Archive for the ‘Refugiados’ Category

Se Extiende el Estatus de Protección Temporal para Haití por Seis Meses

Jueves, mayo 25th, 2017
Se Extiende el Estatus de Protección Temporal para Haití por Seis Meses

El Secretario del Departamento de Seguridad Nacional, John F. Kelly ha extendido el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para nacionales de Haití que son elegibles (o personas elegibles sin nacionalidad cuya última residencia habitual haya sido Haití), hasta el 22 de enero de 2018. Luego de consultar con las agencias del gobierno de EE.UU. apropiadas y verificar las condiciones del país, el secretario Kelly ha determinado que se justifica la concesión de una extensión limitada de seis meses. Aunque Haití ha logrado un progreso significativo en su recuperación del terremoto ocurrido en enero de 2010 que propició su designación a TPS, aún siguen cumpliéndose las condiciones que dieron base a la designación de Haití al TPS.

Los beneficiarios actuales de Haití que desean extender su TPS deben reinscribirse antes del 24 de julio de 2017. Los beneficiarios de TPS que se reinscriban pueden solicitar un nuevo Documento de Autorización de Empleo (EAD, por sus siglas en inglés). Aquellos que se reinscriban y soliciten un nuevo EAD durante el periodo de 60 días de reinscripción pueden recibir una extensión automática de su EAD por hasta 180 días a partir de la fecha en que expira su actual EAD.

Los EAD actuales no serán extendidos automáticamente sin una petición de nuevo EAD. Si la petición del EAD del beneficiario es aprobada, recibirá un nuevo EAD con una fecha de expiración de 22 de enero de 2018. Se les recomienda a todos los beneficiarios de TPS a que se reinscriban y presenten sus solicitudes de EAD lo más pronto posible, para así evitar interrupciones en la documentación de autorización de empleo.

Se les exhorta a los beneficiarios a que durante esta extensión de seis meses se preparen para su regreso a Haití en caso de que no se extienda nuevamente la designación de Haití, lo que incluye que soliciten los documentos de viaje actualizados al gobierno de Haití. Al menos con 60 días de antelación al 22 de enero de 2018, el secretario Kelly revaluará la designación de Haití y determinará si se justifica otra extensión, una redesignación o la cancelación, en completo cumplimiento con la Ley de Inmigración y Nacionalidad. La designación a TPS por parte del Congreso tuvo la intención de ser temporal, y el secretario revaluará en su totalidad las condiciones del país para determinar si la designación a TPS de Haití debe continuar.

Para reinscribirse, los actuales beneficiarios de TPS deben presentar lo siguiente:

  • Formulario I-821, Solicitud de Estatus de Protección Temporal (las personas que estén reinscribiéndose no tienen que pagar la tarifa de presentación del Formulario I-821)
  • El pago de la tarifa de servicios biométricos (o una solicitud de exención de tarifas), si tienen 14 años de edad o más.
  • Formulario I-765, Solicitud de Autorización de Empleo , sin importar si desean o no desean obtener un EAD.
  • El pago de la tarifa de presentación del Formulario I-765, o una petición de exención de tarifas, pero solo si desea obtener un EAD. Si la personas que se reinscribe al TPS no desea obtener un EAD, no tiene que enviar el pago de tarifa de presentación del Formulario I-765.

Los solicitantes pueden pedir que USCIS les exima del pago de la tarifa de presentación del Formulario I-765 y/o tarifa de servicios biométricos basándose en su incapacidad de pago. Para esto, los solicitantes deben presentar el Formulario I-912, Solicitud de Exención de Tarifas , o enviar una petición por escrito. Las peticiones de exención de tarifas deben ir acompañadas de documentos de apoyo. USCIS rechazará toda solicitud de TPS de cualquier solicitante que no envíe loas tarias requeridas o una petición de exención de tarifas debidamente documentada.
Importante: Si el gobierno de Donald Trump se rehúsa a prorrogar el TPS pasados los seis meses de prórroga, al menos unos 55 mil haitianos podrían ser repatriados a la fuerza a su frágil y problematizado país.

 

Última Actualización: Mayo 25 de 2017
Fuente: Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS).

Gobierno De Donald Trump Aumenta Tasa De Deportaciones En Un 40%

Martes, mayo 23rd, 2017
Gobierno De Donald Trump Aumenta Tasa De Deportaciones En Un 40%

Datos del gobierno estadounidense recientemente presentados revelan que el gobierno del presidente Donald Trump está deportando inmigrantes en una proporción récord, 40% más alta que el récord anterior establecido por el gobierno del ex presidente Barack Obama.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) informó el miércoles que deportó a más de 41.000 personas hasta fines de abril, en contraste con las aproximadamente 30.000 que fueron deportadas durante el mismo período del año pasado. Más de un tercio de los arrestados por el ICE no tenían condenas penales.

Irving González abogado de inmigración afirmó que “con los criminales se está cumpliendo, pero creo que está yendo más allá, no solamente los criminales. Cualquier persona que pueda ser detectada, si no tiene documentación para comprobar, están siendo detenidos y puesto en un proceso de deportación. Algunos quizás tendrán el derecho a una fianza y otros no”.

Por su parte, la Vocera de la organización proimigrantes SEIU, María Mejía, aseguró que “nosotros exigimos se levanten las voces porque no podemos seguir repitiendo que están deportando personas con record criminal porque eso nos criminaliza a todos y nos hace sentir que todos los que estamos aquí somos criminales”.

Última Actualización: Mayo 23 de 2017
Fuente: www.democracynow.org y YouTube NTN24

How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers Part I

Miércoles, mayo 17th, 2017
How Fast-Track Deportations Jeopardize Asylum Seekers

By Kathryn Shepherd and Royce Bernstein Murray

This report shows through the use of original testimony that the government’s reliance on “fast-track” deportation methods, such as expedited removal, in conjunction with detention often results in disadvantaging one of the most vulnerable groups of non-citizens currently in the U.S. immigration system: women and their children held in detention centers in rural, isolated locations in Texas and Pennsylvania.

Accounts from women and children detained at the South Texas Family Residential Center in Dilley, Texas, the country’s largest family detention center, illustrate the many obstacles a detained asylum seeker must overcome in order to obtain a meaningful day in court. The authors drew from a database of thousands of case files to identify families who experienced one or more of the challenges outlined in this paper.

Although many of the families whose stories are highlighted in this report were ultimately able to forestall immediate deportation with the assistance of legal counsel, all of them faced serious obstacles accessing the asylum process. Detained asylum seekers encounter numerous challenges, including the following problems detailed in this report.

  • High Incidence of Psychological Trauma among Detainees
    Many of the asylum-seeking women and children who are detained in Dilley experience psychological trauma as a result of their past persecution or fear of future persecution. This trauma is compounded by the experience of detention, the limited access to medical and psychological services in the detention center, and other policies outlined below.

 

  • Separation of Family Members after Arriving at the Border
    Current government policy mandates that women must be separated from their spouses, adult children, parents, siblings, and other family members before they are transferred to the detention center in Dilley, Texas. The emotional impact of family separation – and the possibility that a separated family member with the same claim for relief may be deported – may have a profound effect on the ability of a woman or child to testify during their fear interview with the asylum office or before the immigration court.

 

  • Medical Conditions Adversely Impact the Ability to Pursue Protection
    The women and children who are transferred to the detention center in Dilley suffer from a range of medical conditions. The prevalence of medical conditions may affect a worried mother’s ability to tell her story during her interview if her child is ill, or the sickness itself could affect a child or woman’s ability to articulate her story.

 

  • Limited Access to Language Services
    While the majority of families who are transferred to the detention center in Dilley speak Spanish, many do not. The languages spoken within the walls of the detention center in Dilley are diverse. Access to interpretation services is limited, which may present problems for women and children attempting to seek help at the medical clinic, ask questions about their legal cases, and, most importantly, undergo fear interviews with the asylum office or hearings with the immigration court.

 

  • Complexity of the Legal Standard Applicable to Credible Fear Screenings
    The immigration system is notoriously complicated, and the credible fear screening process is no exception. The legal standards to which asylum seekers are held are nuanced and complex, even for well-trained attorneys, let alone lay persons. Many of the factors outlined in this paper, including the prevalence of trauma and medical conditions, may further impede a person’s ability to understand the legal process and articulate a claim for protection.

 

  • Procedural Defects in the Credible Fear Interview Process
    The credible fear interview process is potentially rife with procedural errors. Asylum officers are required to conduct the interview in compliance with printed guidance and law, but occasionally fail to do so. For example, officers must ensure that an asylum seeker feels comfortable, ask sufficient follow up questions to reveal critical information in the person’s case, and evaluate a parent’s claim for protection separately from the child’s (and vice versa). However, an officer may not develop the rapport with the mother or child that is needed to fulfill these obligations. Such procedural pitfalls, and many others, may adversely affect the outcome of an asylum seeker’s claim.

 

While the voices in this report are predominantly of asylum-seeking mothers and their children from Central America and the surrounding region, the obstacles this population faces illustrate the high risk of error in asylum screenings for all noncitizens who are held in detention facilities around the country during their fast-track deportation proceedings.

Finally, the report looks at the critical role attorneys play in the cases of those who fail to pass their fear interview in the first instance due to one or several of the challenges highlighted above. The case stories illustrate how these pitfalls place families at risk of being returned to the very countries where they fear persecution.

Última Actualización: Mayo 17 de 2017
Source: https://www.americanimmigrationcouncil.org

Nuevos Muros

Martes, mayo 16th, 2017
Nuevos Muros

El presidente Donald Trump sigue con su proyecto de sellar la frontera de Estados Unidos con México. El proyecto choca por su envergadura y por su flagrante hostilidad, pero en el fondo no es nada original: solo intenta completar las partes del muro que se inició en 1994 para impedir la entrada de inmigrantes procedentes de la frontera sur hacia territorio estadounidense. Ya está levantado en la frontera Tijuana–San Diego y hay algunos tramos más en los estados de Arizona, Nuevo México y Texas. En ese muro ya han muerto más de 3.000 inmigrantes ilegales desde 1994.

A su vez, en la Unión Europea, se han alzado más de 235 kilómetros de vallas en sus fronteras externas. Y en la actualidad hay al menos 70 muros en el mundo, más que en ningún otro periodo de la historia moderna.

Las autoridades británicas han levantado desde hace décadas kilómetros de muros y alambradas que separan las comunidades protestantes de las católicas, históricamente irreconciliables, en Irlanda del Norte. Los muros todavía permanecen en pie.
Israel levanta un muro de hormigón y alambradas de más de 720 kilómetros en torno a Palestina, con enormes consecuencias para la población local, que sufre el bloqueo internacional de alimentos y otros recursos básicos.

Numerosos inmigrantes han intentado alcanzar el sueño europeo saltando las vallas que separan las ciudades de Ceuta y Melilla de Marruecos y que son vigiladas noche y día por patrullas policiales a ambos lados de la frontera. Alrededor de esas ciudades españolas se levantan campamentos repletos de subsaharianos a la espera de una oportunidad para poder sortear el último escollo antes de alcanzar su sueño.

La zona desmilitarizada que separa las dos Coreas a lo largo del paralelo 38 divide, desde hace más de medio siglo, ambos países mediante un muro natural de 250 kilómetros de largo por cuatro de ancho, que ha dado lugar a un pequeño ecosistema sin injerencia humana.

Desde finales de los 80, India y Pakistán han levantado un muro de más de 1.000 kilómetros de distancia de los 3.000 que tienen de frontera, con el objetivo de mantener a raya al enemigo y evitar posibles injerencias territoriales.

El muro marroquí, un conjunto de ocho construcciones fronterizas, separa a lo largo de más de 2.500 kilómetros el Sáhara occidental, territorio con esperanzas independentistas, del resto de Marruecos: alambradas, fosas, búnkeres y campos de minas impiden a los refugiados moverse con libertad.

Afganistán y Pakistán han levantado barreras a lo largo de su frontera para limitar el movimiento de combatientes islamistas radicales y talibanes entre ambos países. Arabia Saudí construye el interminable muro de más de 9.000 kilómetros de longitud a lo largo de todas sus fronteras, que limitan con hasta ocho países, para proteger la producción petrolífera y evitar la entrada y salida de terroristas, en especial en las fronteras con Yemen e Iraq.

También se están levantado barreras en las antiguas repúblicas soviéticas de Uzbekistán y Kirguizistán ante la amenaza del islamismo radical. La frontera entre Uzbekistán y Afganistán tiene una cerca electrificada con 380 voltios, que se unen a los 1.100 kilómetros de alambres de púas que separan a este país de Kirguistán. Con Tayikistán, a lo largo de 1.500 kilómetros de longitud, la barrera de alambre de púas está reforzada por campos de minas antipersonales.

Un muro de hormigón y acero levantado por Egipto a lo largo de su frontera con Gaza de entre 15 y 20 kilómetros, 25 metros sobre el suelo y tres bajo tierra, para luchar contra el contrabando y el tráfico de armas que abastecía a la guerrilla de Hamas, solo ha impedido el abastecimiento de alimentos y medicinas para el pueblo palestino.

En el sur de África el gobierno de Botsuana construyó con alambre de púas a partir del año 2003 una valla de separación con Zimbabue para impedir la propagación de la fiebre aftosa entre el ganado. La valla, que no se llegó a electrificar, tiene dos metros y medio de altura y se extiende a lo largo de unos 500 kilómetros, y sigue allí dividiendo a los dos pueblos.

Muros, vallas, cercas y alambras nos dividen y separan, haciendo más injustas las relaciones entre nuestras sociedades. En la actualidad se ha agravado la brecha entre ricos y pobres en la que los muros permiten taponar las exigencias, frenar los anhelos y detener los sueños de mejores perspectivas de vida.

Herminio Otero Martínez
Periodista. Revista A Vivir
Twitter: @Tel_Esperanza

Última Actualización: Mayo 16 de 2017
Fuente: www.ccs.org.es Herminio Otero Martínez

ONU: 245 Refugiados Mueren Frente A La Costa De Libia

Lunes, mayo 15th, 2017
ONU: 245 Refugiados Mueren Frente A La Costa De Libia

La Organización de las Naciones Unidas informa que 245 refugiados murieron el fin de semana en dos naufragios frente a la costa de Libia. Hasta ahora, más de 1.300 personas han muerto este año al intentar cruzar el mar Mediterráneo desde Libia, en África, hasta Europa.

El miércoles, la guardia costera libia interceptó a casi 500 refugiados que iban amontonados en un barco de madera y los hizo regresar a Trípoli, la capital de Libia. Los refugiados intentaban llegar a un barco operado por la ONGeuropea SeaWatch. Una de las refugiadas había huido de la violencia en Siria.

Una refugiada siria expresó:

“He estado tratando de emigrar a Europa durante los últimos seis meses para reunirme con mis hijos. Dejé la guerra en Siria y me fui a Jordania, donde no obtuve ningún beneficio, ya que sigue siendo un país árabe.

Luego fui a Líbano, donde no fui aceptada. En Egipto me sucedió lo mismo, y en Sudán, lo mismo. Entonces fui a Libia, que también estaba en una guerra similar a la de Siria.

Ahora estoy tratando de ir a Europa, por mis hijos, porque [Europa] respeta los derechos humanos. Los árabes no tienen derechos humanos. No tienen más humanidad”.

Última Actualización: Mayo 15 de 2017
Fuente: www.democracynow.org/

Los Traficantes No Son Humanos son Monstruos

Sábado, mayo 13th, 2017
Los Traficantes No Son Humanos son Monstruos

Compartimos el video del canal de YouTube UNICEF Comité Español quienes relatan como Sham y su familia huyeron de la guerra en Siria y pagaron a los traficantes en Libia para cruzar el mar. Pero ni en sus peores pesadillas imaginaron cómo terminaría su huida en busca de seguridad. Son 849 muertos, 150 niños en los últimos 4 meses al tratar de cruzar el mar de Italia.

Última Actualización: Mayo 13 de 2017
Fuente: YouTube UNICEF Comité Español

Programa ‘Corazón de Plata’ de Zacatecas, Continúa Uniendo Familias

Viernes, mayo 12th, 2017
Programa ‘Corazón de Plata’ de Zacatecas, Continúa Uniendo Familias

El programa “Corazón de Plata” de Zacatecas continua uniendo familias este año entrega visas de 10 años a mayores de sesenta años para que visiten a familiares legalmente en Estados Unidos que hace muchos años no ven.

Ejemplo de ello es María de Jesús Gómez y José Saucedo Robledo que a sus 82 y 88 años, expresaron su gratitud, porque a través de este programa obtuvieron la visa y podrán volver a ver a sus hijos (2 hombres y 1 mujer) y conocerán a sus nietos y bisnietos, a quienes sólo han visto en fotografías.

 

Manuela García Vega nunca ha salido más allá del municipio de Nieves, su casa y ahora podrá ir a Estados Unidos con una visa para encontrarse con sus 2 de sus hijos a quienes tiene 18 años sin ver.

“Estoy muy emocionada porque voy a poder abrazar a mis hijos como mis bebés, no es lo mismo que escucharlos por teléfono o verlos por la computadora”, afirma.

Doña Manuela duró un año tratando de tramitar su visa y al fin ahora pudieron lograrlo gracias al programa “Corazón de Plata” que echó a andar el Gobierno del Estado desde el sexenio anterior y el cual tiene la finalidad de unir a las familias que tienen muchos años sin verse para que puedan convivir en Estados Unidos durante 30 días.

 

Última Actualización: Mayo 12 de 2017
Fuente: YouTube Noticieros Televisa. y YouTube Central Virtual de Noticias.

El Asilo es de Todos. Política Migratoria y de Refugio de la Unión Europea

Jueves, mayo 11th, 2017
El Asilo es de Todos. Política Migratoria y de Refugio de la Unión Europea

Compartimos el vídeo de la exposición de Nabil Sayed Ahmad Beiruti quien habla de la Política migratoria y de refugio de la Unión Europea y sus consecuencias sobre las personas, las familias y la propia sociedad europea en la mesa redonda “El Asilo es de Todos. Movimientos Forzosos de Población y Solidaridad Internacional” organizado por el Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo (CICODE), la Fundación para la Cooperación APY – Solidaridad en Acción, el Comité español de ACNUR y financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo (AACID).

 

Última Actualización: Mayo 11 de 2017
Fuente: YouTube Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo (CICODE).

Marchas, Protestas y Detenidos en el Día Internacional del Trabajo

Miércoles, mayo 3rd, 2017
 Marchas, Protestas y Detenidos en el Día Internacional del Trabajo

Millones de trabajadores se manifestaron el lunes por las Fiestas de Mayo, fecha también conocida como el Día Internacional de los Trabajadores. Los lugares donde se celebraron protestas en torno a esa conmemoración incluyeron Francia, Kenia, Indonesia, Corea del Sur, Rusia y Turquía, donde más de 70 personas fueron arrestadas en la capital, Estambul.

En California, Estados Unidos, decenas de miles de personas marcharon en el Área de la Bahía de San Francisco, mientras los trabajadores inmigrantes se negaron a ir a trabajar y los estudiantes abandonaron sus salones de clase.

Las marchas de este año en EE.UU. fueron lideradas por trabajadores inmigrantes y sus simpatizantes, y para muchos fueron similares a las multitudinarias marchas del Día del Trabajador del año 2006, cuando millones de inmigrantes salieron a las calles a protestar en todo el país. Escuchamos algunas de las voces destacadas de quienes participaron en las protestas del Día del Trabajador de este año en Nueva York, entre quienes estaban los trabajadores en huelga de la empresa B&H Photo Video.

 

ARMANDO GIRÓN: Mi nombre es Armando Girón y he trabajado en B&H por nueve años. Y ahora estamos bien preocupados porque la compañía se quiere mudar para Nueva Jersey y la mayoría de todos los compañeros vivimos aquí en Nueva York, vivimos aquí en el Bronx, Queens y Brooklyn.

RAMÓN SERRANO: Nosotros estamos luchando aquí para ver si [la compañía] no se muda a Nueva Jersey porque somos trescientos y pico empleados que estamos trabajando ahí y nos vamos a quedar en la calle. Entonces, se mudaron a un sitio demasiado lejos que no hay transporte.

ANGELINA CÁCERES: Mi nombre es Angelina Cáceres, y trabajo para la cooperativa de Golden Steps, un grupo que está formado por mujeres inmigrantes, tratamos de sacar adelante este negocio y al mismo tiempo tratamos de ayudar a la economía de éste país. Somos actualmente catorce personas y proveemos servicios de cuidado a las personas mayores, pero al mismo tiempo somos cuidadoras y las dueñas del negocio. Nosotras somos un grupo de mujeres luchando para salir adelante, para sacar adelante a nuestras familias.

ALEJANDRO OLIVARES: Mi nombre es Alejandro Olivares, mi organización es Brandworkers. Yo quiero mandarle un mensaje al presidente Donald Trump: nosotros venimos a trabajar, somos personas de bien y no como él dice, que somos criminales. La verdad, yo pienso que esto no es cierto. Los inmigrantes han levantado este país con su trabajo y esfuerzo. Ojalá cambie su administración porque es injusto para nosotros, todos los inmigrantes.

NÉMESIS IRIZARRY: Mi nombre es Némesis Irizarry y vengo de Puerto Rico, estamos hoy aquí porque hay un paro nacional ocurriendo ahora en la isla, luchando para que haya una auditoría de la deuda ilegal que hay ahora en la isla. El gobierno básicamente quiere cobrar la deuda de los estudiantes, del hombre trabajador, de la clase media baja, quieren retirar planes de retiro, y todo tipo de cosas así. Quieren cobrar la deuda de los que no hicieron que la deuda pasara.

En Texas fueron arrestadas dos docenas de personas, entre ellas el concejal de la ciudad de Austin Gregorio Casar, luego de una sentada de ocho horas frente a la oficina del gobernador del estado, Greg Abbot, como protesta en contra del proyecto de ley antiinmigración conocido como SB 4. Estas son las palabras de Julie Ann Nitsch.

Julie Ann Nitsch afirmó: “Soy la quinta generación de texanos y mi familia sirvió a este país por mucho tiempo. No servimos a este país ni vinimos a él huyendo de la persecución para vivir en un país donde la gente es detenida, arrestada y agredida por el color de su piel.

El proyecto SB 4 es desagradable, es racista. Todos los oficiales de la policía están en contra. La única razón por la cual estos políticos presionan a favor del proyecto es para poder obtener dinero de un electorado racista y radical, y hay que detenerlos”.

En muchas ciudades y zonas rurales, algunos inmigrantes organizaron una huelga laboral de un día, como por ejemplo en Homestead, Florida, donde los trabajadores rurales se negaron a trabajar y marcharon al ayuntamiento.

Las protestas del lunes encabezadas por los inmigrantes se producen al tiempo que datos recientemente divulgados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) muestran que casi la mitad de los 675 inmigrantes arrestados en redadas del ICE en febrero habían cometido faltas mínimas de tránsito o bien no tenían ningún antecedente penal.

Última Actualización: Mayo 03 de 2017
Fuente: www.democracynow.org

Los Niños Que Cruzan La Frontera Viven “Una Pesadilla Llena De Horrores Reales”

Lunes, mayo 1st, 2017
 Los Niños Que Cruzan La Frontera Viven

Mientras el presidente Trump sostiene su promesa de aplicar mano dura contra la inmigración y contra los inmigrantes, la escritora Valeria Luiselli nacida en México y una de las jóvenes escritoras mexicanas más aclamadas del momento

Su autora es la escritora Valeria Luiselli nacida en México y una de las jóvenes escritoras mexicanas más aclamadas del momento. Acaba de trabajar como intérprete voluntaria para decenas de menores centroamericanos migrantes que están en Estados Unidos, tras haber arriesgado sus vidas en el cruce de México en busca de refugio.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now!, democracynow.org, soy Amy Goodman. Pasamos ahora a comentar un libro que ha sido publicado recientemente, calificado por la revista ´The Texas Observer´ como la primera lectura imprescindible en la era Trump. El libro se titula Los niños perdidos: un ensayo en 40 preguntas, de la escritora mexicana Valeria Luiselli, una de las más reconocidas entre la generación de escritores jóvenes mexicanos.

Recientemente se desempeñó en Estados Unidos como intérprete voluntaria para docenas de niños migrantes procedentes de América Central que arriesgaron sus vidas cruzando México en busca de refugio en Estados Unidos. El libro comienza con la primera pregunta que Luiselli debe dirigir a cada niño al que ayuda en los tribunales de inmigración: ¿Por qué viniste a Estados Unidos? El libro ha sido publicado al mismo tiempo que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha prometido impulsar medidas severas contra los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Valeria Luiselli, estamos muy contentos de que esté con nosotros. Empecemos por el título del libro en su edición en inglés: “Dime cómo acaba”. ¿Por qué tituló así su libro?

VALERIA LUISELLI: Bueno, mi hija de ahora siete años, pero que tenía cinco cuando empezó la crisis, me pregunta a menudo: “Dime cómo acaba esta historia”. Entonces, su pregunta es de alguna manera el leitmotiv que regresa siempre en el libro para recordarme a mí y recordar también al lector que realmente no hay un final, que la historia no acaba, la historia sigue y sigue. Y todos esperamos que algún día acabe bien, pero ahora no se ve claro ese final.

AMY GOODMAN: Cuéntenos cómo comienza la historia de estos niños. Se encuentran en un tribunal de inmigración y usted les pregunta por qué vinieron a Estados Unidos.

VALERIA LUISELLI: Sí, bueno, ahí empieza la batalla legal que tiene que enfrentar los niños. Antes de esa batalla legal, por supuesto, está el proceso mismo del viaje, que es no solo difícil, sino realmente traumático: una pesadilla llena de horrores reales y de amenazas que se transforman en agresiones en la mayoría de los casos. Después está la llegada a la frontera, a través de la cual cruzan los niños para entregarse a las patrullas fronterizas, a migración, sabiendo que los niños rara vez pueden cruzar solos el desierto. Son las patrullas fronterizas quienes los reciben. Allí tienen una entrevista, los meten a lo que se conoce comúnmente como “la hielera”, que es un cuarto a temperaturas frígidas donde los niños reciben un trato francamente vergonzante. Después del tiempo que pasan ahí son llevados a un albergue donde pueden ya tener un contacto más constante con sus familiares –si es que tienen familiares en Estados Unidos–, hasta que por fin puedan llegar a casa de sus familiares. A esa casa llega el primer citatorio, los cita la corte de migración. En esa primera cita que tienen con un juez, llegan a la corte y en ella hay organizaciones civiles esperando a los niños que llegan a su cita para cacharlos de algún modo y decirles: “Nosotros podemos ayudarlos, podemos conseguirles abogados que trabajen pro bono, de modo gratuito para ustedes”. Para ello se hace una entrevista, una entrevista basada en una serie de preguntas. Yo usaba un cuestionario de 40 preguntas, pero el cuestionario va cambiando. En ese cuestionario básicamente recogemos la historia de los niños para armar un caso que después un abogado pueda decidir, tomar y representar para conseguirle al niño algún tipo de alivio migratorio.

AMY GOODMAN: ¿Qué edades tienen estos niños?

VALERIA LUISELLI: Los niños son de todas edades. Yo he entrevistado a niñas de cinco, seis, siete años, en la corte. Yo nunca he visto a ningún bebé en la corte, pero sé que algunas personas con las que he trabajado me han contado que han tenido que representar a niños de dos años, niños que todavía no están en edad de hablar siquiera. La gran mayoría son niños adolescentes, varones adolescentes. No sé si es porque son los que más sobreviven al viaje. Yo creo que es una mezcla de dos factores: que son, digamos, los más fuertes para sobrevivir a las atrocidades del viaje, pero también son los niños en la franja de edad más vulnerable a ser reclutados por las gangas o las pandillas, por lo que son los que más tienen que huir.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasa con la niñas y los adolescentes? ¿Qué pasa con ellas? Usted incluye algunas estadísticas horribles en su libro.

VALERIA LUISELLI: Pues sí, la gran mayoría de las mujeres, niñas o adolescentes, que hacen el viaje a Estados Unidos son violadas en algún momento del viaje. La estadística es efectivamente un horror: 8 de cada 10 mujeres y niñas son violadas a lo largo de su viaje a través de México, a través de las fronteras centroamericanas que tengan que cruzar: si vienen de Honduras o de El Salvador; si vienen de Guatemala, solo digamos la frontera de México, y luego a través de México y Estados Unidos. Y cuando no son violadas, muchas veces sufren otro tipo de abusos y horrores. La gran mayoría de los niños que llega a Estados Unidos llega en un estado de trauma.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasa con ellos después? ¿Qué ocurre en los tribunales? ¿Quién toma las decisiones?

VALERIA LUISELLI: Bueno, después de lo que yo relataba hace rato, –después de la estancia en la hielera, el paso al albergue, la llegada por fin a casa de algún familiar–, cuando empieza por fin el proceso legal contra ellos, básicamente tienen veintiún días para encontrar un abogado que los defienda de una orden de deportación. En esos veintiún días tienen que encontrar una escuela que los acepte. Para que sean candidatos a cualquier tipo de ayuda migratoria tienen que demostrar que están en una escuela, por ejemplo. Entonces, ahí hay otro nivel de dificultad porque muchas escuelas en zonas del país a las que han llegado un número mayor de estos niños, esas escuelas de esas zonas han tratado muchas veces de cerrar sus puertas a los niños. De hecho, hubo varios escándalos graves este año en escuelas de Long Island –donde yo trabajo, por cierto–, porque las escuelas no estaban admitiendo niños y estaban ilegalmente diciendo a los padres de esos niños que necesitaban papeles, lo cual no es cierto. Ningún niño necesita en ese estado demostrar papeles ni nacionalidad ni mucho menos, para tener el derecho básico a una educación. Entonces, los niños tienen que demostrar que están en la escuela, y tienen que básicamente armar un caso, en donde su historia y los horrores de los cuales huyen justifique la necesidad y la urgencia del asilo o de alguna otra forma de alivio migratorio. Es una paradoja extraña que el que entrevista a los niños de alguna manera necesita escuchar lo peor posible para saber que ese niño tiene el derecho a armar un caso.

AMY GOODMAN: ¿Con qué frecuencia son rechazados? ¿Con qué frecuencia son aceptados?

VALERIA LUISELLI: Mira, los números que se van recogiendo, o que se han recogido en estos años, indican que los niños que consiguen abogado tienen casi un 100% de probabilidad de poder quedarse. Es decir, lo más importante es poder conseguir un abogado. Por eso, el trabajo de las organizaciones civiles es tan importante, y el apoyo ciudadano a esas organizaciones es tan importante, porque mientras más apoyemos a las organizaciones, ya sea a través de donaciones, a través de voluntariados, más aumentamos la probabilidad de que haya abogados que decidan adoptar casos de niños y que esos niños entonces consigan quedarse. Pero si un niño no consigue un abogado, su probabilidad de poder quedarse aquí es muy, muy baja. No hay números claros sobre cuántos de los niños que han llegado se han podido quedar y cuántos no. Yo he leído reportes que dicen cosas muy distintas, pero lo que está claro es lo que estoy diciendo sobre los abogados. Los únicos niños que son deportados inmediatamente, en las primeras 24 o 48 horas, son los niños mexicanos. Los niños mexicanos no tienen derecho ni siquiera a defender su caso en una corte.

AMY GOODMAN: Usted comenta que a algunos niños se les niega el ingreso en la escuela, que se les dice que necesitan papeles para ello. ¿Ha intervenido usted alguna vez? ¿Quién interviene? Y, ¿con qué frecuencia se consigue que esos niños puedan ir a la escuela?

VALERIA LUISELLI: En el condado de Nassau, [estado de Nueva York] hubo un escándalo público hace unos años, porque las escuelas del condado de Nassau estaban haciendo eso. Pero personas –yo me imagino, del Departamento de Educación–, intervinieron en esas escuelas, hubo presencia de los medios denunciando la situación y ahora, supuestamente, las escuelas están abriendo sus puertas a todos los niños. Pero es relativamente incierto. Es decir, por ejemplo Manu, que fue el primer niño que yo entrevisté en la corte, y un niño con el que todavía tengo una relación cotidiana porque sigo traduciendo para él en su caso con sus abogados, y además es uno de los miembros jóvenes de la organización que tenemos en la Universidad Hofstra´The Teenage Immigrant Integration Association´, él por ejemplo, tuvo que salir de Hempstead High School, porque lo estaban acosando miembros de un gang. Y entonces, trató de meterse a una escuela en Long Beach, en donde no lo aceptaron, le dijeron que necesitaba tomar clases de inglés primero, y entonces se metió a clases de inglés. Luego, yo llamaba a la escuela Long Beach periódicamente, para decirles: “Os tienen que aceptar. Es decir, no pueden simplemente no aceptar, no es legal no aceptar a un niño”, y nunca nadie me hizo caso en el instituto de secundaria de Long Beach. Luego, lo intentamos su tía y yo en varias escuelas. Ella no habla inglés, entonces, digamos que ella conseguía datos de una escuela que los interesaba y yo hacía la llamada y llamamos a varias escuelas en Long Island, escuelas especializadas técnicas, escuelas de secundaria también, y nunca nos dieron cita, nunca nos dieron nada. Las escuelas mismas no están siendo nada receptivas. Manu, hasta la fecha, no va a la escuela. Creo que va a tratar de meterse a unas clases nocturnas. Mientras tanto, está viniendo a Hofstra a tomar clases de inglés.

AMY GOODMAN: Hablemos sobre el lenguaje. Usted afirma que, por primera vez en mucho tiempo, las élites culturales y liberales, así como la población en general en Estados Unidos, parecen estar bastante más preocupadas por este asunto. Ese es el tipo de alivio al que se refiere cuando habla de los activistas que defienden a los inmigrantes, lo cual a algunos les puede sonar algo extraño. ¿Podría explicar esto?

VALERIA LUISELLI: Claro, nadie está aliviado de que Trump esté ahora sentado en la silla presidencial; a nadie nos trae alivio, a nadie nos trae paz, sino lo contrario. Bueno, supongo que hay gente a quien sí le trae paz. A lo que me refiero con eso es que para quienes desde hace años nos preocupa el tema de la inmigración, el hecho de que Trump haya hablado y siga hablando con tanta demencia y violencia en contra de las poblaciones migrantes, ha puesto sobre la mesa y en primer plano el tema de las migraciones, el tema de los refugiados, sean niños, sean refugiados de Centroamérica, sean de otras partes del mundo. Eso es un avance, en el sentido de que, quienes trabajamos en inmigración directamente, tenemos muchísimo más apoyo de la sociedad civil. Pienso, por ejemplo, en la reacción de la sociedad civil ante las protestas de los aeropuertos después de la prohibición a los musulmanes y cómo la sociedad civil no solo se presentó y estuvo físicamente en los aeropuertos, pero además hubo millones de donaciones al ACLU, y cómo el ACLU recogió 25 millones de dólares en un fin de semana, gracias a los cuales pudo contratar a 200 abogados más durante la siguiente semana. Digamos, ese tipo de procesos donde la sociedad civil se involucra profundamente, o más profundamente, con lo que las instituciones o las organizaciones hacen básicamente solos siempre es importantísimo. Y yo creo que ese es un cambio fundamental que se ha visto en los últimos meses.

AMY GOODMAN: ¿Podría comentar la relevancia de que su libro esté siendo publicado justo a comienzos de la era Trump? La revista ´The Texas Observer´ lo ha calificado como la primera lectura imprescindible en la era Trump. ¿Qué impacto espera que cause su libro, especialmente cuando usted hace referencia a la estructuración del lenguaje y a desafiar el lenguaje utilizado para describir a los inmigrantes?

VALERIA LUISELLI: Cuando yo escribí ese libro, Trump todavía era un señor raro que había sido un celebrity de la televisión, todavía ni siquiera figuraba en nuestra conciencia como un posible presidente de este país, o al menos en la mayoría de nosotros. Entonces, cuando yo escribí este libro, lo escribí en contra de las políticas casi siempre ignoradas por los medios de comunicación masivos de la administración de Obama, políticas que afectaron profundamente y de forma muy negativa a comunidades migrantes. La reacción de la administración de Obama, la reacción de Washington ante la crisis migratoria de cientos de miles o decenas de miles, y luego, eventualmente, más de 100.000 niños centroamericanos que llegaban solos a la frontera, fue una reacción francamente avergonzante, poco humana. Básicamente crearon un grupo de casos, un docket, que se llama: los niños que antes tenían un año para conseguir un abogado y defenderse de la deportación ahora tenían solo veintiún días para conseguir un abogado. Además de que todos han hecho la vista gorda con el tema profundamente injusto de que la ley actual protege a todos los niños del mundo y los hace candidatos al asilo, y excluye a los niños mexicanos, porque Bush en 2007 hizo una enmienda a esa ley, tal que excluyan niños de países con fronteras colindantes a Estados Unidos. Osea, niños canadienses o niños mexicanos, pero realmente solo niños mexicanos, porque nunca hemos sabido de un niño canadiense que trate de emigrar a Estados Unidos. Entonces bueno, todo el mundo ignora eso; eso se sigue ignorando hoy en día por ejemplo, el por qué esa ley excluye a los niños mexicanos. Y, desafortunadamente, todo lo que yo escribí, pensando que era un problema, de algún modo digamos circunscrito a un momento y a unas decisiones mal tomadas de una administración, se volvió ahora mucho más relevante, todo lo que yo denunciaba se volvió ahora peor, digamos, peor y más ominoso. Entonces, sí, de alguna manera paradójica, rara y siniestra este libro es mucho más pertinente ahora de lo que era cuando yo lo escribí. Pertinente porque los tiempos cambiaron para peor. Pero también pertinente porque es un libro que de algún modo muestra mi profunda creencia y entusiasmo por las organizaciones civiles y su poder para cambiar poco a poco las cosas. Entonces, es un libro que no ofrece soluciones pero que sí habla del trabajo de las organizaciones civiles, y creo que hoy en día también es mucho más visible, importante, y hasta cierto grado ha sido más exitoso el papel de las organizaciones civiles en este país.

AMY GOODMAN: Quiero que hablemos sobre lo que está pasando en México, recientemente hemos informado del asesinato del periodista Maximino Rodríguez. Lo que lo convierte en el cuarto periodista asesinado en tan solo seis semanas. Rodríguez, que informaba sobre corrupción policial para el Colectivo Pericú, fue asesinado el 14 de abril en la ciudad de La Paz, en México, uno de los países con la mayor tasa de asesinatos de periodistas. ¿Conoce este caso? ¿Cuáles son las implicaciones de que México sea un país tan peligroso para los periodistas?

VALERIA LUISELLI: Sí, por supuesto que supimos de este caso como cada semana prácticamente sabemos de un caso más de un periodista asesinado. Hace un par de semanas fue en Chihuahua, esta semana en La Paz; Veracruz es uno de los estados digamos más infestados por el cáncer de los carteles y de un gobierno local profundamente corrupto. Por suerte, fue aprehendido por fin Duarte, el ex gobernador del Estado, un criminal absoluto. Pero lo que sucede en México es que en algún momento nos quedamos sin ley, o hay leyes pero las leyes no se aplican, y hay un grado de impunidad a todos los niveles, sobre todo los niveles más altos, que hace que el país simplemente no pueda salir de donde está, estamos como atorados en un ciclo infernal desde hace años, básicamente desde que entró Calderón y declaró la guerra del narco. No hemos podido salir de ahí. Y no se ve claro cuándo podremos salir de ahí, no se ve claro cómo rearmar un país en donde se perdió el ejercicio básico de la ley.

AMY GOODMAN: ¿Y cómo cree que las políticas de Estados Unidos afectan a México?

VALERIA LUISELLI: Siempre. No solo somos los vecinos de Estados Unidos, sino que tradicionalmente, el involucramiento de EE.UU. con los países en el mundo, pero, para hablar solo de América Latina, ha sido muchas veces un involucramiento muy nocivo. En cada golpe de Estado, en cada gobierno militar asesino, en cada, digamos, desastre y principio de derrumbe de procesos democráticos, ha estado detrás la CIA. Esto no me lo estoy sacando de la manga: si revisas, por ejemplo, la guerra civil en El Salvador, estaba la administración de Reagan detrás, básicamente, de financiar al gobierno militar que después masacró a su gente y que fue responsable de que tuviera que irse casi un quinto del país afuera de El Salvador huyendo de un gobierno militar que los estaba asesinando.

Las dictaduras en el Cono Sur, los golpes de Estado, la situación en Colombia… Yo cada vez que leo un periódico donde –últimamente, por ejemplo–, dicen que la CIA se quiere comprometer más a fondo con la guerra contra las drogas en México; espero realmente que no, que se mantengan lejos y fuera porque es el principio del final, si la CIA empieza a financiar. No es que no los estén financiando ya.

Entonces, bueno, el involucramiento de Estados Unidos es profundo, y parte de lo que argumento en “Tell me how it ends” (Los niños perdidos) es que tiene que haber una admisión de responsabilidad histórica compartida entre Estados Unidos, México, y los países del Triángulo del Norte. No tiene toda la culpa Estados Unidos, por supuesto: ahí está México con su incapacidad de gobernarse a sí mismo siquiera, y digamos, el desastre que permitió el gobierno mexicano con el poder que ahora tienen los carteles de droga, y por supuesto, los gobiernos del Triángulo del Norte, que son igualmente corresponsables de todo lo que está sucediendo. La cuestión es que haya una admisión de responsabilidad histórica y actual con lo que está sucediendo.

AMY GOODMAN: ¿Ha fortalecido Trump a Peña Nieto ante los ojos de los mexicanos, o lo ha debilitado? Peña Nieto ha dicho que no va a financiar el muro, pero recibió a Trump cuando este era candidato, lo que según muchos hizo que Trump fuera visto como alguien que tenía el potencial de ser presidente, porque tuvo esta oportunidad de reunirse con un jefe de Estado extranjero. Esa noche Trump fue a Phoenix (Arizona), y dio uno de los discursos más racistas en contra de los inmigrantes de su campaña.

VALERIA LUISELLI: Sí, Peña Nieto es insalvable, en el sentido de que yo creo que ningún presidente mexicano ha tenido tan poco apoyo ciudadano, y no lo merece. Yo creo, francamente, que Peña Nieto debería estar en la cárcel, no por lo que ha hecho y no ha hecho durante su presidencia, sino por las atrocidades de Atenco cuando él era gobernador en el Estado de México. Pero bueno, más allá de eso, sí puede que hasta cierto punto Peña Nieto haya recibido apoyo en algunas de sus posteriores reacciones a las declaraciones de Trump sobre el muro, porque en efecto, salió a defender la dignidad bastante rota de México y a decir que los mexicanos no pagarían por el muro. Pero como bien dices, ya había recibido antes a Trump por órdenes o por plan de [Luis] Videgaray, que era su ministro de economía en ese momento. Eso fue una gran derrota para los mexicanos, es decir, que nuestro presidente hiciera más presidenciable a un candidato que nos había humillado constantemente durante toda su campaña y que luego, esa noche, efectivamente, fue a Arizona y dio uno de los discursos más violentos y humillantes para los mexicanos. Por suerte, le queda muy poco tiempo a Peña Nieto. No es que tengamos muchas buenas opciones visibles enfrente.

AMY GOODMAN: Finalmente, su libro anterior era de ficción, ahora ha pasado a escribir no ficción. ¿Por qué?

VALERIA LUISELLI: Bueno, yo empecé como escritora de no ficción. Mi primer libro, que se llama Papeles falsos en español y “Sidewalks” en inglés, es un libro de ensayos sobre la extranjería, los exilios, los desplazamientos, la traducción precisamente… Solo que es un libro mucho más lírico, un ensayo mucho más lírico, una aproximación a escritores exiliados, a procesos lingüísticos en poemas de escritores bilingües o trilingües; es una cámara distinta a un problema de algún modo compartido. Luego, este libro también tiene algún precedente en mi carrera como escritora, como académica, como estudiante. Mi tesis de licenciatura –yo estudié en la UNAM en México, antes de venir a estudiar un doctorado aquí en Columbia–, y en la UNAM en México me licencié con una tesis de licenciatura sobre migración precisamente, era una crítica bastante mal escrita a John Rawls, desde el punto de vista de la inmigración ilegal. Entonces, bueno, desde entonces –tenía veinte o veintiún años cuando escribí esa tesis–, el tema de la inmigración me apasionaba y me ocupaba. Y este libro, de algún modo, es un desarrollo natural de muchos procesos distintos que he ido trabajando y desarrollando a lo largo de mi vida.

AMY GOODMAN: Quiero agradecerle por estar con nosotros. Valeria Luiselli, escritora galardonada. Su último libro se titula Los niños perdidos: un ensayo en 40 preguntas. Entre sus libros anteriores se encuentran: Papeles Falsos, Los ingrávidos y La historia de mis dientes.

 

Última Actualización: Mayo 01 de 2017
Fuente: www.democracynow.org