Archive for the ‘Unión Europea’ Category

Ellos Son Nosotros

Martes, junio 6th, 2017
 Ellos Son Nosotros

Apenas quedaban dos semanas para que se conmemorara el Día Mundial del Refugiado. El MY Phoenix afrontaba un horizonte en el que destacaban cinco embarcaciones de madera en las que más de dos mil huían… de algo.

Había comenzado hacía horas una operación de salvamento entregando chalecos salvavidas a un primer bote cuando, de repente, avistamos cuatro embarcaciones más. Una de ellas estaba alarmantemente baja.

De inmediato, enviamos un segundo bote de rescate apoyado por el despliegue de lanchas semi rígidas para intervenir en el caso de que la frágil embarcación se hundiera repentinamente o volcara. Todos los esfuerzos se dirigieron a conseguir evacuar a quienes se hacinaban en esa barcaza y a que sus más de 500 ocupantes tuvieran chalecos salvavidas rápidamente.

Cuando ya habíamos trasladado a unas 200 personas al MY Phoenix, la proa de la barca aparentaba estar menos hundida y el bote recuperaba estabilidad.

Navíos de guerra alemanes, irlandeses e italianos y un barco de la Guardia costera italiana llegaron para asistir a quienes viajaban en los otros botes. Fue gratificante ver cómo estos enormes buques concebidos para la batalla se dedicaban al rescate de embarcaciones de madera llenas de personas muy vulnerables y las llevaban a un lugar seguro.

¿Pero por qué cientos de personas afrontaban un riesgo de tal calibre? Su situación tiene que ver con los acontecimientos y el caos que se vive en Libia, con lo que supone tener que huir a Europa como única salida en busca de un futuro tras abandonar una Siria devastada, o con el horror que muchos padecen en Eritrea como constata Naciones Unidas en una investigación sobre los derechos humanos en el país.

Ese día dimos la bienvenida a bordo del MY Phoenix a 372 personas. La mayoría procedían de Eritrea y entre ellas había tres mujeres embarazadas y 25 niños menores de cinco años.

¿Cuáles son las raíces de esta crisis? Quizás la clave se encuentre en el libro que leo en el tiempo que me dejan los rescates, pacientes y tareas de reabastecimiento cuando regresamos a puerto. En Tribus Morales, Joshua Greene presenta la convincente teoría de que “nuestros cerebros morales evolucionaron para la cooperación dentro de los grupos y, quizás, en el contexto de las relaciones personales. Pero no evolucionaron para la cooperación entre los grupos”. Joshua Greene considera que, con un poco de comprensión y esfuerzo, podemos superar nuestros prejuicios personales y de grupo y cooperar a mayor escala en beneficio de todos.

Lo que nos lleva de vuelta al año 2015 y a las millones de personas desplazadas de Eritrea, Somalia, Sudán, Libia, Siria y otros países que huyen buscando la posibilidad de tener una vida decente, donde sea. Buscan asilo mientras escapan de la persecución, la guerra y la pobreza. En algunos casos, sólo tratan de mejorar su suerte en la vida al igual que haríamos usted o yo de encontrarnos en su situación. Algunos sostienen que las operaciones de rescate en el mar solo alientan a que más personas intenten cruzar; es lo que se ha venido a denominar como “efecto llamada”.

Creo que ese efecto llamada no es relevante para el problema fundamental: que estas personas tienen que salir de sus países de origen y arriesgarlo todo sólo para poder respirar libremente y dar una oportunidad a sus hijos.

Localizarlas y rescatarlas en el mar no es la solución definitiva, pero debemos hacerlo hasta que se aborden las raíces fundamentales que provocan estos desplazamientos y se creen rutas nuevas y seguras.

No se trata de una discusión que se deba basar en traficantes, efectos llamada o cuotas migratorias. Se trata de abordar el asunto desde un ángulo basado en la confianza necesaria para ver y actuar más allá del status quo de “nosotros” y “ellos”.

Simon Bryant
Doctor de Médicos Sin Fronteras forma parte del equipo buque MY Phoenix, barco de búsqueda y rescate de víctimas

 

Última Actualización: Junio 06 de 2017
Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias

La Unión Europea Usa Fondos De La Lucha Contra La Pobreza Para Frenar La Llegada De Migrantes

Martes, mayo 30th, 2017
La Unión Europea Usa Fondos De La Lucha Contra La Pobreza Para Frenar La Llegada De Migrantes

Nutriéndose de fondos europeos de cooperación al desarrollo, la Unión Europea financia en países africanos equipos militares, formación de policías, centros para migrantes repatriados y sistemas para la recogida de datos que garantizarán en Europa el reconocimiento del país de origen, lo que facilitará las expulsiones. Los objetivos: controlar las migraciones desde África, así como fortalecer los Gobiernos del país de origen y de tránsito de las rutas migratorias para frenar a quienes aspiran a cruzar el Mediterráneo. El Fondo Fiduciario de Emergencia para África ha asignado alrededor de 600 millones de euros a esta finalidad. El fondo ha sido criticado por financiar proyectos en Estados con regímenes acusados de crímenes contra la humanidad, como Sudán y Eritrea, así como por utilizar dinero del presupuesto destinado a la lucha contra la pobreza.

En octubre de 2015, los líderes de los Estados europeos dieron vida al Fondo Fiduciario de Emergencia para África, un instrumento fuera del control del Parlamento Europeo que tiene como objetivo financiar iniciativas para afrontar las causas de las migraciones irregulares.

Hoy, el Trust Fund cuenta con 2.820 millones de euros, el 95% de los cuales provienen de instrumentos de la UE dedicados a la cooperación y a la ayuda humanitaria.
El informe del Trust Fund de 2016 enumera 106 proyectos aprobados hasta el momento por un total de casi 1.600 millones de euros. En Mali, la riqueza está tan vinculada a las remesas de los migrantes –800 millones de dólares solo a través de canales oficiales en 2016– que cuenta con un ministerio para los malienses en el extranjero. El fondo fiduciario ha aprobado un proyecto de 25 millones de euros para consolidar el registro civil en el país africano. Con él, se pretende crear un archivo informático de huellas digitales y otras características fisiológicas, para identificar a los inmigrantes malienses en situación irregular en el extranjero y, con ello, favorecer las repatriaciones. El mismo proyecto se desarrollará en Senegal, con un coste de 28 millones de euros. En ambos países los fondos serán gestionados por la cooperación belga y por la empresa francesa Civipol.

El Parlamento Europeo ha denunciado que el Trust Fund “viola las Reglas Financieras y compromete los éxitos de las estrategias a largo plazo” de cooperación al desarrollo de la UE a través de varias resoluciones. “Existe el riesgo de que se concentren las ayudas en los países interesados en las rutas hacia Europa y nos olvidemos de los países más pobres”, afirma “El objetivo de la cooperación al desarrollo es solo uno: la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades”, añade Schelein, quien lidera un grupo de trabajo sobre migrantes y refugiados en la Comisión de Desarrollo del Euro parlamento. “Me gustaría entender cómo los proyectos de formación y gestión de fronteras pueden reducir la pobreza y la desigualdad, porque me parece que hacen lo contrario. Existe el riesgo de que los aumenten aún más”.

Las afirmaciones de Schlein son compartidas por el Parlamento Europeo, que ha criticado a la Comisión en varias resoluciones por haber “desviado créditos de los objetivos y principios establecidos para canalizarlos a través del Fondo Fiduciario de la UE para África”, lo que representa “una violación de las reglas financieras y compromete el éxito de las estrategias a largo plazo de la Unión”.

Desde la Comisión Europea defienden que la “U E reconoce una relación entre la seguridad y el desarrollo”, lo que se materializa en diferentes iniciativas, como la formación de las fuerzas del orden y su equipamiento”.

En cuanto al cambio de dirección de los fondos, objeta: “La operación Trust Fund se encuentra en la línea con nuestros procedimientos” y reivindica la transparencia del fondo.

La Agencia Francesa de Cooperación (AFC) gestiona con Civipol en Níger el proyecto “Apoyo a la justicia, a la seguridad y a la gestión de las fronteras” por un importe de 30 millones de euros. El director de la AFC, subraya que la agencia “se ocupa del reforzamiento de la agencia nacional para la lucha contra las migraciones irregulares mientras que Civipol apoya a la policía y a las fuerzas del orden”.

Este proyecto destina 20 millones de euros al Gobierno nigerino como “apoyo a su presupuesto”. Su objetivo es la aplicación de la ley contra el tráfico de personas. Esta normativa, promulgada por el Gobierno de Níger tras presiones europeas, ha influido en la reducción de las salidas hacia Libia desde la región nigerina de Agadez y en el establecimiento de caminos alternativos por Mali y Chad.

Las rutas alternativas nacidas después del cierre de los pasos tradicionales evitan los centros urbanos, lo que las hace más peligrosas la misión de la Comisión Europea para asistir y apoyar a las fuerzas de seguridad del país.

Se destinan 28 millones de euros al equipamiento de las fuerzas de seguridad. EUCAP Sahel Níger también ha coordinado el inicio del proyecto –financiado por el Trust Fund con 6 millones–, en el que las fuerzas de la policía francesa y española, colaboraron en la creación de un equipo de policía especializado en las investigaciones sobre redes de inmigración irregular en Níger.

Ludovica Jona
Desde Romd

Última Actualización: Mayo 30 de 2017
Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias

La Historia de Dos Rescatistas de Refugiados

Sábado, mayo 27th, 2017
La Historia de Dos Rescatistas de Refugiados

A pesar de que más de 5.000 migrantes se ahogaron durante el año 2016 al intentar cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa, miles de migrantes siguen intentando hacer el peligroso viaje. En lo que va de 2017, la cantidad total de personas fallecidas o desaparecidas intentando cruzar el Mediterráneo desde Libia ha aumentado a más de 1.300. Hablamos dos rescatistas españoles, Óscar Camps y Gerard Canals, quienes después de ver la imagen de Alan Kurdi, el niño sirio de tres años que se encontró ahogado en una playa de Turquía, decidieron dejarlo todo e irse a Lesbos a rescatar a migrantes. Camps es fundador de la organización Proactiva Open Arms; Canals es el jefe de la misión de Proactiva Open Arms. Desde julio de 2016 el grupo ha rescatado a más de 17.000 personas en el Mediterráneo.

TRANSCRIPCIÓN

Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: A pesar de que más de 5.000 migrantes se ahogaron durante el 2016 al intentar pasar el Mediterráneo para llegar a Europa, miles de migrantes siguen intentando hacer el peligroso viaje. En lo que va de 2017, la cantidad total de personas fallecidas o desaparecidas intentando cruzar el Mediterráneo desde Libia ha aumentado a más de 1.300.

Hoy nos acompañan dos rescatistas de España. El primero es Óscar Camps, fundador de la organización Proactiva Open Arms (Brazos Abiertos), quien después de haber visto la imagen de Alan Kurdi, el niño sirio de 3 años que se encontró ahogado en una playa de Turquía, decidió irse a Lesbos a rescatar a migrantes. También está con nosotros Gerard Canals, jefe de la misión de Proactiva Open Arms. Desde julio del 2016 el grupo ha rescatado a más de 17.000 personas en el Mediterráneo.

Óscar y Gerard, bienvenidos a Democracy Now!. Ambos acaban de recibir el premio Alba Puffin al Activismo a favor de los Derechos Humanos, entregado por la organización Archivos de la Brigada Abraham Lincoln. ¿Pueden hablar de la importancia de este premio? Se han tomado el tiempo para dejar las costas donde rescatan a la gente y venir a Estados Unidos.

GERARD CANALS: Bueno, para nosotros ha sido un honor ser merecedores del premio Alba por lo que significa, por los paralelismos que hay con nuestra organización. Los brigadistas, 3.000 voluntarios de Estados Unidos, un día decidieron que algo que estaba pasando a miles de kilómetros de su casa tenía que ver con ellos, y decidieron hacer algo y se plantaron en España para luchar con el lado republicano, el lado en el que nuestros abuelos, el de Óscar y el mío, también lucharon. Entonces, el paralelismo es que nosotros tampoco teníamos nada que hacer en las costas de Grecia, tampoco teníamos nada que hacer en las costas de Libia, pero cuando vimos lo que estaba sucediendo, no podíamos dar la espalda. No podíamos hacer otra cosa.

AMY GOODMAN: Óscar, ¿puede hablar del momento en el que decidió dejar su trabajo como socorrista en una playa para ir a rescatar a migrantes en alta mar?

ÓSCAR CAMPS: El 15 de septiembre de 2015 vimos las fotos de Alan Kurdi, el pequeño de tres años, y nos escandalizamos, no podíamos creer que murieran tan cerca de la costa y que nadie les ayudara, así es que decidimos hacer algo y pensamos en ir a ayudar. Primero nos ofrecimos a los gobiernos, al español y al griego, a Frontex, a Médicos sin Fronteras, a todas las organizaciones que pudieran estar interesadas, pero como no recibimos respuesta de nadie, decidimos ir. Y fuimos por nuestra cuenta.

AMY GOODMAN: ¿Y a dónde fueron?

ÓSCAR CAMPS: A Lesbos, la isla de Lesbos, al norte de la isla de Lesbos, por donde llegaron cerca de un millón de refugiados durante los siguientes meses, unos 800.000 o 900.000 pasaron por las islas de Grecia.

AMY GOODMAN: Entonces, ¿cuánto tiempo pasó desde el momento en el que vio la foto de Alan Kurdi, el niño de 3 años que se ahogó en el mar, hasta que se lanzaron al mar a rescatar a la gente?

ÓSCAR CAMPS: Fue automático; llamar a Gérard, reunión en la playa de Badalona y decisión de ir, y con mis ahorros fuimos a ayudar durante un tiempo. Teníamos 15.000 euros y fuimos a ayudar el tiempo que nos duraran los 15.000 euros, pero llevamos desde el 15 de septiembre en Lesbos… no hemos dejado de ayudar a los refugiados desde entonces.

AMY GOODMAN: Gerard, ¿qué le llevó a trabajar como rescatista?

GERARD CANALS: Bueno, desde que yo empecé a trabajar cuando tenía 18 años, empecé a trabajar en la playa, como socorrista. Al principio fue un trabajo de verano, mientras estudiaba en la universidad, pero al cabo de dos años decidí llevarlo un poco más allá. Dejé la carrera y seguí trabajando en periodos más largos, en lugares donde podía trabajar más tiempo. Después, en los inviernos, me vinculé también en el mundo del rescate, a través de las ambulancias, de servicios de ambulancias, y cuando conocí a Óscar y a la empresa Proactiva me decidí a unirme a ellos, y desde entonces, hasta ahora, he tenido varios roles: en información, en logística; y hasta el día de hoy que hemos dado un paso más en el mundo del salvamento, y estamos haciendo rescate a nivel internacional en esta crisis.

AMY GOODMAN: Óscar, ¿puede describir uno de los rescates que más le hayan marcado?, ¿qué sucede?, ¿cómo realizan estos rescates?

ÓSCAR CAMPS: Como bien dice Gerard, llegaban embarcaciones sobrecargadas, en muy malas condiciones, en manos de mafias que no tenían ningún inconveniente en ponerlos en peligro. Mujeres y niños son los más vulnerables en estas travesías, son los primeros que mueren. Cuando una embarcación de este tipo vuelca, rápidamente hay 25 o 30 muertos, de los 50, y esos son las mujeres y los niños. Así que la situación más dramática que hemos vivido era ver cómo las mujeres se ataban los niños al pecho en el chaleco salvavidas, pero cuando caían al agua, su cabeza quedaba fuera del agua, pero la cabeza del niño quedaba dentro del agua, entonces era el desespero de ver a la madre cómo quería sacarse al niño de encima. Estas situaciones las hemos vivido muchas veces, son muy dramáticas, pero lo que más nos ha afectado, quizá, apartes de esta realidad, es ver la inacción deliberada de la Unión Europea delante de esta situación. Esto estaba ocurriendo en Europa, no estaba ocurriendo en África, estaba ocurriendo en aguas europeas, en playas europeas y en tierras europeas y no había nadie para ayudarles y para atenderlos. Entonces, la decepción que tuvimos y la pérdida de confianza con nuestras instituciones ha sido más duro que ver morir a la gente.

AMY GOODMAN: Óscar Camps, ¿háblenos sobre la relación entre la guerra y los refugiados?

ÓSCAR CAMPS: Es evidente que sobre todo en Irak, en Afganistán y en Siria, de lo que huyen es de la guerra, huyen de la persecución de la guerra. Evidentemente, los que no querían combatir en un frente o en el otro, y estaban en la edad de combatir, tenían que buscar una salida, una alternativa, y lo hacían a través de mafias. Entonces, las mafias los sacan del país y los dirigen hacia Turquía, y de Turquía entraban en Europa. En África tenemos a Boko Haram y el Estado Islámico también, sobre todo, ahora mismo en Libia, que se utiliza como pasillo de salida, porque Libia es un país descompuesto, hay tres facciones que están en guerra por el gobierno, por el control de Libia, pero ninguna de ellas tiene ni siquiera el control entero de Trípoli, así es que la situación es compleja, y se utiliza este país como salida para Europa. Y desde África es menos la conexión con la guerra, porque también se huye de la persecución, se huye de la mutilación genital, se huye de la miseria, y el destino siempre es el mismo, siempre es Europa. Evidentemente que Europa tiene mucho que ver, porque ésta tiene influencia en guerras, vende armas, interviene. Ahora mismo lo estamos haciendo en varios países y en varios frentes. En Yemen y en Siria también.

AMY GOODMAN: Para concluir, Óscar Camps, usted es socorrista, alguien que salva vidas. ¿Alguna vez pensó que acabaría haciendo esto cuando comenzó su propio negocio socorriendo a nadadores?

ÓSCAR CAMPS: No, no. Yo empecé mi carrera en Cruz Roja, en Red Cross en España y no pretendí nunca… Sí que he tenido siempre un punto solidario y he hecho alguna acción en cooperación internacional en el Sáhara, pero no pensaba ni mucho menos llegar hasta aquí. No pensaba… La decepción que nos hemos llevado es que esto ocurriera en Europa. Para nosotros la cooperación internacional sería hacer acciones en terceros países, pero tener que hacerlo en aguas europeas todavía es más sofocante. Nunca lo pensé y realmente la vida nos ha cambiado a todos desde entonces.

AMY GOODMAN: Óscar, quería preguntarle acerca de la lucha de su familia en contra del fascismo, en contra del general Franco en España, y sobre qué relación ve entre eso y lo que usted hace hoy en día.

ÓSCAR CAMPS: Sí, mi abuelo luchó con los republicanos en la Guerra Civil, contra el fascismo. Pero sus hermanos tuvieron que salir [de España], mi abuelo era el mediano de la familia. Sus hermanos fueron exiliados, se fueron a Francia. Tengo familia repartida en Francia, Canadá, Costa Rica, Brasil porque tuvieron que salir por la persecución durante la guerra y después de la guerra. Mi abuelo fue herido en combate y fue rescatado por un brigadista internacional alemán, y esto es lo que me hace sentirme orgulloso de recibir este premio, y de estar ayer aquí, en Nueva York, con las Brigadas de ALBA, porque lo he vivido muy cerca. Mi abuelo y yo… he vivido sus historias, siempre me las contaba. El fascismo ha estado siempre presente en nuestra familia, porque nos dividió a la familia, tenemos familia en todo el mundo. Evidentemente se perdió la guerra y hubo mucha represión, y quizá ahora mismo, en estos momentos, vuelve a haber estos vientos de extrema derecha, porque están utilizando mucho los medios para difundir ideas. Tenemos la voz de Trump, que suena en Europa como un gran altavoz. Y no estamos oyendo voces que neutralicen desde el otro lado estos aires de derechas. Así es que tenemos que empezar a agitar conciencias para conseguir neutralizar esto, porque son medios de comunicación. Nosotros tenemos muchísima gente que respalda nuestra acción. Creo que se ha abierto una grieta importante entre el pensamiento político y lo que dicen algunos medios de comunicación, y el pensamiento popular. Yo creo que el pensamiento popular no tiene la información real. Se habla de cifras, de miles de refugiados, de miles de muertos, pero nosotros conocemos las historias, tenemos sus versiones, sabemos que son personas, sabemos qué ocurre, por qué huyen. No entendemos la manipulación que se está haciendo en los medios de comunicación, incluso contra las propias ONG que están salvando vidas, porque estamos poniendo el foco y la luz allí donde la administración no quiere que se sepa. Entonces somos incómodos, nos hemos convertido en una respuesta popular que es incómoda para la administración europea. Hemos estado en Bruselas y hemos denunciado esto. Hemos estado en Estrasburgo y hemos denunciando lo que hemos visto. El sábado me reuniré con el papa Francisco por segunda vez, y volveremos a denunciar lo que está ocurriendo. Así es que estamos buscando tantos altavoces mediáticos como podamos para neutralizar este ruido de sables que se está oyendo ahora mismo.

AMY GOODMAN: Gerard Canals, ¿háblenos de esa conexión entre lo que usted hace y la lucha contra el fascismo de su abuelo?

GERARD CANALS: Mi abuelo luchó en la Guerra Civil Española en el lado republicano, como el abuelo de Óscar, y como tantos otros. Lucharon en unas condiciones muy por debajo de las del bando franquista, evidentemente, tenían muchos menos recursos. Y al final lo que sucedió fue que nos pudieron ganarles, evidentemente, y se vieron forzados a huir. En el caso de mi abuelo, tuvo que huir a través de los Pirineos y exiliarse en Francia, en un campo, durante muchos años. Y creo que es el mismo caso que Óscar explicaba antes.

AMY GOODMAN: ¿Qué piensa que tiene que suceder? ¿Qué tienen que hacer los gobiernos para parar esta marea humana que abandona sus hogares contra su propia voluntad, arriesgando sus vidas en esa huída?

ÓSCAR CAMPS: Lo que está ocurriendo ahora no es más que el resultado de décadas de mala gestión, sobre todo en continentes como África. Hemos expoliado sus recursos naturales, hemos puesto gobiernos dictatoriales que beneficiaban a Europa, les hemos expoliado económicamente, y el resultado que tenemos ahora, de la venta de armas y la intervención en las guerras, es este: son migraciones masivas. En Yemen tenemos un bloqueo ahora mismo, Estados Unidos está bloqueando Yemen, Europa está bloqueando Yemen, a través de Arabia Saudita. Estamos fabricando 25 millones de nuevos refugiados. Esto va a tener consecuencias a corto plazo. La Guerra de Irak tiene que ver en todo esto. Realmente no dejamos de fabricar refugiados, y la política europea no debe ser la de externalizar fronteras, pagando a terceros países para retenerlos en medio del camino; no creo que esta sea la política adecuada. Yo creo que tenemos que tener otras prácticas sociales más aperturistas en ese sentido, e intervenir más en el origen. Evidentemente, la inversión que está haciendo Europa en el tema de refugiados es cero. Estamos gastando presupuestos desproporcionados en armamento, en seguridad, en control de fronteras, pero no estamos haciendo nada. Tenemos 60.000 refugiados en Grecia que no tienen absolutamente nada; los hay en Francia en un campo que no tienen absolutamente nada. Había unas cuotas que tenía que asumir cada país europeo. España, en nuestro caso, eran 17.000. Nadie ha cumplido con estas cuotas. La inacción es deliberada, y esta situación es inconcebible. Yo no sé lo que se debe hacer, pero apelo a los intelectuales, que son los que tienen que salir ahora mismo y decir qué es lo que se debe hacer, porque lo que estamos viviendo es el resultado de décadas de expoliación.

AMY GOODMAN: Gerard Canals, ¿puede responder esta misma pregunta?

GERARD CANALS: Lo que debemos hacer es actuar en origen, ahora mismo, como Óscar comentó, a consecuencia de décadas de expoliación y de intervención en África tenemos miles, o cientos de miles, de personas que están buscando refugio. Europa, en vez de acogerlos, en vez de intentar buscar soluciones, lo que hace es poner muros en tierra, y se está obligando a la gente a saltar el muro más grande de todos, que es el Mar Mediterráneo. Una de las cifras que comentabas antes de 5.000 muertos en el 2016, esa es la cantidad de muertos confirmados, pero hace un par de semanas tuvimos un rescate donde encontramos cinco cuerpos y después encontramos dos barcas totalmente vacías. En dos barcas van más o menos entre 250 o 300 personas. Hay 295 que no se han contado en esta estadística.

AMY GOODMAN: Finalmente, Óscar, ¿cree que podría volver a España en algún momento y volver a trabajar como socorrista? ¿Cree que este flujo masivo de refugiados va a detenerse en algún momento?

ÓSCAR CAMPS: Sí, claro. Nosotros nos organizamos en ONG por una necesidad legal de estar dentro de la administración, dentro del control de la propia administración. Pero no es nuestra intención hacer el trabajo de la administración, nuestra intención es concienciar a la población para que proteste, porque de la misma manera que el agua hierve desde abajo hacia arriba, tenemos que hacer que los políticos tomen la responsabilidad, y lo tiene que hacer el pueblo desde abajo hacia arriba. Así es que seguiremos haciendo de socorristas y seguiremos concienciando a la población, porque tenemos que cambiar esta situación. Costará, costará algunos años, pero yo creo que lo conseguiremos. Y ya que estoy aquí, me gustaría enviarle un mensaje a Donald Trump y decirle que en este país casi todos somos nietos de refugiados, que se acuerde que somos nietos de inmigrantes, tanto en el nuestro como en éste, que esto lo tenemos muy cerca, que no hay que hacer mucha memoria para saber de dónde venimos.

AMY GOODMAN: Quiero agradecerles a los dos por acompañarnos. Óscar Camps, quien fundó el grupo Proactiva Open Arms después de haber visto la imagen de Alan Kurti, el niño de 3 años que fue encontrado ahogado en una playa de Turquía. Gerard Canals es también socorrista, y director de la misión de Proactiva Open Arms desde julio de 2016. El grupo dice que ha rescatado a más de 17.000 personas en el Mediterráneo. Muchísimas gracias por haber estado con nosotros. Soy Amy Goodman, esto es Democracy Now!

Última Actualización: Mayo 26 de 2017
Fuente: www.democracynow.org/

Canadá Sigue Siendo Una Opción Para Refugiados Latinoamericanos, Pero Cuidado Con Los Riesgos!

Miércoles, mayo 24th, 2017
Canadá Sigue Siendo Una Opción Para Refugiados Latinoamericanos, Pero Cuidado Con Los Riesgos!

Las estadísticas muestran que el número de refugiados en Canadá ha crecido exponencialmente, al grado de que el gobierno ha tomado medidas para evitar que este proceso se salga de las manos.

Sin embargo este recurso sigue siendo una valiosa opción para los indocumentados latinos en Estados Unidos, pero cuidado ya que no es tan fácil como parece, pues se estima que tan solo del 5% al 10% lo obtienen, el Consejero acreditado en Inmigración Canadá y Quebec Jesus Hernandez Limones le cuenta los riesgos, peligros y requisitos para obtenerlo.

Última Actualización: Mayo 24 de 2017
Fuente: YouTube CI Canadá

The Perils of Expedited Removal How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part II

Lunes, mayo 22nd, 2017
The Perils of Expedited Removal How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part II

By Kathryn Shepherd and Royce Bernstein Murray
“I was interviewed by a male asylum officer. He asked me if I wanted to be interviewed by a female officer and I said that I had no preference. At that moment I felt uncomfortable telling the officer that I didn’t want to be interviewed by him. I had been raped in Guatemala and I could not share that entire story with a male officer. But I didn’t feel like I could tell him that I wanted to change officials. If I had a female officer I might have been able to tell her my full story. I felt fear and shame at the interview. I also feared that my husband could find out that I had been raped if I had said it. I can’t tell my husband because he would reject me and blame me. In my culture, if a man does improper things to a woman, most of the time the woman is blamed. My people think that if a man “crossed the line” it is because the woman allowed him to. In the Mam culture, men are the ones who rule and women have to obey their fathers and husbands.”

These are the words of Valeria, a Guatemalan asylum seeker, who described the difficulty she had sharing critical aspects of her claim to the asylum officer during her screening interview. Valeria fled Guatemala with Idalia, her then 7-year-old daughter, after years of extreme physical violence at the hands of Valeria’s father, rape by her ex-partner, and, more recently, a brutal gang rape by members of a transnational criminal organization (TCO).

Valeria and Idalia sought asylum in the United States, but were detained and placed in the expedited removal process. They were required to undergo the credible fear interview process—the first step for asylum seekers in fast-track removal processes—before being released from detention and permitted to continue fighting their case in immigration court. During those weeks in custody, the U.S. government expected Valeria to quickly navigate a complex asylum system in an atmosphere that frequently impedes a fair hearing. Valeria was required to overcome the challenges of speaking a rare language and articulating a traumatic story before she could pursue her claim for asylum in a full merits hearing with an immigration judge.

In years past, Valeria and Idalia might have been given the chance to make their case directly to an immigration judge, providing ample time to seek legal counsel and prepare to tell their stories fully. However, protection for asylum-seeking families like Valeria’s has been more difficult to access since 2014. In response to the dramatic rise in Central American families arriving at the southwest border to seek asylum, the government sought to stem the number of asylum claims by reducing the time and opportunity available to make a claim for asylum. This has been accomplished largely by placing many of these families in remote detention facilities while subjecting them to fast-track deportation processes. These processes involve remarkably complex procedures designed to prevent the unlawful deportation of asylum seekers, yet in practice they create additional barriers for many families.

Given that very few asylum-seeking families speak English, most have experienced significant trauma in their countries or during their journeys north, and they have no right to government-appointed legal counsel, the bureaucratic hurdles can be insurmountable. The added stress of detention, particularly detention of children, further complicates most mothers’ ability to remain focused on presenting a clear case for asylum. Nuanced legal standards applied by government officials asking difficult questions about a family’s worst fears and experiences threaten to transform what is meant to be merely a preliminary screening process into a full-blown, high-stakes asylum interview.

For many families, the physical presence of pro bono legal counsel at family detention facilities has made all the difference in their opportunity to seek asylum. But even for those who successfully navigate the process with the help of legal counsel, the challenges are extraordinary. Identifying and categorizing these challenges not only illustrates the high barriers to accessing the asylum system and immigration court, but also demonstrates why attorneys are an essential part of the process. To understand these interconnected issues, the authors drew from thousands of case files of families detained at the South Texas Family Residential Center in (STFRC) in Dilley, Texas—the country’s largest family detention center—to identify some of those who experienced challenges in their pursuit of protection. Although many of the families whose stories are highlighted in this report were ultimately able to forestall immediate deportation and will have their asylum cases heard by an immigration judge, in all of the cases the presence of legal counsel enabled the families to overcome the multiple challenges they faced. These accounts from women and children provide a window into how these challenges plague all asylum seekers subjected to fast-track deportations while held in detention facilities throughout the country.

U.S. “Expedited Removal” Policy and Asylum Seekers at the Border

Beginning in the spring of 2014, the United States saw a dramatic uptick in arrivals of Central American mothers with children, as well as unaccompanied children, at the southern border in the Rio Grande Valley of Texas. While there is always a confluence of factors that drive a wave of migration at any one time, epidemic levels of violence and impunity in the Northern Triangle of Central America (comprising El Salvador, Guatemala, and Honduras) unmistakably drove these vulnerable groups to flee their countries in search of protection. The murder rates in these countries are among the highest in the world. In 2016, El Salvador was the most violent nation in the Americas, while the murder rates in Honduras and Guatemala were among the five highest in the hemisphere.

Although most victims of murder in these countries are men, there is acute violence against women. In 2012, El Salvador and Guatemala were ranked first and third, respectively, as having the highest murder rates for women in the world. Gang activity is a major cause of the violence that plagues the region. Teenage boys are targeted for gang recruitment under threat of death, while women and girls are forced to become “gang girlfriends” and the “property” of gang members or face a similar fate. These threats are often compounded by rampant domestic violence and threats of political persecution that jeopardize the well-being and stability of many families fleeing the Northern Triangle and parts of the Caribbean.

The migration routes from many countries to the United States are well-trod; for decades asylum seekers and migrants have made the journey to flee civil wars, poverty, and environmental disasters. Many who are fleeing Central America turn to the United States as a strong option for safe haven, given family and community ties. Most who fled in recent years knew full well the risks and perils they would face on the journey—traffickers, cartels, and bandits prey on migrants along the way— but left anyway. The search for safety was a necessity and remaining at home was no longer an option.

When more asylum-seeking families arrived at the U.S.-Mexico border in 2014, the U.S. government quickly ramped up capacity to detain arriving families with the creation of large detention facilities in Artesia, New Mexico (closed in December 2014); Karnes City, Texas; and Dilley, Texas. Prior to this, only a small residential facility in Berks County, Pennsylvania, was in operation. By the spring of 2015, the Department of Homeland Security (DHS) had approximately 3,300 beds and cribs to detain mothers and their minor children, who ranged from newborns to near 18-year-olds.

Most families placed in detention are in a fast-track deportation process called “expedited removal.” A person subject to expedited removal (which, under current U.S. policy, may include those apprehended within 100 miles of a U.S. land border and within 14 days of entry) can be immediately ordered deported by an immigration officer without ever seeing an immigration judge. Those who tell a DHS official that they are afraid to return to their home countries are given screening interviews with an asylum officer to see if they have a credible fear of persecution. If so, they are entitled to a full asylum hearing before an immigration judge. If not, they face swift deportation unless they seek review of the negative determination by an immigration judge, which is generally cursory.

This process, while complex, is supposed to ensure asylum seekers are not unlawfully deported to a country where they could face grave harm or death. In practice, however, U.S. Customs and Border Protection (CBP) officers do not always adequately screen migrants or ask if they fear return to their home countries. At times agents ignore expressions of fear and summarily deport asylum seekers. Less than 20 percent of the people ordered removed ever see an in immigration judge due to CBP’s use of summary removal processes.

Última Actualización: Mayo 22 de 2017
Source: https://www.americanimmigrationcouncil.org

Nuevos Muros

Martes, mayo 16th, 2017
Nuevos Muros

El presidente Donald Trump sigue con su proyecto de sellar la frontera de Estados Unidos con México. El proyecto choca por su envergadura y por su flagrante hostilidad, pero en el fondo no es nada original: solo intenta completar las partes del muro que se inició en 1994 para impedir la entrada de inmigrantes procedentes de la frontera sur hacia territorio estadounidense. Ya está levantado en la frontera Tijuana–San Diego y hay algunos tramos más en los estados de Arizona, Nuevo México y Texas. En ese muro ya han muerto más de 3.000 inmigrantes ilegales desde 1994.

A su vez, en la Unión Europea, se han alzado más de 235 kilómetros de vallas en sus fronteras externas. Y en la actualidad hay al menos 70 muros en el mundo, más que en ningún otro periodo de la historia moderna.

Las autoridades británicas han levantado desde hace décadas kilómetros de muros y alambradas que separan las comunidades protestantes de las católicas, históricamente irreconciliables, en Irlanda del Norte. Los muros todavía permanecen en pie.
Israel levanta un muro de hormigón y alambradas de más de 720 kilómetros en torno a Palestina, con enormes consecuencias para la población local, que sufre el bloqueo internacional de alimentos y otros recursos básicos.

Numerosos inmigrantes han intentado alcanzar el sueño europeo saltando las vallas que separan las ciudades de Ceuta y Melilla de Marruecos y que son vigiladas noche y día por patrullas policiales a ambos lados de la frontera. Alrededor de esas ciudades españolas se levantan campamentos repletos de subsaharianos a la espera de una oportunidad para poder sortear el último escollo antes de alcanzar su sueño.

La zona desmilitarizada que separa las dos Coreas a lo largo del paralelo 38 divide, desde hace más de medio siglo, ambos países mediante un muro natural de 250 kilómetros de largo por cuatro de ancho, que ha dado lugar a un pequeño ecosistema sin injerencia humana.

Desde finales de los 80, India y Pakistán han levantado un muro de más de 1.000 kilómetros de distancia de los 3.000 que tienen de frontera, con el objetivo de mantener a raya al enemigo y evitar posibles injerencias territoriales.

El muro marroquí, un conjunto de ocho construcciones fronterizas, separa a lo largo de más de 2.500 kilómetros el Sáhara occidental, territorio con esperanzas independentistas, del resto de Marruecos: alambradas, fosas, búnkeres y campos de minas impiden a los refugiados moverse con libertad.

Afganistán y Pakistán han levantado barreras a lo largo de su frontera para limitar el movimiento de combatientes islamistas radicales y talibanes entre ambos países. Arabia Saudí construye el interminable muro de más de 9.000 kilómetros de longitud a lo largo de todas sus fronteras, que limitan con hasta ocho países, para proteger la producción petrolífera y evitar la entrada y salida de terroristas, en especial en las fronteras con Yemen e Iraq.

También se están levantado barreras en las antiguas repúblicas soviéticas de Uzbekistán y Kirguizistán ante la amenaza del islamismo radical. La frontera entre Uzbekistán y Afganistán tiene una cerca electrificada con 380 voltios, que se unen a los 1.100 kilómetros de alambres de púas que separan a este país de Kirguistán. Con Tayikistán, a lo largo de 1.500 kilómetros de longitud, la barrera de alambre de púas está reforzada por campos de minas antipersonales.

Un muro de hormigón y acero levantado por Egipto a lo largo de su frontera con Gaza de entre 15 y 20 kilómetros, 25 metros sobre el suelo y tres bajo tierra, para luchar contra el contrabando y el tráfico de armas que abastecía a la guerrilla de Hamas, solo ha impedido el abastecimiento de alimentos y medicinas para el pueblo palestino.

En el sur de África el gobierno de Botsuana construyó con alambre de púas a partir del año 2003 una valla de separación con Zimbabue para impedir la propagación de la fiebre aftosa entre el ganado. La valla, que no se llegó a electrificar, tiene dos metros y medio de altura y se extiende a lo largo de unos 500 kilómetros, y sigue allí dividiendo a los dos pueblos.

Muros, vallas, cercas y alambras nos dividen y separan, haciendo más injustas las relaciones entre nuestras sociedades. En la actualidad se ha agravado la brecha entre ricos y pobres en la que los muros permiten taponar las exigencias, frenar los anhelos y detener los sueños de mejores perspectivas de vida.

Herminio Otero Martínez
Periodista. Revista A Vivir
Twitter: @Tel_Esperanza

Última Actualización: Mayo 16 de 2017
Fuente: www.ccs.org.es Herminio Otero Martínez

Programa ‘Corazón de Plata’ de Zacatecas, Continúa Uniendo Familias

Viernes, mayo 12th, 2017
Programa ‘Corazón de Plata’ de Zacatecas, Continúa Uniendo Familias

El programa “Corazón de Plata” de Zacatecas continua uniendo familias este año entrega visas de 10 años a mayores de sesenta años para que visiten a familiares legalmente en Estados Unidos que hace muchos años no ven.

Ejemplo de ello es María de Jesús Gómez y José Saucedo Robledo que a sus 82 y 88 años, expresaron su gratitud, porque a través de este programa obtuvieron la visa y podrán volver a ver a sus hijos (2 hombres y 1 mujer) y conocerán a sus nietos y bisnietos, a quienes sólo han visto en fotografías.

 

Manuela García Vega nunca ha salido más allá del municipio de Nieves, su casa y ahora podrá ir a Estados Unidos con una visa para encontrarse con sus 2 de sus hijos a quienes tiene 18 años sin ver.

“Estoy muy emocionada porque voy a poder abrazar a mis hijos como mis bebés, no es lo mismo que escucharlos por teléfono o verlos por la computadora”, afirma.

Doña Manuela duró un año tratando de tramitar su visa y al fin ahora pudieron lograrlo gracias al programa “Corazón de Plata” que echó a andar el Gobierno del Estado desde el sexenio anterior y el cual tiene la finalidad de unir a las familias que tienen muchos años sin verse para que puedan convivir en Estados Unidos durante 30 días.

 

Última Actualización: Mayo 12 de 2017
Fuente: YouTube Noticieros Televisa. y YouTube Central Virtual de Noticias.

El Asilo es de Todos. Política Migratoria y de Refugio de la Unión Europea

Jueves, mayo 11th, 2017
El Asilo es de Todos. Política Migratoria y de Refugio de la Unión Europea

Compartimos el vídeo de la exposición de Nabil Sayed Ahmad Beiruti quien habla de la Política migratoria y de refugio de la Unión Europea y sus consecuencias sobre las personas, las familias y la propia sociedad europea en la mesa redonda “El Asilo es de Todos. Movimientos Forzosos de Población y Solidaridad Internacional” organizado por el Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo (CICODE), la Fundación para la Cooperación APY – Solidaridad en Acción, el Comité español de ACNUR y financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo (AACID).

 

Última Actualización: Mayo 11 de 2017
Fuente: YouTube Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo (CICODE).

El Estatus de Refugiado en Estados Unidos

Viernes, abril 28th, 2017
 El Estatus de Refugiado en Estados Unidos

El estatus de refugiado es una forma de protección que puede otorgárseles a las personas que satisfacen la definición de refugiados y que constituyen una inquietud humanitaria especial para los Estados Unidos.

Generalmente, los refugiados son personas que están fuera de sus países que no pueden o no están dispuestos a volver allí porque temen daños personales graves.

Según las leyes de los Estados Unidos, un refugiado es una persona que:

  • Está fuera de los Estados Unidos
  • Constituye una inquietud humanitaria especial para los Estados Unidos
  • Demuestra que se le ha perseguido o que teme que se les persiga por razones de raza, religión, nacionalidad, opinión política, o por pertenecer a un cierto grupo social
  • No se ha reubicado firmemente en otro país
  • Es elegible para admisión a los Estados Unidos

Un refugiado no incluye a nadie que haya ordenado, incitado, ayudado, o participado de ninguna otra manera en la persecución de ninguna persona por razones de raza, religión, nacionalidad, opinión política, o por pertenecer a un cierto grupo social.

Trámite para la Solicitud de Refugiado

Tiene que remitírsele al Programa de Admisiones de Refugiados de los Estados Unidos (USRAP por su sigla en inglés) para que se le considere como refugiado.

Si recibe una remisión, recibirá ayuda para rellenar su solicitud y, después, un funcionario del USCIS le entrevistará en el extranjero para determinar si es elegible para reubicarse como refugiado.

Su caso puede incluir a su cónyuge, sus hijos (no casados y de menos de 21 años de edad), y, en ciertas circunstancias limitadas, otros miembros de su familia. Si su caso se remite al USRAP, recibirá ayuda para rellenar sus documentos. Un funcionario del USCIS le entrevistará en el extranjero para determinar si es usted refugiado.

No hay tarifa para solicitar estatus de refugiado. La información que provea no se le divulgará a su país de origen.

Si se le aprueba como refugiado, recibirá un examen médico, una orientación cultural, ayuda con sus planes de viaje, y un préstamo para su viaje a los Estados Unidos. Después de llegar, será elegible para ayuda médica y monetaria.

Para Traer Familia

Si es usted refugiado, se encuentra en los Estados Unidos, y quiere que los miembros de su familia que estén en el extranjero se reúnan con usted, puede tramitar el Formulario I-730, Petición de familiar refugiado/asilado para su cónyuge o hijos no casados de menos de 21 años de edad.

Debe tramitar ese formulario dentro de los dos años siguientes a su llegada a los Estados Unidos a menos que haya razones humanitarias que excusen esa fecha límite.

Puede que sea también elegible para tramitar una declaración jurada de parentesco para su cónyuge, sus hijos (no casados y menores de 21 años), o sus padres. La declaración jurada de parentesco es el formulario que se utiliza para reunir a los refugiados y asilados con sus parientes cercanos que se ha determinado son refugiados pero están fuera de los Estados Unidos.

La declaración jurada de parentesco registra información acerca de los parentescos familiares y debe completarse a fin de empezar el trámite de solicitud para los parientes que pueden ser elegibles para ingresar a los Estados Unidos como refugiados por medio del Programa de Admisiones de Refugiados de los EE.UU.

Trabajar en Estados Unidos Siendo Refugiado

Como refugiado, puede trabajar inmediatamente después de llegar a los Estados Unidos. Cuando se le admita a los Estados Unidos, recibirá el Formulario I-94 con un sello de admisión como refugiado.

Además, se le tramitará el Formulario I-765, Solicitud de autorización de empleo, para que reciba un Documento de Autorización de Empleo (EAD por su sigla en inglés). Mientras espera su EAD, puede presentarle su Formulario I-94, Registro de llegada-salida a su empleador como prueba de que tiene permiso para trabajar en los Estados Unidos.

Salir de los Estados Unidos Siendo Refugiado

Si tiene estatus de refugiado y quiere viajar fuera de los Estados Unidos, necesitará obtener un documento de viaje para refugiados para volver a los Estados Unidos.

Si no obtiene un documento de viaje para refugiados antes de su salida, puede que no pueda volver a entrar a los Estados Unidos.

Si vuelve a país del que huyó, tendrá que explicar cómo pudo volver de manera segura.

Última Actualización: Abril 28 de 2017
Fuente: El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS)

Niños Refugiados en Grecia son Obligados a Prostituirse para Pagar Trayecto por Europa

Martes, abril 25th, 2017
 Niños Refugiados en Grecia son Obligados a Prostituirse para Pagar Trayecto por Europa

Un nuevo informe de la Universidad de Harvard afirma que los niños refugiados en Grecia que no están acompañados por personas mayores son obligados a prostituirse para pagarles a los traficantes de personas para que los lleven a otros países de Europa.

Los refugiados continúan arriesgando sus vidas para llegar a las costas europeas. La Organización Internacional para las Migraciones afirma que solo durante este fin de semana fueron rescatados 9.000 refugiados en el Mediterráneo.

Leonard Doyle afirmó:

“Casi 9.000 inmigrantes fueron rescatados el fin de semana por distintas ONG y la flotilla internacional; para ser más exactos, la cifra es de 8.360 personas.

En su mayoría son africanos, aunque también hay mucha gente de Bangladesh, una cantidad relativamente elevada de gente de Bangladesh.
Creo que lo que es significativo es que esto nos lleva a concluir, cuando analizamos las muertes en el mar, que 900 inmigrantes murieron hasta el momento en el mar este año, 90% de ellos en el tramo entre Libia e Italia”.

 

Última Actualización: Abril 25 de 2017
Fuente: www.democracynow.org