Archive for the ‘DACA / DAPA’ Category

Gobierno De Donald Trump Aumenta Tasa De Deportaciones En Un 40%

Martes, mayo 23rd, 2017
Gobierno De Donald Trump Aumenta Tasa De Deportaciones En Un 40%

Datos del gobierno estadounidense recientemente presentados revelan que el gobierno del presidente Donald Trump está deportando inmigrantes en una proporción récord, 40% más alta que el récord anterior establecido por el gobierno del ex presidente Barack Obama.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) informó el miércoles que deportó a más de 41.000 personas hasta fines de abril, en contraste con las aproximadamente 30.000 que fueron deportadas durante el mismo período del año pasado. Más de un tercio de los arrestados por el ICE no tenían condenas penales.

Irving González abogado de inmigración afirmó que “con los criminales se está cumpliendo, pero creo que está yendo más allá, no solamente los criminales. Cualquier persona que pueda ser detectada, si no tiene documentación para comprobar, están siendo detenidos y puesto en un proceso de deportación. Algunos quizás tendrán el derecho a una fianza y otros no”.

Por su parte, la Vocera de la organización proimigrantes SEIU, María Mejía, aseguró que “nosotros exigimos se levanten las voces porque no podemos seguir repitiendo que están deportando personas con record criminal porque eso nos criminaliza a todos y nos hace sentir que todos los que estamos aquí somos criminales”.

Última Actualización: Mayo 23 de 2017
Fuente: www.democracynow.org y YouTube NTN24

The Perils of Expedited Removal How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part II

Lunes, mayo 22nd, 2017
The Perils of Expedited Removal How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part II

By Kathryn Shepherd and Royce Bernstein Murray
“I was interviewed by a male asylum officer. He asked me if I wanted to be interviewed by a female officer and I said that I had no preference. At that moment I felt uncomfortable telling the officer that I didn’t want to be interviewed by him. I had been raped in Guatemala and I could not share that entire story with a male officer. But I didn’t feel like I could tell him that I wanted to change officials. If I had a female officer I might have been able to tell her my full story. I felt fear and shame at the interview. I also feared that my husband could find out that I had been raped if I had said it. I can’t tell my husband because he would reject me and blame me. In my culture, if a man does improper things to a woman, most of the time the woman is blamed. My people think that if a man “crossed the line” it is because the woman allowed him to. In the Mam culture, men are the ones who rule and women have to obey their fathers and husbands.”

These are the words of Valeria, a Guatemalan asylum seeker, who described the difficulty she had sharing critical aspects of her claim to the asylum officer during her screening interview. Valeria fled Guatemala with Idalia, her then 7-year-old daughter, after years of extreme physical violence at the hands of Valeria’s father, rape by her ex-partner, and, more recently, a brutal gang rape by members of a transnational criminal organization (TCO).

Valeria and Idalia sought asylum in the United States, but were detained and placed in the expedited removal process. They were required to undergo the credible fear interview process—the first step for asylum seekers in fast-track removal processes—before being released from detention and permitted to continue fighting their case in immigration court. During those weeks in custody, the U.S. government expected Valeria to quickly navigate a complex asylum system in an atmosphere that frequently impedes a fair hearing. Valeria was required to overcome the challenges of speaking a rare language and articulating a traumatic story before she could pursue her claim for asylum in a full merits hearing with an immigration judge.

In years past, Valeria and Idalia might have been given the chance to make their case directly to an immigration judge, providing ample time to seek legal counsel and prepare to tell their stories fully. However, protection for asylum-seeking families like Valeria’s has been more difficult to access since 2014. In response to the dramatic rise in Central American families arriving at the southwest border to seek asylum, the government sought to stem the number of asylum claims by reducing the time and opportunity available to make a claim for asylum. This has been accomplished largely by placing many of these families in remote detention facilities while subjecting them to fast-track deportation processes. These processes involve remarkably complex procedures designed to prevent the unlawful deportation of asylum seekers, yet in practice they create additional barriers for many families.

Given that very few asylum-seeking families speak English, most have experienced significant trauma in their countries or during their journeys north, and they have no right to government-appointed legal counsel, the bureaucratic hurdles can be insurmountable. The added stress of detention, particularly detention of children, further complicates most mothers’ ability to remain focused on presenting a clear case for asylum. Nuanced legal standards applied by government officials asking difficult questions about a family’s worst fears and experiences threaten to transform what is meant to be merely a preliminary screening process into a full-blown, high-stakes asylum interview.

For many families, the physical presence of pro bono legal counsel at family detention facilities has made all the difference in their opportunity to seek asylum. But even for those who successfully navigate the process with the help of legal counsel, the challenges are extraordinary. Identifying and categorizing these challenges not only illustrates the high barriers to accessing the asylum system and immigration court, but also demonstrates why attorneys are an essential part of the process. To understand these interconnected issues, the authors drew from thousands of case files of families detained at the South Texas Family Residential Center in (STFRC) in Dilley, Texas—the country’s largest family detention center—to identify some of those who experienced challenges in their pursuit of protection. Although many of the families whose stories are highlighted in this report were ultimately able to forestall immediate deportation and will have their asylum cases heard by an immigration judge, in all of the cases the presence of legal counsel enabled the families to overcome the multiple challenges they faced. These accounts from women and children provide a window into how these challenges plague all asylum seekers subjected to fast-track deportations while held in detention facilities throughout the country.

U.S. “Expedited Removal” Policy and Asylum Seekers at the Border

Beginning in the spring of 2014, the United States saw a dramatic uptick in arrivals of Central American mothers with children, as well as unaccompanied children, at the southern border in the Rio Grande Valley of Texas. While there is always a confluence of factors that drive a wave of migration at any one time, epidemic levels of violence and impunity in the Northern Triangle of Central America (comprising El Salvador, Guatemala, and Honduras) unmistakably drove these vulnerable groups to flee their countries in search of protection. The murder rates in these countries are among the highest in the world. In 2016, El Salvador was the most violent nation in the Americas, while the murder rates in Honduras and Guatemala were among the five highest in the hemisphere.

Although most victims of murder in these countries are men, there is acute violence against women. In 2012, El Salvador and Guatemala were ranked first and third, respectively, as having the highest murder rates for women in the world. Gang activity is a major cause of the violence that plagues the region. Teenage boys are targeted for gang recruitment under threat of death, while women and girls are forced to become “gang girlfriends” and the “property” of gang members or face a similar fate. These threats are often compounded by rampant domestic violence and threats of political persecution that jeopardize the well-being and stability of many families fleeing the Northern Triangle and parts of the Caribbean.

The migration routes from many countries to the United States are well-trod; for decades asylum seekers and migrants have made the journey to flee civil wars, poverty, and environmental disasters. Many who are fleeing Central America turn to the United States as a strong option for safe haven, given family and community ties. Most who fled in recent years knew full well the risks and perils they would face on the journey—traffickers, cartels, and bandits prey on migrants along the way— but left anyway. The search for safety was a necessity and remaining at home was no longer an option.

When more asylum-seeking families arrived at the U.S.-Mexico border in 2014, the U.S. government quickly ramped up capacity to detain arriving families with the creation of large detention facilities in Artesia, New Mexico (closed in December 2014); Karnes City, Texas; and Dilley, Texas. Prior to this, only a small residential facility in Berks County, Pennsylvania, was in operation. By the spring of 2015, the Department of Homeland Security (DHS) had approximately 3,300 beds and cribs to detain mothers and their minor children, who ranged from newborns to near 18-year-olds.

Most families placed in detention are in a fast-track deportation process called “expedited removal.” A person subject to expedited removal (which, under current U.S. policy, may include those apprehended within 100 miles of a U.S. land border and within 14 days of entry) can be immediately ordered deported by an immigration officer without ever seeing an immigration judge. Those who tell a DHS official that they are afraid to return to their home countries are given screening interviews with an asylum officer to see if they have a credible fear of persecution. If so, they are entitled to a full asylum hearing before an immigration judge. If not, they face swift deportation unless they seek review of the negative determination by an immigration judge, which is generally cursory.

This process, while complex, is supposed to ensure asylum seekers are not unlawfully deported to a country where they could face grave harm or death. In practice, however, U.S. Customs and Border Protection (CBP) officers do not always adequately screen migrants or ask if they fear return to their home countries. At times agents ignore expressions of fear and summarily deport asylum seekers. Less than 20 percent of the people ordered removed ever see an in immigration judge due to CBP’s use of summary removal processes.

Última Actualización: Mayo 22 de 2017
Source: https://www.americanimmigrationcouncil.org

Jeanette Vizguerra y Arturo Hernández García, Símbolo de Victoria Para Los Derechos De Los Inmigrantes

Jueves, mayo 18th, 2017
Jeanette Vizguerra y Arturo Hernández García, Símbolo de Victoria Para Los Derechos De Los Inmigrantes

Una gran victoria para los derechos de los inmigrantes lograron Jeanette Vizguerra y Arturo Hernández García , los funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) concedieron el aplazamiento de la deportación de dos prominentes residentes indocumentados de Denver.

Vizguerra buscó refugio en la iglesia de la Primera Sociedad Unitaria de Denver poco después de que Trump asumiera la presidencia. Ella es una de las fundadoras de la agrupación Metro Denver Sanctuary Coalition, y recientemente fue nombrada una de las cien personas más influyentes de 2017 por la revista Time. Estas son declaraciones de Jeanette Vizguerra el viernes por la mañana, al salir de la iglesia por primera vez en 86 días.

Jeanette Vizguerra expresó: “Es un día especial para mí porque podré festejar el Día de la Madre con mis hijos y nietos”.

Arturo Hernández García había estado nueve meses refugiado en la misma iglesia hace dos años. Recientemente fue detenido por el Servicio de Inmigración, a pesar de que el gobierno del ex presidente Barack Obama le había dicho que no se lo consideraba “prioridad para deportación”.

Mientras tanto, en Vermont, César Alex Carrillo, trabajador del sector lácteo y activista de 23 años de edad, fue deportado. Carrillo fue arrestado en marzo, junto con otros dos activistas del grupo Justicia Migrante, Enrique Balcázar y Zully Palacios.

Carrillo fue deportado a México en una “orden de partida voluntaria”, que le dará una mejor oportunidad de que se le permita regresar a Estados Unidos para reunirse con su esposa y su hija de 4 años de edad.

Última Actualización: Mayo 18 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part I

Miércoles, mayo 17th, 2017
How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers

By Kathryn Shepherd and Royce Bernstein Murray

This report shows through the use of original testimony that the government’s reliance on “fast-track” deportation methods, such as expedited removal, in conjunction with detention often results in disadvantaging one of the most vulnerable groups of non-citizens currently in the U.S. immigration system: women and their children held in detention centers in rural, isolated locations in Texas and Pennsylvania.

Accounts from women and children detained at the South Texas Family Residential Center in Dilley, Texas, the country’s largest family detention center, illustrate the many obstacles a detained asylum seeker must overcome in order to obtain a meaningful day in court. The authors drew from a database of thousands of case files to identify families who experienced one or more of the challenges outlined in this paper.

Although many of the families whose stories are highlighted in this report were ultimately able to forestall immediate deportation with the assistance of legal counsel, all of them faced serious obstacles accessing the asylum process. Detained asylum seekers encounter numerous challenges, including the following problems detailed in this report.

  • High Incidence of Psychological Trauma among Detainees
    Many of the asylum-seeking women and children who are detained in Dilley experience psychological trauma as a result of their past persecution or fear of future persecution. This trauma is compounded by the experience of detention, the limited access to medical and psychological services in the detention center, and other policies outlined below.

 

  • Separation of Family Members after Arriving at the Border
    Current government policy mandates that women must be separated from their spouses, adult children, parents, siblings, and other family members before they are transferred to the detention center in Dilley, Texas. The emotional impact of family separation – and the possibility that a separated family member with the same claim for relief may be deported – may have a profound effect on the ability of a woman or child to testify during their fear interview with the asylum office or before the immigration court.

 

  • Medical Conditions Adversely Impact the Ability to Pursue Protection
    The women and children who are transferred to the detention center in Dilley suffer from a range of medical conditions. The prevalence of medical conditions may affect a worried mother’s ability to tell her story during her interview if her child is ill, or the sickness itself could affect a child or woman’s ability to articulate her story.

 

  • Limited Access to Language Services
    While the majority of families who are transferred to the detention center in Dilley speak Spanish, many do not. The languages spoken within the walls of the detention center in Dilley are diverse. Access to interpretation services is limited, which may present problems for women and children attempting to seek help at the medical clinic, ask questions about their legal cases, and, most importantly, undergo fear interviews with the asylum office or hearings with the immigration court.

 

  • Complexity of the Legal Standard Applicable to Credible Fear Screenings
    The immigration system is notoriously complicated, and the credible fear screening process is no exception. The legal standards to which asylum seekers are held are nuanced and complex, even for well-trained attorneys, let alone lay persons. Many of the factors outlined in this paper, including the prevalence of trauma and medical conditions, may further impede a person’s ability to understand the legal process and articulate a claim for protection.

 

  • Procedural Defects in the Credible Fear Interview Process
    The credible fear interview process is potentially rife with procedural errors. Asylum officers are required to conduct the interview in compliance with printed guidance and law, but occasionally fail to do so. For example, officers must ensure that an asylum seeker feels comfortable, ask sufficient follow up questions to reveal critical information in the person’s case, and evaluate a parent’s claim for protection separately from the child’s (and vice versa). However, an officer may not develop the rapport with the mother or child that is needed to fulfill these obligations. Such procedural pitfalls, and many others, may adversely affect the outcome of an asylum seeker’s claim.

 

While the voices in this report are predominantly of asylum-seeking mothers and their children from Central America and the surrounding region, the obstacles this population faces illustrate the high risk of error in asylum screenings for all noncitizens who are held in detention facilities around the country during their fast-track deportation proceedings.

Finally, the report looks at the critical role attorneys play in the cases of those who fail to pass their fear interview in the first instance due to one or several of the challenges highlighted above. The case stories illustrate how these pitfalls place families at risk of being returned to the very countries where they fear persecution.

Última Actualización: Mayo 17 de 2017
Source: https://www.americanimmigrationcouncil.org

Carimer Andújar, estudiante, activista y DREAMer Enfrenta Posible Deportación

Miércoles, mayo 10th, 2017
Carimer Andújar, estudiante, activista y DREAMer Enfrenta Posible Deportación
Una de las estudiantes indocumentadas más reconocidas de Rutgers University, en Nueva Jersey, corre el riesgo de ser deportada esta semana. Carimer Andújar, presidenta de UndocuRutgers, ha sido citada por el Servicio de Inmigración y Aduanas para una entrevista el martes 9 de mayo.

Andújar de 21 años de edad es beneficiaria del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia del presidente Obama y llegó a Estados Unidos desde República Dominicana con su familia cuando tenía cuatro años de edad.

La buena noticia es que Carimer Andujar asistió a su reunión con funcionarios del Servicio de Inmigración y se le permitió continuar en libertad.

A continuación la entrevista que dio antes de asistir a reunión con funcionarios de inmigración Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

JUAN GONZALEZ: Estamos hablando con Carimer Andújar, una estudiante de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, que está enfrentando la posibilidad de ser deportada mañana martes cuando vaya a una entrevista con (el Servicio de) Inmigración en New Jersey ¿Carimer, nos puede explicar su caso?

CARIMER ANDÚJAR: Sí, vine a este país cuando tenía solamente 4 años.

JUAN GONZALEZ: ¿Vino de República Dominicana?

CARIMER ANDÚJAR: Sí, yo nací en la República Dominicana. Yo he estado aquí la mayor parte de mi vida, entonces, yo veo a este país como mi hogar. Sí, mi hogar.

JUAN GONZALEZ: ¿Y qué espera que pase mañana cuando vaya a la entrevista?

CARIMER ANDÚJAR: Debido a que yo he recibido mucho apoyo en mi caso, de senadores, yo no creo que ellos vayan a deportarme o ponerme en la cárcel porque como dije: tengo mucho apoyo.

JUAN GONZALEZ: Y para los estudiantes de DACA, como se dice aquí en este país, esos estudiantes que vinieron como niños a este país y a los que el presidente Obama les dio la oportunidad de quedarse aquí legalmente. ¿Cual es el riesgo que ustedes ven ahora con la administración Trump y su política en contra de los inmigrantes?

CARIMER ANDÚJAR: Una cosa que se dijo es que Obama nos dio la oportunidad para quedarnos aquí legalmente, lo que él nos dió fue protección contra la deportación, pero no nos dio la oportunidad para quedarnos aquí legalmente. Esas son cosas un poquito diferentes. Acerca de su pregunta de Trump, él ha sido [la causa de] que las cosas para los estudiantes indocumentados sean más difíciles ahora porque nosotros no tenemos el apoyo de nuestro presidente. Él ha hablado mucho de querer deportar a todas las personas indocumentadas, entonces ahora mismo nosotros no tenemos su apoyo. Él dice que tiene un gran corazón para los estudiantes que están en nuestra situación, pero esto nosotros no lo vemos.

JUAN GONZALEZ: Bueno, espero que tenga suerte mañana en su entrevista con [el Servicio de] Inmigración y que pueda seguir estudiando en este país. ¿Qué está usted estudiando en Rutgers?

CARIMER ANDÚJAR: Ingeniera química, y estoy en mi tercer año.

JUAN GONZALEZ: Muchas gracias.

CARIMER ANDÚJAR: Gracias.

Última Actualización: Mayo 10 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

Marchas, Protestas y Detenidos en el Día Internacional del Trabajo

Miércoles, mayo 3rd, 2017
 Marchas, Protestas y Detenidos en el Día Internacional del Trabajo

Millones de trabajadores se manifestaron el lunes por las Fiestas de Mayo, fecha también conocida como el Día Internacional de los Trabajadores. Los lugares donde se celebraron protestas en torno a esa conmemoración incluyeron Francia, Kenia, Indonesia, Corea del Sur, Rusia y Turquía, donde más de 70 personas fueron arrestadas en la capital, Estambul.

En California, Estados Unidos, decenas de miles de personas marcharon en el Área de la Bahía de San Francisco, mientras los trabajadores inmigrantes se negaron a ir a trabajar y los estudiantes abandonaron sus salones de clase.

Las marchas de este año en EE.UU. fueron lideradas por trabajadores inmigrantes y sus simpatizantes, y para muchos fueron similares a las multitudinarias marchas del Día del Trabajador del año 2006, cuando millones de inmigrantes salieron a las calles a protestar en todo el país. Escuchamos algunas de las voces destacadas de quienes participaron en las protestas del Día del Trabajador de este año en Nueva York, entre quienes estaban los trabajadores en huelga de la empresa B&H Photo Video.

 

ARMANDO GIRÓN: Mi nombre es Armando Girón y he trabajado en B&H por nueve años. Y ahora estamos bien preocupados porque la compañía se quiere mudar para Nueva Jersey y la mayoría de todos los compañeros vivimos aquí en Nueva York, vivimos aquí en el Bronx, Queens y Brooklyn.

RAMÓN SERRANO: Nosotros estamos luchando aquí para ver si [la compañía] no se muda a Nueva Jersey porque somos trescientos y pico empleados que estamos trabajando ahí y nos vamos a quedar en la calle. Entonces, se mudaron a un sitio demasiado lejos que no hay transporte.

ANGELINA CÁCERES: Mi nombre es Angelina Cáceres, y trabajo para la cooperativa de Golden Steps, un grupo que está formado por mujeres inmigrantes, tratamos de sacar adelante este negocio y al mismo tiempo tratamos de ayudar a la economía de éste país. Somos actualmente catorce personas y proveemos servicios de cuidado a las personas mayores, pero al mismo tiempo somos cuidadoras y las dueñas del negocio. Nosotras somos un grupo de mujeres luchando para salir adelante, para sacar adelante a nuestras familias.

ALEJANDRO OLIVARES: Mi nombre es Alejandro Olivares, mi organización es Brandworkers. Yo quiero mandarle un mensaje al presidente Donald Trump: nosotros venimos a trabajar, somos personas de bien y no como él dice, que somos criminales. La verdad, yo pienso que esto no es cierto. Los inmigrantes han levantado este país con su trabajo y esfuerzo. Ojalá cambie su administración porque es injusto para nosotros, todos los inmigrantes.

NÉMESIS IRIZARRY: Mi nombre es Némesis Irizarry y vengo de Puerto Rico, estamos hoy aquí porque hay un paro nacional ocurriendo ahora en la isla, luchando para que haya una auditoría de la deuda ilegal que hay ahora en la isla. El gobierno básicamente quiere cobrar la deuda de los estudiantes, del hombre trabajador, de la clase media baja, quieren retirar planes de retiro, y todo tipo de cosas así. Quieren cobrar la deuda de los que no hicieron que la deuda pasara.

En Texas fueron arrestadas dos docenas de personas, entre ellas el concejal de la ciudad de Austin Gregorio Casar, luego de una sentada de ocho horas frente a la oficina del gobernador del estado, Greg Abbot, como protesta en contra del proyecto de ley antiinmigración conocido como SB 4. Estas son las palabras de Julie Ann Nitsch.

Julie Ann Nitsch afirmó: “Soy la quinta generación de texanos y mi familia sirvió a este país por mucho tiempo. No servimos a este país ni vinimos a él huyendo de la persecución para vivir en un país donde la gente es detenida, arrestada y agredida por el color de su piel.

El proyecto SB 4 es desagradable, es racista. Todos los oficiales de la policía están en contra. La única razón por la cual estos políticos presionan a favor del proyecto es para poder obtener dinero de un electorado racista y radical, y hay que detenerlos”.

En muchas ciudades y zonas rurales, algunos inmigrantes organizaron una huelga laboral de un día, como por ejemplo en Homestead, Florida, donde los trabajadores rurales se negaron a trabajar y marcharon al ayuntamiento.

Las protestas del lunes encabezadas por los inmigrantes se producen al tiempo que datos recientemente divulgados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) muestran que casi la mitad de los 675 inmigrantes arrestados en redadas del ICE en febrero habían cometido faltas mínimas de tránsito o bien no tenían ningún antecedente penal.

Última Actualización: Mayo 03 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

Los Niños Que Cruzan La Frontera Viven “Una Pesadilla Llena De Horrores Reales”

Lunes, mayo 1st, 2017
 Los Niños Que Cruzan La Frontera Viven

Mientras el presidente Trump sostiene su promesa de aplicar mano dura contra la inmigración y contra los inmigrantes, la escritora Valeria Luiselli nacida en México y una de las jóvenes escritoras mexicanas más aclamadas del momento

Su autora es la escritora Valeria Luiselli nacida en México y una de las jóvenes escritoras mexicanas más aclamadas del momento. Acaba de trabajar como intérprete voluntaria para decenas de menores centroamericanos migrantes que están en Estados Unidos, tras haber arriesgado sus vidas en el cruce de México en busca de refugio.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now!, democracynow.org, soy Amy Goodman. Pasamos ahora a comentar un libro que ha sido publicado recientemente, calificado por la revista ´The Texas Observer´ como la primera lectura imprescindible en la era Trump. El libro se titula Los niños perdidos: un ensayo en 40 preguntas, de la escritora mexicana Valeria Luiselli, una de las más reconocidas entre la generación de escritores jóvenes mexicanos.

Recientemente se desempeñó en Estados Unidos como intérprete voluntaria para docenas de niños migrantes procedentes de América Central que arriesgaron sus vidas cruzando México en busca de refugio en Estados Unidos. El libro comienza con la primera pregunta que Luiselli debe dirigir a cada niño al que ayuda en los tribunales de inmigración: ¿Por qué viniste a Estados Unidos? El libro ha sido publicado al mismo tiempo que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha prometido impulsar medidas severas contra los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Valeria Luiselli, estamos muy contentos de que esté con nosotros. Empecemos por el título del libro en su edición en inglés: “Dime cómo acaba”. ¿Por qué tituló así su libro?

VALERIA LUISELLI: Bueno, mi hija de ahora siete años, pero que tenía cinco cuando empezó la crisis, me pregunta a menudo: “Dime cómo acaba esta historia”. Entonces, su pregunta es de alguna manera el leitmotiv que regresa siempre en el libro para recordarme a mí y recordar también al lector que realmente no hay un final, que la historia no acaba, la historia sigue y sigue. Y todos esperamos que algún día acabe bien, pero ahora no se ve claro ese final.

AMY GOODMAN: Cuéntenos cómo comienza la historia de estos niños. Se encuentran en un tribunal de inmigración y usted les pregunta por qué vinieron a Estados Unidos.

VALERIA LUISELLI: Sí, bueno, ahí empieza la batalla legal que tiene que enfrentar los niños. Antes de esa batalla legal, por supuesto, está el proceso mismo del viaje, que es no solo difícil, sino realmente traumático: una pesadilla llena de horrores reales y de amenazas que se transforman en agresiones en la mayoría de los casos. Después está la llegada a la frontera, a través de la cual cruzan los niños para entregarse a las patrullas fronterizas, a migración, sabiendo que los niños rara vez pueden cruzar solos el desierto. Son las patrullas fronterizas quienes los reciben. Allí tienen una entrevista, los meten a lo que se conoce comúnmente como “la hielera”, que es un cuarto a temperaturas frígidas donde los niños reciben un trato francamente vergonzante. Después del tiempo que pasan ahí son llevados a un albergue donde pueden ya tener un contacto más constante con sus familiares –si es que tienen familiares en Estados Unidos–, hasta que por fin puedan llegar a casa de sus familiares. A esa casa llega el primer citatorio, los cita la corte de migración. En esa primera cita que tienen con un juez, llegan a la corte y en ella hay organizaciones civiles esperando a los niños que llegan a su cita para cacharlos de algún modo y decirles: “Nosotros podemos ayudarlos, podemos conseguirles abogados que trabajen pro bono, de modo gratuito para ustedes”. Para ello se hace una entrevista, una entrevista basada en una serie de preguntas. Yo usaba un cuestionario de 40 preguntas, pero el cuestionario va cambiando. En ese cuestionario básicamente recogemos la historia de los niños para armar un caso que después un abogado pueda decidir, tomar y representar para conseguirle al niño algún tipo de alivio migratorio.

AMY GOODMAN: ¿Qué edades tienen estos niños?

VALERIA LUISELLI: Los niños son de todas edades. Yo he entrevistado a niñas de cinco, seis, siete años, en la corte. Yo nunca he visto a ningún bebé en la corte, pero sé que algunas personas con las que he trabajado me han contado que han tenido que representar a niños de dos años, niños que todavía no están en edad de hablar siquiera. La gran mayoría son niños adolescentes, varones adolescentes. No sé si es porque son los que más sobreviven al viaje. Yo creo que es una mezcla de dos factores: que son, digamos, los más fuertes para sobrevivir a las atrocidades del viaje, pero también son los niños en la franja de edad más vulnerable a ser reclutados por las gangas o las pandillas, por lo que son los que más tienen que huir.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasa con la niñas y los adolescentes? ¿Qué pasa con ellas? Usted incluye algunas estadísticas horribles en su libro.

VALERIA LUISELLI: Pues sí, la gran mayoría de las mujeres, niñas o adolescentes, que hacen el viaje a Estados Unidos son violadas en algún momento del viaje. La estadística es efectivamente un horror: 8 de cada 10 mujeres y niñas son violadas a lo largo de su viaje a través de México, a través de las fronteras centroamericanas que tengan que cruzar: si vienen de Honduras o de El Salvador; si vienen de Guatemala, solo digamos la frontera de México, y luego a través de México y Estados Unidos. Y cuando no son violadas, muchas veces sufren otro tipo de abusos y horrores. La gran mayoría de los niños que llega a Estados Unidos llega en un estado de trauma.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasa con ellos después? ¿Qué ocurre en los tribunales? ¿Quién toma las decisiones?

VALERIA LUISELLI: Bueno, después de lo que yo relataba hace rato, –después de la estancia en la hielera, el paso al albergue, la llegada por fin a casa de algún familiar–, cuando empieza por fin el proceso legal contra ellos, básicamente tienen veintiún días para encontrar un abogado que los defienda de una orden de deportación. En esos veintiún días tienen que encontrar una escuela que los acepte. Para que sean candidatos a cualquier tipo de ayuda migratoria tienen que demostrar que están en una escuela, por ejemplo. Entonces, ahí hay otro nivel de dificultad porque muchas escuelas en zonas del país a las que han llegado un número mayor de estos niños, esas escuelas de esas zonas han tratado muchas veces de cerrar sus puertas a los niños. De hecho, hubo varios escándalos graves este año en escuelas de Long Island –donde yo trabajo, por cierto–, porque las escuelas no estaban admitiendo niños y estaban ilegalmente diciendo a los padres de esos niños que necesitaban papeles, lo cual no es cierto. Ningún niño necesita en ese estado demostrar papeles ni nacionalidad ni mucho menos, para tener el derecho básico a una educación. Entonces, los niños tienen que demostrar que están en la escuela, y tienen que básicamente armar un caso, en donde su historia y los horrores de los cuales huyen justifique la necesidad y la urgencia del asilo o de alguna otra forma de alivio migratorio. Es una paradoja extraña que el que entrevista a los niños de alguna manera necesita escuchar lo peor posible para saber que ese niño tiene el derecho a armar un caso.

AMY GOODMAN: ¿Con qué frecuencia son rechazados? ¿Con qué frecuencia son aceptados?

VALERIA LUISELLI: Mira, los números que se van recogiendo, o que se han recogido en estos años, indican que los niños que consiguen abogado tienen casi un 100% de probabilidad de poder quedarse. Es decir, lo más importante es poder conseguir un abogado. Por eso, el trabajo de las organizaciones civiles es tan importante, y el apoyo ciudadano a esas organizaciones es tan importante, porque mientras más apoyemos a las organizaciones, ya sea a través de donaciones, a través de voluntariados, más aumentamos la probabilidad de que haya abogados que decidan adoptar casos de niños y que esos niños entonces consigan quedarse. Pero si un niño no consigue un abogado, su probabilidad de poder quedarse aquí es muy, muy baja. No hay números claros sobre cuántos de los niños que han llegado se han podido quedar y cuántos no. Yo he leído reportes que dicen cosas muy distintas, pero lo que está claro es lo que estoy diciendo sobre los abogados. Los únicos niños que son deportados inmediatamente, en las primeras 24 o 48 horas, son los niños mexicanos. Los niños mexicanos no tienen derecho ni siquiera a defender su caso en una corte.

AMY GOODMAN: Usted comenta que a algunos niños se les niega el ingreso en la escuela, que se les dice que necesitan papeles para ello. ¿Ha intervenido usted alguna vez? ¿Quién interviene? Y, ¿con qué frecuencia se consigue que esos niños puedan ir a la escuela?

VALERIA LUISELLI: En el condado de Nassau, [estado de Nueva York] hubo un escándalo público hace unos años, porque las escuelas del condado de Nassau estaban haciendo eso. Pero personas –yo me imagino, del Departamento de Educación–, intervinieron en esas escuelas, hubo presencia de los medios denunciando la situación y ahora, supuestamente, las escuelas están abriendo sus puertas a todos los niños. Pero es relativamente incierto. Es decir, por ejemplo Manu, que fue el primer niño que yo entrevisté en la corte, y un niño con el que todavía tengo una relación cotidiana porque sigo traduciendo para él en su caso con sus abogados, y además es uno de los miembros jóvenes de la organización que tenemos en la Universidad Hofstra´The Teenage Immigrant Integration Association´, él por ejemplo, tuvo que salir de Hempstead High School, porque lo estaban acosando miembros de un gang. Y entonces, trató de meterse a una escuela en Long Beach, en donde no lo aceptaron, le dijeron que necesitaba tomar clases de inglés primero, y entonces se metió a clases de inglés. Luego, yo llamaba a la escuela Long Beach periódicamente, para decirles: “Os tienen que aceptar. Es decir, no pueden simplemente no aceptar, no es legal no aceptar a un niño”, y nunca nadie me hizo caso en el instituto de secundaria de Long Beach. Luego, lo intentamos su tía y yo en varias escuelas. Ella no habla inglés, entonces, digamos que ella conseguía datos de una escuela que los interesaba y yo hacía la llamada y llamamos a varias escuelas en Long Island, escuelas especializadas técnicas, escuelas de secundaria también, y nunca nos dieron cita, nunca nos dieron nada. Las escuelas mismas no están siendo nada receptivas. Manu, hasta la fecha, no va a la escuela. Creo que va a tratar de meterse a unas clases nocturnas. Mientras tanto, está viniendo a Hofstra a tomar clases de inglés.

AMY GOODMAN: Hablemos sobre el lenguaje. Usted afirma que, por primera vez en mucho tiempo, las élites culturales y liberales, así como la población en general en Estados Unidos, parecen estar bastante más preocupadas por este asunto. Ese es el tipo de alivio al que se refiere cuando habla de los activistas que defienden a los inmigrantes, lo cual a algunos les puede sonar algo extraño. ¿Podría explicar esto?

VALERIA LUISELLI: Claro, nadie está aliviado de que Trump esté ahora sentado en la silla presidencial; a nadie nos trae alivio, a nadie nos trae paz, sino lo contrario. Bueno, supongo que hay gente a quien sí le trae paz. A lo que me refiero con eso es que para quienes desde hace años nos preocupa el tema de la inmigración, el hecho de que Trump haya hablado y siga hablando con tanta demencia y violencia en contra de las poblaciones migrantes, ha puesto sobre la mesa y en primer plano el tema de las migraciones, el tema de los refugiados, sean niños, sean refugiados de Centroamérica, sean de otras partes del mundo. Eso es un avance, en el sentido de que, quienes trabajamos en inmigración directamente, tenemos muchísimo más apoyo de la sociedad civil. Pienso, por ejemplo, en la reacción de la sociedad civil ante las protestas de los aeropuertos después de la prohibición a los musulmanes y cómo la sociedad civil no solo se presentó y estuvo físicamente en los aeropuertos, pero además hubo millones de donaciones al ACLU, y cómo el ACLU recogió 25 millones de dólares en un fin de semana, gracias a los cuales pudo contratar a 200 abogados más durante la siguiente semana. Digamos, ese tipo de procesos donde la sociedad civil se involucra profundamente, o más profundamente, con lo que las instituciones o las organizaciones hacen básicamente solos siempre es importantísimo. Y yo creo que ese es un cambio fundamental que se ha visto en los últimos meses.

AMY GOODMAN: ¿Podría comentar la relevancia de que su libro esté siendo publicado justo a comienzos de la era Trump? La revista ´The Texas Observer´ lo ha calificado como la primera lectura imprescindible en la era Trump. ¿Qué impacto espera que cause su libro, especialmente cuando usted hace referencia a la estructuración del lenguaje y a desafiar el lenguaje utilizado para describir a los inmigrantes?

VALERIA LUISELLI: Cuando yo escribí ese libro, Trump todavía era un señor raro que había sido un celebrity de la televisión, todavía ni siquiera figuraba en nuestra conciencia como un posible presidente de este país, o al menos en la mayoría de nosotros. Entonces, cuando yo escribí este libro, lo escribí en contra de las políticas casi siempre ignoradas por los medios de comunicación masivos de la administración de Obama, políticas que afectaron profundamente y de forma muy negativa a comunidades migrantes. La reacción de la administración de Obama, la reacción de Washington ante la crisis migratoria de cientos de miles o decenas de miles, y luego, eventualmente, más de 100.000 niños centroamericanos que llegaban solos a la frontera, fue una reacción francamente avergonzante, poco humana. Básicamente crearon un grupo de casos, un docket, que se llama: los niños que antes tenían un año para conseguir un abogado y defenderse de la deportación ahora tenían solo veintiún días para conseguir un abogado. Además de que todos han hecho la vista gorda con el tema profundamente injusto de que la ley actual protege a todos los niños del mundo y los hace candidatos al asilo, y excluye a los niños mexicanos, porque Bush en 2007 hizo una enmienda a esa ley, tal que excluyan niños de países con fronteras colindantes a Estados Unidos. Osea, niños canadienses o niños mexicanos, pero realmente solo niños mexicanos, porque nunca hemos sabido de un niño canadiense que trate de emigrar a Estados Unidos. Entonces bueno, todo el mundo ignora eso; eso se sigue ignorando hoy en día por ejemplo, el por qué esa ley excluye a los niños mexicanos. Y, desafortunadamente, todo lo que yo escribí, pensando que era un problema, de algún modo digamos circunscrito a un momento y a unas decisiones mal tomadas de una administración, se volvió ahora mucho más relevante, todo lo que yo denunciaba se volvió ahora peor, digamos, peor y más ominoso. Entonces, sí, de alguna manera paradójica, rara y siniestra este libro es mucho más pertinente ahora de lo que era cuando yo lo escribí. Pertinente porque los tiempos cambiaron para peor. Pero también pertinente porque es un libro que de algún modo muestra mi profunda creencia y entusiasmo por las organizaciones civiles y su poder para cambiar poco a poco las cosas. Entonces, es un libro que no ofrece soluciones pero que sí habla del trabajo de las organizaciones civiles, y creo que hoy en día también es mucho más visible, importante, y hasta cierto grado ha sido más exitoso el papel de las organizaciones civiles en este país.

AMY GOODMAN: Quiero que hablemos sobre lo que está pasando en México, recientemente hemos informado del asesinato del periodista Maximino Rodríguez. Lo que lo convierte en el cuarto periodista asesinado en tan solo seis semanas. Rodríguez, que informaba sobre corrupción policial para el Colectivo Pericú, fue asesinado el 14 de abril en la ciudad de La Paz, en México, uno de los países con la mayor tasa de asesinatos de periodistas. ¿Conoce este caso? ¿Cuáles son las implicaciones de que México sea un país tan peligroso para los periodistas?

VALERIA LUISELLI: Sí, por supuesto que supimos de este caso como cada semana prácticamente sabemos de un caso más de un periodista asesinado. Hace un par de semanas fue en Chihuahua, esta semana en La Paz; Veracruz es uno de los estados digamos más infestados por el cáncer de los carteles y de un gobierno local profundamente corrupto. Por suerte, fue aprehendido por fin Duarte, el ex gobernador del Estado, un criminal absoluto. Pero lo que sucede en México es que en algún momento nos quedamos sin ley, o hay leyes pero las leyes no se aplican, y hay un grado de impunidad a todos los niveles, sobre todo los niveles más altos, que hace que el país simplemente no pueda salir de donde está, estamos como atorados en un ciclo infernal desde hace años, básicamente desde que entró Calderón y declaró la guerra del narco. No hemos podido salir de ahí. Y no se ve claro cuándo podremos salir de ahí, no se ve claro cómo rearmar un país en donde se perdió el ejercicio básico de la ley.

AMY GOODMAN: ¿Y cómo cree que las políticas de Estados Unidos afectan a México?

VALERIA LUISELLI: Siempre. No solo somos los vecinos de Estados Unidos, sino que tradicionalmente, el involucramiento de EE.UU. con los países en el mundo, pero, para hablar solo de América Latina, ha sido muchas veces un involucramiento muy nocivo. En cada golpe de Estado, en cada gobierno militar asesino, en cada, digamos, desastre y principio de derrumbe de procesos democráticos, ha estado detrás la CIA. Esto no me lo estoy sacando de la manga: si revisas, por ejemplo, la guerra civil en El Salvador, estaba la administración de Reagan detrás, básicamente, de financiar al gobierno militar que después masacró a su gente y que fue responsable de que tuviera que irse casi un quinto del país afuera de El Salvador huyendo de un gobierno militar que los estaba asesinando.

Las dictaduras en el Cono Sur, los golpes de Estado, la situación en Colombia… Yo cada vez que leo un periódico donde –últimamente, por ejemplo–, dicen que la CIA se quiere comprometer más a fondo con la guerra contra las drogas en México; espero realmente que no, que se mantengan lejos y fuera porque es el principio del final, si la CIA empieza a financiar. No es que no los estén financiando ya.

Entonces, bueno, el involucramiento de Estados Unidos es profundo, y parte de lo que argumento en “Tell me how it ends” (Los niños perdidos) es que tiene que haber una admisión de responsabilidad histórica compartida entre Estados Unidos, México, y los países del Triángulo del Norte. No tiene toda la culpa Estados Unidos, por supuesto: ahí está México con su incapacidad de gobernarse a sí mismo siquiera, y digamos, el desastre que permitió el gobierno mexicano con el poder que ahora tienen los carteles de droga, y por supuesto, los gobiernos del Triángulo del Norte, que son igualmente corresponsables de todo lo que está sucediendo. La cuestión es que haya una admisión de responsabilidad histórica y actual con lo que está sucediendo.

AMY GOODMAN: ¿Ha fortalecido Trump a Peña Nieto ante los ojos de los mexicanos, o lo ha debilitado? Peña Nieto ha dicho que no va a financiar el muro, pero recibió a Trump cuando este era candidato, lo que según muchos hizo que Trump fuera visto como alguien que tenía el potencial de ser presidente, porque tuvo esta oportunidad de reunirse con un jefe de Estado extranjero. Esa noche Trump fue a Phoenix (Arizona), y dio uno de los discursos más racistas en contra de los inmigrantes de su campaña.

VALERIA LUISELLI: Sí, Peña Nieto es insalvable, en el sentido de que yo creo que ningún presidente mexicano ha tenido tan poco apoyo ciudadano, y no lo merece. Yo creo, francamente, que Peña Nieto debería estar en la cárcel, no por lo que ha hecho y no ha hecho durante su presidencia, sino por las atrocidades de Atenco cuando él era gobernador en el Estado de México. Pero bueno, más allá de eso, sí puede que hasta cierto punto Peña Nieto haya recibido apoyo en algunas de sus posteriores reacciones a las declaraciones de Trump sobre el muro, porque en efecto, salió a defender la dignidad bastante rota de México y a decir que los mexicanos no pagarían por el muro. Pero como bien dices, ya había recibido antes a Trump por órdenes o por plan de [Luis] Videgaray, que era su ministro de economía en ese momento. Eso fue una gran derrota para los mexicanos, es decir, que nuestro presidente hiciera más presidenciable a un candidato que nos había humillado constantemente durante toda su campaña y que luego, esa noche, efectivamente, fue a Arizona y dio uno de los discursos más violentos y humillantes para los mexicanos. Por suerte, le queda muy poco tiempo a Peña Nieto. No es que tengamos muchas buenas opciones visibles enfrente.

AMY GOODMAN: Finalmente, su libro anterior era de ficción, ahora ha pasado a escribir no ficción. ¿Por qué?

VALERIA LUISELLI: Bueno, yo empecé como escritora de no ficción. Mi primer libro, que se llama Papeles falsos en español y “Sidewalks” en inglés, es un libro de ensayos sobre la extranjería, los exilios, los desplazamientos, la traducción precisamente… Solo que es un libro mucho más lírico, un ensayo mucho más lírico, una aproximación a escritores exiliados, a procesos lingüísticos en poemas de escritores bilingües o trilingües; es una cámara distinta a un problema de algún modo compartido. Luego, este libro también tiene algún precedente en mi carrera como escritora, como académica, como estudiante. Mi tesis de licenciatura –yo estudié en la UNAM en México, antes de venir a estudiar un doctorado aquí en Columbia–, y en la UNAM en México me licencié con una tesis de licenciatura sobre migración precisamente, era una crítica bastante mal escrita a John Rawls, desde el punto de vista de la inmigración ilegal. Entonces, bueno, desde entonces –tenía veinte o veintiún años cuando escribí esa tesis–, el tema de la inmigración me apasionaba y me ocupaba. Y este libro, de algún modo, es un desarrollo natural de muchos procesos distintos que he ido trabajando y desarrollando a lo largo de mi vida.

AMY GOODMAN: Quiero agradecerle por estar con nosotros. Valeria Luiselli, escritora galardonada. Su último libro se titula Los niños perdidos: un ensayo en 40 preguntas. Entre sus libros anteriores se encuentran: Papeles Falsos, Los ingrávidos y La historia de mis dientes.

 

Última Actualización: Mayo 01 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

Indocumentado se Asila en una Iglesia de Denver para Evitar que lo Deportación

Viernes, abril 28th, 2017
 Indocumentado se Asila en una Iglesia de Denver para Evitar que lo Deportación

Desde Denver, Colorado, Amy Goodman visita la iglesia First Unitarian Society Church para reunirse con Arturo Hernández García, inmigrante indocumentado padre de dos hijos. Desde octubre, García está asilado en la iglesia como forma de impedir que lo deporten. También escuchamos a la hija de Hernández, Andrea, ciudadana estadounidense de nueve años de edad.

El hecho de que ella sea ciudadana estadounidense significa que Hernández puede permanecer en EE.UU., conforme al nuevo programa de acción diferida impulsado por el presidente Obama que entra en vigencia en el mes de mayo, si es que no lo deportan antes de esa fecha. También escuchamos a Beth Chronister, pastora de la iglesia First Unitarian Society Church de Denver, y a la activista Jennifer Piper de la organización Metro Denver Sanctuary Coalition que ayudó a García a asilarse.

TRANSCRIPCIÓN

Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Estamos transmitiendo desde Denver, Colorado, desde Denver Open Media. Cuando llegué Denver, ayer jueves, fui directamente a la iglesia First Unitarian Society a conocer a Arturo Hernández García. Él es un inmigrante indocumentado y padre de dos niñas. Desde octubre ha buscado refugio en la iglesia mientras lucha contra su deportación. También conocí a su hija de nueve años, Andrea, que es ciudadana estadounidense. Eso significa que su padre podría ser autorizado a quedarse en el país bajo el nuevo programa de acción diferida de Obama que comienza en mayo— si no es deportado antes de ese momento. Andrea estaba con su padre cuando fui a entrevistarlo anoche.

AMY GOODMAN: Acabamos de llegar a la iglesia Unitaria en Denver y venimos a ver a Arturo Hernández García, que se encuentra aquí refugiado. Se ha refugiado aquí, y es el primero en hacerlo en Denver desde la década de los 80.

Hola, soy Amy Goodman.

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Encantado de conocerle.

AMY GOODMAN: Encantada. ¿Me puede decir cómo terminó viviendo en esta iglesia?

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Es difícil, porque llevo mucho tiempo aquí, 115 días ya.

AMY GOODMAN: ¿Por qué está aquí?

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Porque estoy en riesgo de ser deportado. El 21 de octubre es la fecha final para mi deportación. Y la razón por la que estoy aquí es porque quiero pelear mi caso.

AMY GOODMAN: ¿Puede contarme qué pasó? ¿Cómo llegó a estar en un proceso de deportación? ¿Usted tenía un negocio de alicatado?

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Sí, trabajo en construcciones, por lo general, en grandes construcciones de apartamentos, de 100, 200 o 300 apartamentos y en las que trabajan cientos de personas. Y tuve problemas con una persona, discutí con él. Y llamaron a la policía y la policía me arrestó. Y después de eso me llevaron a la sala de inmigración.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasó después?

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Estuve en el centro de detención para inmigrantes durante 15 días. Y pagué la fianza. Soy una buena persona. LLevo 16 años trabajando duro aquí en Colorado. Nunca me meto en problemas. Nunca fui arrestado. Nunca antes había ido a la cárcel, ni aquí ni en México.

AMY GOODMAN: ¿Usted tuvo a sus dos hijas aquí en Estados Unidos?

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Tengo una hija de 15 años que nació en México. Y ella se benefició de la DACA (Acción diferida para los llegados en la infancia), que es la acción diferida para estudiantes. Ella ha conseguido un permiso de trabajo. Y tengo a Andrea, de nueve años. Ella es estadounidense.

AMY GOODMAN: ¿Cómo ha vivido todo esto? Has estado aquí durante muchos meses, desde noviembre, diciembre— cuatro meses.
ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Sí, tres meses y medio ya. Es duro, es difícil para mí y también para mi familia. Quiero volver a mi vida, a tener una vida normal, y volver al trabajo y a la tranquilidad de mi casa con mis hijas y mi esposa.

AMY GOODMAN: Estamos aquí en el refugio junto a Arturo Hernández García, y su hija de nueve años, Andrea, se nos acaba de unir. Hola, Andrea.

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Hola.

AMY GOODMAN: ¿Vienes aquí después de la escuela?

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Sí.

AMY GOODMAN: ¿En qué grado estás?

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Cuarto.

AMY GOODMAN: Cuarto. ¿Cómo te sientes viendo a tu padre viviendo en la iglesia?

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Triste. Quiero que vuelva a casa con nosotras.

AMY GOODMAN: ¿Qué esperas que ocurra con tu padre?

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Que vaya a casa y que el ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) le dé un aplazamiento. …

AMY GOODMAN: Que el ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) le dé un aplazamiento. ¿Tú también fuiste a Washington, DC, con tu madre y tu hermana?

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Sí.

AMY GOODMAN: ¿Qué hiciste allí?

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Fuimos a-

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Con los funcionarios de Servicio de Inmigración.

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: —con los funcionarios del Servicio de Inmigración y—

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Seguridad Nacional.

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: —Seguridad Nacional y les decíamos que queríamos que nuestro padre regresara a casa con nosotras.

AMY GOODMAN: ¿Crees que eso pasará?

ANDREA HERNÁNDEZ GARCÍA: Sí.

AMY GOODMAN: Estamos en el refugio y detrás de tí hay un cartel que dice: “Todas las almas son sagradas y valiosas. La unidad nos convierte en uno”. Y estamos de pie delante del órgano.

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Vinimos aquí, a Estados Unidos, a trabajar por el futuro de la familia. No somos criminales. No es cierto lo que la gente, el gobierno, dice en la televisión. Por lo tanto, he venido aquí, como dije, sólo para trabajar y para buscar un mejor futuro para mis hijas. Y estoy contribuyendo para quedarme. Trabajamos y pagamos impuestos. Todo lo que hago, lo hago por mi familia.

AMY GOODMAN: Quiero darle las gracias por tomarse este tiempo para hablar con nosotros, Arturo, y su hija Andrea. Estamos aquí en la iglesia Unitaria en Denver, donde Arturo Hernández García se encuentra refugiado desde hace tres meses y medio. Creo que esta es la primera vez que alguien ha pedido asilo en una iglesia de Denver desde la década de los 80, durante el “movimiento santuario”, que daba cobijo a gente que huía de la persecución política y de la violencia en América Latina. Gracias.

ARTURO HERNÁNDEZ GARCÍA: Gracias. Gracias por haber venido y por interesarse en mi caso. Se lo agradezco.

AMY GOODMAN: ¿Puedes decirme tu nombre?

BETH CHRONISTER: Mi nombre es Beth Chronister, y trabajo aquí como ayudante del pastor de la Iglesia de la Primera Sociedad Unitaria.

AMY GOODMAN: ¿Y cómo ha sido dar asilo a Arturo, siendo la primera vez que en Denver se ha dado asilo a alguien desde la década de 1980?

BETH CHRONISTER: Realmente ha sido una experiencia que ha enriquecido a la congregación. Ha sido una experiencia que ha unido a la gente en torno a una forma de hacer justicia. Esta congregación tiene una larga historia de compromiso con la justicia, pero creo que vivir esta experiencia junto a Arturo y su familia ha sido una forma de hacer justicia mediante el compañerismo de la que hemos aprendido mucho.

AMY GOODMAN: ¿Cómo decidieron hacer esto?

BETH CHRONISTER: Bueno, en realidad fue un proceso de unos seis meses de duración. Y no hubo acuerdo inmediato en la congregación, pero fue un largo proceso de diálogo, hablando desde el púlpito, trabajando en pequeños grupos, y educándonos acerca de la inmigración para averiguar cómo nos sentíamos, como comunidad, cómo nos podía hacer algo al respecto, fue un proceso que terminó en un gran votación congregacional, que fue mayoritariamente a favor.

AMY GOODMAN: ¿Cuántos?

BETH CHRONISTER: Oh, Dios mío, creo que fue de alrededor de un 90 por ciento a favor.

AMY GOODMAN: ¿Y cuántas personas hay en la congregación?

BETH CHRONISTER: ¡Oh!, ¿cuántas personas en la congregación? Alrededor de 370.

AMY GOODMAN: ¿No puede el Servicio de Inmigración simplemente entrar y arrestarlo?

BETH CHRONISTER: La historia de los refugios y del respeto a los refugios en las iglesias indican que no, que se vería tan mal, que probablemente no lo harían. Creo que hay el mismo tipo de respeto por escuelas y hospitales que el que se tiene por las iglesias.

AMY GOODMAN: ¿Y cuánto tiempo cree usted que va a durar esto?

BETH CHRONISTER: Oh, Dios mío. Esperamos que Arturo y Ana y sus hijas consigan reunirse lo más pronto posible, esperemos que en esta próxima semana. Pero hemos estado esperando esta “semana que viene” desde hace mucho. Pero estamos en esto como una comunidad comprometida en torno a él.

AMY GOODMAN: Bueno, muchas gracias.

BETH CHRONISTER: Gracias.

AMY GOODMAN: Esa era Beth Chronister. Ayudante del ministro de Primera Iglesia Unitaria aquí en Denver, Colorado, donde Arturo García Hernández se ha refugiado en su intento de permanecer en Estados Unidos con su esposa y sus dos hijas. Estuve con él ayer por la noche aquí en Denver. Quiero dar un agradecimiento especial a Denis Moynihan por ayudar a filmar nuestra entrevista. Nos acompaña en este momento Jennifer Piper. Ella ayudó a Arturo Hernández García a entrar en el refugio. Es coordinadora de la Sanctuary Coalition de Denver y organizadora interreligiosa para American Friends Service Committee. Bienvenida a Democracy Now! Muy rápidamente, explique las circunstancias bajo las cuales Arturo terminó en esta iglesia.

JENNIFER PIPER: Sí, las circunstancias son en realidad muy comunes y representan a una gran cantidad de personas de la comunidad, debido al fuerte vínculo entre la policía, los sheriffs y la inmigración en nuestro país. Bueno, Arturo estaba colocando baldosas en un trabajo.

AMY GOODMAN: Dirige con su hermano una empresa de colocación de suelos de baldosas aquí en Denver.

JENNIFER PIPER: Sí, y emplean a seis personas. Y por eso, estaban- era un lugar de trabajo enorme, y estaban poniendo el suelo, y un tipo quería poner las ventanas. Y no le gustó que no le dejaran entrar en el área de trabajo.

AMY GOODMAN: Porque no querían que pisara las baldosas que acababan de poner.

JENNIFER PIPER: Sí, no era seguro. Estropearía la baldosa. Sería malgastar dinero y tiempo. Y acordonaron la zona. Y el tipo era blanco y comenzó a gritar insultos racistas hacia Arturo y a su equipo. Y ellos dijeron: “Hable con el supervisor. Si el supervisor dice que puede entrar en la zona, nosotros lo dejamos”. El supervisor, por supuesto, dijo que no podía. El hombre dijo que no iba a recibir órdenes de ningunos mexicanos. Encaró a Arturo y este lo empujó suavemente, porque pensó que iba a golpearle. El hombre se apartó, se fue, y llamó a la policía, acusando a Arturo de haberlo amenazado. Todo el mundo en la escena, incluyendo los supervisores y los contratistas, testificaron ante el tribunal que Arturo no había iniciado la discusión y que no lo había amenazado de ninguna manera. Y Arturo fue declarado no culpable por un jurado de 12 personas. Y, a pesar de eso, Inmigración continuó el proceso de deportación en su contra. Eso fue hace casi cinco años. Él ha agotado cada vía legal abierta para pelear por su caso y se le ha negado el juicio una y otra vez. Así pues, ahora las cosas han cambiado un poco con relación al argumento legal de su caso debido al programa de acción diferida que el presidente Obama anunció en noviembre.

AMY GOODMAN: ¿Por qué él iba a ser apto para ésta?

JENNIFER PIPER: Bueno, él tiene una hija que es ciudadana estadounidense. Ha estado aquí más de 10 años, ha estado aquí más años de los cinco que el programa requiere. No tiene antecedentes penales. Ha pagado impuestos. Cumple todos los requisitos. El único problema es que tiene una orden de deportación que se emitió el año pasado y eso significa que vamos a tener que pedir a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EEUU que le concedan un juicio y le permitan cumplir los requisitos. Pero, por lo demás, los cumple completamente.

AMY GOODMAN: De algún modo, esta iglesia se ha convertido en una iglesia refugio para una nueva ola de refugiados desde la que tuvo lugar en los años 80.

JENNIFER PIPER: Sí.

AMY GOODMAN: ¿Puede hablar, en este último minuto que tenemos, sobre cómo esta historia de Arturo encaja en el panorama nacional y sobre lo que está sucediendo con los derechos de los migrantes?

JENNIFER PIPER: Sí, realmente vemos a nuestros inmigrantes organizándose y buscando maneras para resistir contra un sistema que se ha generalizado en nuestro país. Gastamos 18 mil millones de dólares al año en aplicar las leyes de inmigración, un gasto mayor que el de todas las otras agencias federales de orden público combinadas. Y mientras sigamos gastando esa cantidad de dinero en la aplicación de la política migratoria, veremos a familias como la de Arturo siendo separadas. Vamos a ver gente como Arturo siendo deportada, porque tenemos esta inmensa cantidad de recursos que estamos poniendo en la deportación. Y tenemos que preguntarnos: ¿Es realmente la prioridad de nuestro país? Porque es la prioridad de gasto en este momento. Y mientras sigamos viendo eso y los continuos nexos entre policía e inmigración, seguiremos viendo a miembros claves de nuestras comunidades deportados. Y así, lo que también vemos son comunidades aliadas que se dan cuenta de que conocen a personas sin papeles, que están siendo deportadas, acercándose para acompañar y experimentar un poco del riesgo que personas como Arturo viven cada día.

AMY GOODMAN: ¿Y este “movimiento santuario”, está creciendo?

JENNIFER PIPER: La cantidad de iglesias comprometidas con la idea del refugio está creciendo. El número de personas que realmente solicitan refugio no. Y algo de eso es por este nuevo programa y por algunas nuevas oportunidades para quienes tratan de permanecer en el país legalmente. Pero incluso si implementan estas medidas plenamente, solo cubrirá a cinco de los alrededor de diez millones de inmigrantes que hay aquí.

AMY GOODMAN: Bueno, Jennifer Piper, seguiremos el caso de Arturo. Es interesante, Jessie Hernández y Arturo Hernández García, no están relacionados familiarmente.

JENNIFER PIPER: No.

AMY GOODMAN: Pero sus historias se han cruzado a través de sus hijas.

JENNIFER PIPER: Sí, la hija mayor de Arturo, Mariana, fue a la escuela con Jessie y su familia se vio muy afectada por la violencia ejercida por el Departamento de Policía de Denver y el hecho de que no se haya asumido responsabilidad alguna. Y creo que la falta de asunción de responsabillidades en el Departamento de Policía de Denver es la misma falta de asución de responsabilidades que vemos en el sistema de control de inmigración.

AMY GOODMAN: Jennifer Piper es organizadora interreligiosa para American Friends Service Committee aquí en Denver, coordina la Sanctuary Coalition de Denver. Ella ayudó a Arturo Hernández García a refugiarse en la Primera Iglesia Unitaria en Denver. Esto es Democracy Now! Cuando regresemos, hablaremos con el periodista David Sirota. Quédense con nosotros.

Traducido por Esther Ortiz. Editado por Constanza Sánchez Chiappe, Igor Moreno y Democracy Now! en Español.

 

Última Actualización: Abril 29 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

El Estatus de Refugiado en Estados Unidos

Viernes, abril 28th, 2017
 El Estatus de Refugiado en Estados Unidos

El estatus de refugiado es una forma de protección que puede otorgárseles a las personas que satisfacen la definición de refugiados y que constituyen una inquietud humanitaria especial para los Estados Unidos.

Generalmente, los refugiados son personas que están fuera de sus países que no pueden o no están dispuestos a volver allí porque temen daños personales graves.

Según las leyes de los Estados Unidos, un refugiado es una persona que:

  • Está fuera de los Estados Unidos
  • Constituye una inquietud humanitaria especial para los Estados Unidos
  • Demuestra que se le ha perseguido o que teme que se les persiga por razones de raza, religión, nacionalidad, opinión política, o por pertenecer a un cierto grupo social
  • No se ha reubicado firmemente en otro país
  • Es elegible para admisión a los Estados Unidos

Un refugiado no incluye a nadie que haya ordenado, incitado, ayudado, o participado de ninguna otra manera en la persecución de ninguna persona por razones de raza, religión, nacionalidad, opinión política, o por pertenecer a un cierto grupo social.

Trámite para la Solicitud de Refugiado

Tiene que remitírsele al Programa de Admisiones de Refugiados de los Estados Unidos (USRAP por su sigla en inglés) para que se le considere como refugiado.

Si recibe una remisión, recibirá ayuda para rellenar su solicitud y, después, un funcionario del USCIS le entrevistará en el extranjero para determinar si es elegible para reubicarse como refugiado.

Su caso puede incluir a su cónyuge, sus hijos (no casados y de menos de 21 años de edad), y, en ciertas circunstancias limitadas, otros miembros de su familia. Si su caso se remite al USRAP, recibirá ayuda para rellenar sus documentos. Un funcionario del USCIS le entrevistará en el extranjero para determinar si es usted refugiado.

No hay tarifa para solicitar estatus de refugiado. La información que provea no se le divulgará a su país de origen.

Si se le aprueba como refugiado, recibirá un examen médico, una orientación cultural, ayuda con sus planes de viaje, y un préstamo para su viaje a los Estados Unidos. Después de llegar, será elegible para ayuda médica y monetaria.

Para Traer Familia

Si es usted refugiado, se encuentra en los Estados Unidos, y quiere que los miembros de su familia que estén en el extranjero se reúnan con usted, puede tramitar el Formulario I-730, Petición de familiar refugiado/asilado para su cónyuge o hijos no casados de menos de 21 años de edad.

Debe tramitar ese formulario dentro de los dos años siguientes a su llegada a los Estados Unidos a menos que haya razones humanitarias que excusen esa fecha límite.

Puede que sea también elegible para tramitar una declaración jurada de parentesco para su cónyuge, sus hijos (no casados y menores de 21 años), o sus padres. La declaración jurada de parentesco es el formulario que se utiliza para reunir a los refugiados y asilados con sus parientes cercanos que se ha determinado son refugiados pero están fuera de los Estados Unidos.

La declaración jurada de parentesco registra información acerca de los parentescos familiares y debe completarse a fin de empezar el trámite de solicitud para los parientes que pueden ser elegibles para ingresar a los Estados Unidos como refugiados por medio del Programa de Admisiones de Refugiados de los EE.UU.

Trabajar en Estados Unidos Siendo Refugiado

Como refugiado, puede trabajar inmediatamente después de llegar a los Estados Unidos. Cuando se le admita a los Estados Unidos, recibirá el Formulario I-94 con un sello de admisión como refugiado.

Además, se le tramitará el Formulario I-765, Solicitud de autorización de empleo, para que reciba un Documento de Autorización de Empleo (EAD por su sigla en inglés). Mientras espera su EAD, puede presentarle su Formulario I-94, Registro de llegada-salida a su empleador como prueba de que tiene permiso para trabajar en los Estados Unidos.

Salir de los Estados Unidos Siendo Refugiado

Si tiene estatus de refugiado y quiere viajar fuera de los Estados Unidos, necesitará obtener un documento de viaje para refugiados para volver a los Estados Unidos.

Si no obtiene un documento de viaje para refugiados antes de su salida, puede que no pueda volver a entrar a los Estados Unidos.

Si vuelve a país del que huyó, tendrá que explicar cómo pudo volver de manera segura.

Última Actualización: Abril 28 de 2017
Fuente: El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS)

Mujer Inmigrante Jeanette Vizguerra Entre las 100 personas más Influyentes de la Revista Time

Sábado, abril 22nd, 2017
 Mujer Inmigrante Jeanette Vizguerra entre las 100 personas más influyentes de la revista Time

La activista por los derechos de los inmigrantes Jeanette Vizguerra fue elegida como una de las 100 personas más influyentes de la revista Time en 2017,
si desea conocer la historia de la inmigrante Jeanette Vizguerra puede leer el articulo “ Mujer Inmigrante se Refugia en Iglesia para Evitar Deportación

Vizguerra eludió un control programado con funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) y buscó refugio en el sótano de una iglesia de Denver junto con sus cuatro hijos, por miedo de que la deportaran en el marco del recientemente inaugurado gobierno de Trump. El jueves, Vizguerra habló frente a la iglesia Primera Sociedad Unitaria sobre el reconocimiento de la revista Time.

Jeanette Vizguerra afirmó: “No sé si este premio me va a ayudar, pero espero que sirva para demostrar que no somos la etiqueta que nos pone la gente a los inmigrantes indocumentados, que piensan que somos criminales o personas que no contribuimos. Hace 20 años que contribuyo, trabajo y pago mis impuestos. De hecho, terminé mi declaración fiscal desde la Primera Iglesia Unitaria. Y puedo mostrársela a toda persona que quiera verla, a diferencia del presidente Trump.

Puede consultar la reseña que hizo la revista Time sobre esta gran mujer aquí

 

Última Actualización: Abril 22 de 2017
Fuente: www.democracynow.org