la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) en un puerto de entrada;
    • Solicitar admisión a los Estados Unidos bajo la clasificación H-2A directamente a través de CBP en un puerto de entrada estadounidense, si no se le requiere visa H-2A en su caso.

Listado de Países Elegibles para la Visa H-2A

Con excepción de los casos que identificarán más adelante, las peticiones H-2A pueden ser aprobadas únicamente para ciudadanos de países previamente designados por el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional en previo acuerdo con el Departamento de Estado.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) publica la lista de los países elegibles para las visas H-2A y H-2B a través de una notificación en el Registro Federal. La designación de estos países es válida por un año a partir de la fecha de la publicación del listado.

A partir del 18 de enero de 2017, los ciudadanos de los siguientes países son elegibles para participar en el programa de visas H-2A:

Andorra, Argentina, Australia, Austria, Alemania, Barbados, Bélgica, Belice, Brasil, Brunéi, Bulgaria, Canadá, Chile, Colombia,
Corea del Sur, Costa Rica, Croacia, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Etiopía, Filipinas, Finlandia, Fiyi, Francia, Grecia, Granada, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, Irlanda, Islandia, Islas Salomón, Israel, Italia, Jamaica, Japón,
Kiribati, Letonia, Lituania, Liechtenstein, Luxemburgo, Macedonia, Madagascar, Malta, Moldavia*, México, Mónaco, Montenegro, Nauru, Nicaragua, Noruega, Nueva Zelanda, Panamá, Países Bajos, Papúa Nueva Guinea, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumania, Samoa, San Marino, San Vicente y las Granadinas, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Taiwán**, Tailandia, Timor Oriental, Tonga, Turquía, Tuvalu, Ucrania, Uruguay, Vanuatu.

Un ciudadano de un país que no está incluido en el listado puede beneficiarse de una petición aprobada de visa H-2A únicamente si el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional determina que la aprobación de la misma redundará en beneficio para los Estados Unidos..

El secretario de Seguridad Nacional puede considerar añadir un país a la lista de Países Elegibles después de recibir una recomendación del DOS o una carta de petición por escrito de un gobierno extranjero que no está en la lista, un empleador que desee contratar nacionales de un país que no está en la lista en estatus H-2B, u otro grupo o grupos de interés. Al designar un país para que sea incluido en la lista, el secretario de Seguridad Nacional, en acuerdo con el secretario de Estado, tomará en cuenta factores tales como, pero no limitados a:

  • La cooperación del país a expedir documentos de visa para ciudadanos, nacionales o residentes de dicho país que están sujetos a una orden final de remoción
  • La cantidad de órdenes finales y órdenes de remoción sin concretar (que significa que fueron completadas pero aún no se han concretado) en contra de ciudadanos, sujetos, nacionales y residentes de dicho país
  • La cantidad de órdenes de remoción expedidas y concretadas en contra de ciudadanos, sujetos, nacionales y residentes de dicho país.
  • Otros factores que pudieran ser de interés para los Estados Unidos (Vea 8 CFT 214.2(h)(5)(i)(F)(1)(i) y 8 CFR 214.2(h)(6)(i)(E)(1)).

Si desea que DHS considere agregar un país a la Lista de Países Elegibles, envíe una petición por escrito a la Oficina de Políticas de DHS, o a una embajada o consulado de DOS. Las listas de países son válidas por un año. DHS puede añadir un país a la Lista de Países Elegibles en cualquier momento si el secretario de Seguridad Nacional determina que ese país es elegible.

Nota: USCIS le sugiere que presente dos solicitudes por separado si va a solicitar trabajadores No Inmigrantes H-2A tanto de países elegibles como de países no elegibles. Presentar una petición únicamente por los trabajadores de países elegibles y otra por los de países no elegibles ayudará a reducir retrasos en el trámite de su petición de su petición de trabajadores H-2A.

Período de Estadía

Generalmente, USCIS puede conceder clasificaciones H-2A hasta el máximo del período autorizado en la certificación de trabajo temporal Las clasificaciones H-2A pueden ser extendidas para empleados calificados en incrementos de un año a la vez. Los pedidos de extensión de estadía deben presentarse junto a un nuevo Certificado de Trabajo Temporal válido, que cubra el período para el que solicita la extensión. El período máximo de estadía como H-2A es de tres (3) años.

Una persona que ha tenido un estatus de No Inmigrante H-2A durante un total de tres años debe salir y permanecer fuera de los Estados Unidos por un período ininterrumpido de tres (3) meses antes de solicitar readmisión como No Inmigrante H-2A. Además, el tiempo transcurrido previamente en una clasificación H o L cuenta hacia la cantidad total de visa H-2A.

Excepción: Ciertos períodos fuera de los Estados Unidos pueden “interrumpir” la estadía autorizada del trabajador H-2A y no contarán para el límite de 3 años. Vea la página “Cómo calcular el periodo de estadía interrumpida para las clasificaciones H-2”.

Familiares de Trabajadores H-2A

Los cónyuges e hijos solteros menores de 21 años de un No Inmigrante H-2A pueden solicitar admisión a los Estados Unidos mediante la clasificación de visa H-4. Los familiares no pueden obtener empleo en los Estados Unidos mientras están en estatus H-4.

Notificaciones a USCIS sobre Situaciones de Naturaleza Laboral

Los peticionarios de trabajadores temporales H-2A deben notificar a USCIS dentro de dos días laborales, si ocurre alguna de estas situaciones:

  • No comparecencia: un trabajador con visa H-2A no se presenta a trabajar dentro de cinco días a partir de:
  • La fecha de comienzo en el empleo estipulada en la petición H-2A
  • La fecha de comenzó estipulada por el empleador.
  • Ausente: un trabajador con visa H-2A se ausenta sin notificación previa y falla en reportarse al trabajo por un período consecutivo de cinco días laborales sin el consentimiento del empleador
  • Despido: un trabajador con visa H-2A es despedido antes de completar el trabajo o los servicios para los cuales fue contratado/da o
  • Terminación Temprana:
  • un trabajador con visa H-2A completa el trabajo o los servicios para los cuales fue contratado(a) antes de 30 días del período establecido en la petición H-2A.

    Los peticionarios deben incluir la siguiente información en su notificación:

    1. El motivo de la notificación (por ejemplo, explique si el empleado no se presentó a trabajar, estuvo ausente, fue despedido o fue objeto de una terminación temprana).

    2. Razón de la notificación tardía y evidencia de la justificación, si aplica.

    3. El número de recibo de USCIS de la petición H–2A aprobada.

    4. Datos del peticionario, incluyendo:

    • Nombre
    • Dirección
    • Número de teléfono
    • Número de Identificación del Empleador (EIN)

    5. Información del Empleador (de ser diferente a la del peticionario)

    • Nombre
    • Dirección
    • Número de teléfono

    6. Datos del trabajador H-2A:

    • Nombre completo
    • Fecha de Nacimiento
    • Lugar de Nacimiento
    • Dirección y número de teléfono más reciente.

    Además, para ayudar a USCIS en la identificación del trabajador H-2A, presente para cada trabajador

    • Número de Seguro Social
    • Número de Visa.

    Si no notifica a USCIS:

    El peticionario que no cumpla con estos requisitos de notificación de empleo o falle en demostrar una buena razón para la notificación tardía, puede verse obligado a pagar $10 como penalidad por cada caso de incumplimiento.

    Nota: USCIS se remite al Departamento del Trabajo en términos de la definición de “día de trabajo”. En términos generales y de acuerdo a la Ley de Normas Razonables de Trabajo (FLSA, por sus siglas en inglés), esto usualmente se refiere al período que transcurre, en cualquier día en particular, desde que el empleado comienza sus “labores principales” hasta que las finaliza.

    Cómo notificar a USCIS

    Envíe su notificación por correo electrónico o por correo postal al Centro de Servicios de California a las direcciones que aparecen a continuación. La notificación mediante correo electrónico es muy recomendable para asegurar que la misma llegue a tiempo, aunque no es requerida.

    Centro de Servicio de California
    Correo electrónico: CSC-X.H-2BAbs@dhs.gov
    Correo postal:
    California Service Center
    Attn: Div X/BCU ACD
    P.O. Box 30050:
    Laguna Niguel, CA 92607–3004

    Notificaciones a USCIS sobre Pagos de Tarifas

    Ningún peticionario, agente de colocación, facilitador, reclutador o servicio similar de empleo puede cobrarle a un trabajador H-2A una tarifa por colocación en el empleo o cualquier otra compensación (ya sea directa o indirecta) como condición para la obtención de dicho empleo.

    Los peticionarios tienen la oportunidad de evitar el rechazo o revocación (en la notificación) de sus peticiones H-2A, si notifican a USCIS que obtuvieron información concerniente al pago o acuerdo de pago del beneficiario de una tarifa prohibida o compensación a cualquier agente, facilitador, reclutador o servicio similar de empleo, sólo después de haber depositado sus peticiones H-2A. Sin embargo, esta excepción limitada no aplica si al momento de depositar la petición H-2A, el solicitante conocía o debía haber conocido que un trabajador prospecto había pagado o acordado de pagar la tarifa antes mencionada relacionada a la búsqueda de empleo a cualquier persona o entidad indicadas anteriormente.

    Los peticionarios deberán notificar a USCIS sobre el pago de un inmigrante H2-A o acuerdo de pagar la tarifa prohibida a un reclutador, facilitador o servicio similar de empleo dentro del plazo de 2 días laborables desde el momento que obtiene conocimiento de tal pago o acuerdo.

    Los solicitantes deben incluir lo siguiente en su notificación relacionada con pagos:

    1. El motivo de la notificación:
    2. El número de recibo de USCIS de la petición H-2A aprobada:
    3. Los datos del solicitante:

    • Nombre
    • Dirección
    • Número de teléfono

    4. Los datos del empleador (de ser diferente al del solicitante):

    • Nombre
    • Dirección
    • Número de teléfono

    5. Información sobre el reclutador, agente de colocación, facilitador, o buscador de empleo al cual el inmigrante beneficiario pago o acordó pagar la tarifa prohibida.

    • Nombre
    • Dirección

     

    Última Actualización: Mayo 04 de 2017
    Fuente: El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS)

    Nuevos Cambios en Visas de Estudiante Para Australia Desde 31 de Marzo 2017

    Martes, abril 11th, 2017
    Nuevos Cambios en Visas de Estudiante Para Australia Desde 31 de Marzo 2017

    A partir del 31 de marzo de 2017 existen nuevos cambios en el visado de Estudiante para Australia, básicamente se hizo una re-evaluación de instituciones y re-evaluación de países para determinar los requisitos que las personas deben presentar al momento de hacer un solicitud de visa.

    Última Actualización: Abril 11 de 2017
    Fuente: YouTube Blue Studies International – Australia

    ¿Es Canadá una Opción para los Latinos Indocumentados en Estados Unidos?

    Jueves, abril 6th, 2017
    ¿Es Canadá una Opción para los Latinos Indocumentados en Estados Unidos?

    La frontera entre Canadá y Estados Unidos es la nueva esperanza para los indocumentados latinos que empiezan a sentir el rechazo de Donald Trump y se aventuran en pleno invierno a intentar salir por su propia cuenta antes que ser deportados…

    ¿Pero realmente cuáles son las opciones en Canadá?

    ¿Es Canadá la nueva promesa para lograr el anhelado sueño americano?

    El consultor canadiense acreditado por Inmigración Canadá y Quebec, Jesús Hernández Limones, nos presenta un análisis de la situación, los riesgos y las posibilidades reales.

    Última Actualización: Abril 06 de 2017
    Fuente: CI Canadá

    It’s Not up for Debate: Immigrants Invigorate the Economy

    Lunes, abril 3rd, 2017
    It’s Not up for Debate: Immigrants Invigorate the Economy

    Written by Walter Ewing MARCH 30, 2017 in Immigration

    As any reputable economist will tell you, immigrants contribute to the U.S. economy in many ways. Yet the often subtle complexities of immigration economics are largely absent from a March 24 opinion piece in the Wall Street Journal authored by Mark Krikorian, Executive Director of the anti-immigrant Center for Immigration Studies.

    To begin with, immigrants are responsible for most labor force growth in this country now that the Baby Boom generation is aging into retirement. And immigrants add value to the economy through the goods and services which they produce through their labor. Immigrants (and their families) also spend money in U.S. businesses, which creates jobs for the people who work in those businesses. In addition, they also pay taxes to federal, state, and local governments, funding essential services and sustaining the salaries of government employees. Moreover, the businesses that immigrants so often create sustain the jobs of even more workers.

    However, Krikorian negates the economic contributions of less-skilled, lower-paid immigrant workers. Specifically, he states that the notion of immigrants “doing jobs Americans won’t do” is false because, even in less-skilled occupations, at least half of all workers are native-born.

    He fails to address the economic value of immigrant workers in those occupations. It would be more accurate to say that immigrants do jobs for which too few native-born workers are available. In other words, immigrant workers supplement the native-born workforce, expanding the labor force in certain occupations to a level it would otherwise be unable to attain.

    Consider healthcare. Demand for workers is strong at both the high-skilled and less-skilled ends of the occupational spectrum. Immigrants comprise 25 percent of all medical doctors and 20 percent of home health aides in the United States. These shares are even higher in some rural parts of the country where native-born healthcare workers are particularly scarce. And demand is set to grow even higher as the native-born population ages and needs more and more medical care. Immigrants will inevitably play even more important roles in all sorts of healthcare occupations in the coming years.

    More than just supplementing the native-born workforce, immigrants also “complement” native-born workers. For one thing, they bring their own special skill sets derived from work they did in their home countries—skill sets which don’t simply duplicate the skills of natives, but add something new. In addition, new immigrants are likely to fill different kinds of jobs than natives because they are not yet proficient in English. This, in turn, leaves natives to fill those jobs that do require mastery of English. The point is, immigrants and natives don’t simply substitute for one another. But you wouldn’t know this from reading Krikorian’s analysis, since he often conflates the two.

    Krikorian also mischaracterizes the forces that drive migration. His analysis suggests that half the world is poised to migrate to the United States and would do so if U.S. immigration limits were lifted, flooding the country with mostly less-skilled immigrants who would steal American jobs, drive down wages, and bankrupt the welfare state. What this demographic doomsday scenario overlooks is the crucial role played by labor demand in drawing immigrants to the United States. When the economy is booming, more immigrants come. When the economy slips into recession, fewer come. People tend not to migrate solely because they are dissatisfied with their home countries, but because the economic prospects of another are reasonably good.

    Perhaps Krikorian’s selective economics is a product of the ideological lens through which he views immigrants. Krikorian ultimately veers into xenophobic terrain when he states that we need more stringent limits on immigration to slow the growth of groups that do not sufficiently “assimilate” into American society —like those immigrants and children of immigrants who identify with “pan-racial” terms such as “Hispanic” or “Asian.” But who gets to define what it means to be “American”? Krikorian does not address that thorny issue.

    At the end of his piece, Krikorian reveals what is perhaps his biggest fear when it comes to immigration: a fear of “ethnic diversity” that might “overload” U.S. society. However, the United States has survived for centuries with very high levels of diversity. It has also survived periodic revivals of nativism in which some native-born Americans reject anyone who looks or sounds different than they do.

    Última Actualización: April 03 2017
    Source: http://immigrationimpact.com

    Servicios Gratuitos de Inmigración a Inmigrantes

    Miércoles, marzo 22nd, 2017
    Servicios Gratuitos de Inmigración a Inmigrantes

    Muchas organizaciones comunitarias ofrecen clases de ciudadanía y asistencia en el proceso de naturalización. Las clases se llevan a cabo a menudo por las tardes y los fines de semana. En muchos casos, estos programas proporcionan apoyo adicional, como asistencia para completar su solicitud, y servicios de referencia.

    Si necesita ayuda en asuntos de inmigración, puede utilizar los servicios de un abogado de inmigración o representante acreditado y reconocido por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) Asegúrese de ver la sección “Encuentre Ayuda Legal” que puede ser de guía para tomar la decisión correcta sobre qué tipo de ayuda legal necesita.

    Existen además oportunidades educativas cerca de su comunidad.

    Clases de Inglés y Ciudadanía

    Encuentre clases de inglés y/o ciudadanía
    Busque por código postal o dirección una clase de inglés y/o ciudadanía en su área.

    Asistencia Legal

     

    Proveedores de servicios de inmigración financiados por USCIS

    El siguiente archivo presenta los beneficiarios de subsidios provistos por USCIS para proveer servicios gratuitos de inmigración a nuevos inmigrantes. Estos beneficiarios fueron financiados en parte por USCIS y cada uno lista los servicios disponibles que ofrece.

    Muchas de estas organizaciones ofrecen servicios en otras localidades adicionales a las aquí mencionadas. Contáctelos para pedir más información.

    Descargue aquí el archivo.

    Última Actualización: Marzo 22 de 2017
    Fuente: Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS)

    Estafas Contra Inmigrantes

    Lunes, marzo 20th, 2017
    Estafas Contra Inmigrantes

    ¿Necesita ayuda para entender cómo funciona el proceso de inmigración o para completar los formularios? Renovar una tarjeta verde (green card, en inglés), hacer los trámites para convertirse en ciudadano estadounidense, o escoger los formularios correctos puede resultar un proceso complicado, y es importante que lo haga correctamente.

    Escoger la persona indicada para que lo ayude es casi tan importante como presentar el formulario correcto presentarlo correctamente.

    La ayuda que se anuncia en las vidrieras de las tiendas, en los sitios web, en el periódico o en la radio – incluso por intermedio de personas conocidas – puede perjudicarlo. Las personas que se presentan como notarios – o a veces expertos en inmigración – no lo pueden ayudar. Le cobrarán dinero pero no le brindarán ayuda real. A veces hacen cosas que perjudicarán su oportunidad de inmigrar a Estados Unidos de manera legal.

    Inclusive aquellas personas con buenas intenciones – un amigo, su pastor, un maestro o un familiar – pueden causarle problemas más adelante. Los ayudantes de este tipo deberían limitarse únicamente a escribir o traducir lo que usted les diga, y no deben aconsejarle qué es lo que tiene que decir o cuáles son los formularios que tiene que usar. Para conseguir una ayuda que lo ayude, trabaje con personas que estén autorizadas por el gobierno de Estados Unidos para ayudarlo. Trabajar con estas personas también lo ayudará a protegerse de aquellos que tienen intenciones de engañarlo.

    Algunas veces, las personas deshonestas cobran dinero a cambio de entregar formularios en blanco expedidos por el gobierno, dicen que tienen una relación especial con el gobierno, o le garantizan que obtendrán los resultados que usted desea. Es posible que si usted les paga un cargo, estos individuos le prometan conseguirle una ficha ganadora en la lotería de Visas de Diversidad . Pueden cobrarle un montón de dinero, supuestamente para garantizarle un estatus temporal protegido o para conseguirle beneficios que no están disponibles para usted. Estos individuos deshonestos aplican toda su inteligencia para encontrar la manera de engañar a las personas.

    Veamos cómo se pueden evitar las estafas y conseguir la ayuda correcta.

    Cómo Evitar una Estafa:

    • No vaya a un notario, notario público, o a un notary public para que lo asesore legalmente. En Estados Unidos, los notarios no son abogados: no pueden ofrecerle asesoramiento legal ni hablar en su nombre con las agencias del gobierno, tales como el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por su sigla en inglés) o la Junta de Apelaciones de Inmigración del Departamento de Justicia. Un notario público tampoco tiene que ser abogado, y no está autorizado para darle asesoramiento legal.
    • No pague nunca para conseguir formularios en blanco expedidos por el gobierno. Los formularios del gobierno son gratuitos, aunque probablemente tendrá que pagar cuando los presente ante el USCIS. Puede obtener formularios de inmigración gratuitamente en www.uscis.gov/formularios , llamando al USCIS al 1-800-870-3676, o visitando la oficina local del USCIS más cercana.
    • Obtenga información sobre inmigración en sitios web del gobierno de Estados Unidos. Algunos estafadores establecen sitios web que tienen un aspecto similar a los del gobierno, pero no lo son. Asegúrese de controlar que el domicilio de cualquier sitio web que sea parecido a los del gobierno termine en “.gov”. Esto significa que pertenece al gobierno de Estados Unidos.
    • No permita que nadie se quede con sus documentos originales, como su certificado de nacimiento o pasaporte. Los estafadores podrían retenerlos hasta que usted les pague.
    • Nunca firme un formulario antes de completarlo, ni tampoco firme un formulario con información falsa. Nunca firme un documento cuyo contenido no entienda.
    • Guarde una copia de todos los formularios que presente y de todas las cartas del gobierno referidas a su solicitud o petición.
    • Cuando presente sus papeles, el USCIS le dará un recibo. ¡Guárdelo! Ese recibo es el comprobante donde consta que el USCIS recibió su solicitud o petición. Necesitará el recibo para consultar el estatus de tramitación de su solicitud, así que asegúrese de conseguir una copia.

    Cómo conseguir la ayuda correcta:

    Hay ayuda disponible, pero hay reglas que establecen quién puede ayudarlo. Siga estas reglas para encontrar los recursos de ayuda que están autorizados por el gobierno de Estados Unidos. Recibir ayuda de una persona que no está calificada para brindarle asesoramiento legal – por ejemplo, de un notario – puede ser peor que no conseguir ningún tipo de ayuda. Básicamente hay dos grupos autorizados para ofrecerle asesoramiento legal o para representarlo: los abogados y los representantes acreditados.

    Los abogados pueden asesorarlo y representarlo. Los abogados, también llamados asesores jurídicos o consejeros legales, deben ser miembros del colegio o asociación profesional de sus respectivos estados. El colegio o asociación estatal de abogados puede sancionar, suspender o incluso expulsar a un abogado por incumplir las reglas. Asegúrese de que el abogado que usted escoja esté debidamente acreditado por la asociación de abogados correspondiente y verifique que tenga una buena calificación. Esto significa que no está en problemas por incumplir las reglas establecidas para los abogados. Puede buscar un abogado a través de sitios web del gobierno y de sitios no gubernamentales.

    Para localizar un abogado especializado en inmigración que no le cobre o que le cobre honorarios bajos:

    Para encontrar un abogado de su localidad que trabaje en asuntos de inmigración:

    Para averiguar si una persona es un abogado y para averiguar si un abogado está en problemas por incumplir las reglas:

    Los representantes acreditados no son abogados, pero son personas autorizadas por el gobierno para brindar asesoramiento legal en asuntos de inmigración. También están autorizados para representarlo. Estos representantes deben trabajar para una organización que esté reconocida oficialmente por el gobierno de Estados Unidos. Tanto los representantes acreditados como estas organizaciones reconocidas están incluidos en una lista mantenida por la Junta de Apelaciones de Inmigración.

    Para encontrar un representante acreditado:

    • Consulte la lista de representantes acreditados y de las organizaciones reconocidas para las cuales trabajan detallada por estados (en inglés). Usted puede ser representado únicamente por una persona autorizada y no por una organización, consulte la lista para buscar el nombre de una persona localizada en las cercanías de su domicilio. Las personas listadas son representantes acreditados, siempre y cuando trabajen en la organización que figura en la lista. Estos representantes pueden cobrarle un cargo para ayudarlo.

    Hay algunas otras personas que están autorizadas por el gobierno para ayudarlo, pero que no pueden cobrarle. Los estudiantes de derecho pueden brindarle asesoramiento legal, a condición de que lo hagan bajo la supervisión de un abogado o de un representante acreditado. Alguien que viva en su comunidad y que sea reconocido por el USCIS como un “individuo reputado” puede representarlo, pero no puede cobrarle – y estas personas tienen que firmar un documento legal manifestando que no aceptarán que usted les pague.

    Reporte Las Estafas

    Las estafas relacionadas con asuntos de inmigración son ilegales. Si usted o algún conocido ha sido testigo o víctima de una de estas estafas, es importante que lo reporte ante la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC) o ante el fiscal general de su estado. Vaya a ftc.gov/queja (o llame al 1-877-382-4357); o para averiguar los datos de contacto del fiscal general de su estado, haga clic sobre el estado correspondiente en el mapa que aparece en naag.org (en inglés). La FTC no resuelve quejas individuales sino que ingresa los datos de las quejas en una base de datos electrónica segura que es utilizada por las autoridades competentes del mundo entero, entre las que se incluyen varios funcionarios federales, estatales y locales que identifican tendencias fraudulentas y establecen los casos.

    Cuanta más información pueda suministrar, más utilidad tendrá su reporte para la persona que investigue su reclamo. Los investigadores agradecen que usted les suministre la mayor cantidad de información que desee compartir.

    Última Actualización: Marzo 20 de 2017
    Fuente: https://www.consumidor.ftc.gov

    Donald Trump…“la Inmigración es un Privilegio, y No un Derecho”

    Viernes, marzo 17th, 2017
    Donald Trump...“la Inmigración es un Privilegio, y No un Derecho”

    Tras la visita de la Canciller Alemana, Angela Merkel, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump en rueda de prensa aseguro que la “inmigración es un privilegio, no un derecho y la seguridad de nuestros ciudadanos debe ser siempre lo primero sin cuestionamientos”.

    Además afirmo que “También reconocemos que la seguridad migratoria es seguridad nacional. Debemos proteger a nuestros ciudadanos de aquellos que tratan de difundir el terrorismo, el extremismo y la violencia dentro de nuestras fronteras”.

     

     

    Última Actualización: Marzo 18 de 2017
    Fuente: YouTube afpes